VIRALES

La respuesta de Lucía Etxebarría a la polémica campaña de Kling

"La mayoría de las mujeres llevamos bragas (algunas no) pero no necesitamos enseñarlas de forma constante en circunstancias en las que no viene a cuento".

23/05/2017 14:43 CEST | Actualizado 23/05/2017 16:32 CEST
Kling

"Cuando creías que ya lo habías visto todo en editoriales de moda, y la forma de representar a las mujeres había llegado al límite del ridículo y de la humillación... llega Kling y se marca un "más horroroso todavía".

Con estas palabras la bloguera Yolanda Domínguez arrancaba su artículo La nueva campaña de KLING nos deja en bragas y tiradas en el descampado publicado el pasado sábado 20 de mayo en El HuffPost. El texto critica que la marca utiliza chicas en bragas (o sin ellas) para promocionar la colección primavera-verano 2017, algo que también han señalado desde otros medios de comunicación. "A mí estas escenas lo que me transmiten es pena. ¿Qué le decíais a la modelo para indicarle la pose?", escribió la autora.

Menos de 48 horas después, la marca española publicó un extenso comentario en su página oficial de Facebook, con más de 75.000 seguidores, defendiendo su editorial de moda y su modus operandi. Pero este texto, en el que aseguraban que "la modelo no está enferma" y que "su cuerpo es ése", no ha contentado a las voces críticas con la campaña. Una de ellas es la escritora Lucía Etxebarría, que ha querido contestar a la marca y ha escrito una extensa reflexión.

Y aquí puedes leer el comunicado que Kling distribuyó el lunes 22 a través de sus redes sociales.

La autora de Beatriz y los cuerpos celestes ha contestado punto por punto cada una de las palabras escritas por Kling y ha recordado que hay más cuerpos que los presentados en la campaña.

HuffPost

Estas han sido sus palabras exactas.

1. La estética de cada cual es asunto suyo. Si se trata de un producto artístico, nadie va a cuestionar nada. Al tratarse de una campaña de publicidad, con clara vocación persuasiva y de acción promotora, es decir, de persuadir a la consumidora y orientarla hacia lo que está de moda, hacia una compra, nos permitimos opinar o disentir.

2. La modelo hace lo que se le dice y la fotógrafa también. No nos vengan ahora a contar que cuando se hace una editorial de moda se trabaja con plena libertad artística. La plena libertad artística la tienen pocos artistas y los afortunados que la tienen no firman contratos por anticipado antes de vender la obra. Por cierto, los Reyes Magos son los padres.

3. No, es cierto, no lo está. Pero una mujer (o un hombre) no se va al desierto con botas de purpurina de tacones y plataforma de unos 30 centímetros. Al menos convendrán en eso con nosotras. De lo que deducimos que a la protagonista de la campaña igual le han dejado allí unos extraterrestres o algo, porque no ha llegado por su propio pie. Nuestra segunda deducción lógica, por lo tanto, es que la han abandonado.

4. La cuestión de si una persona participa "libremente" en algo por lo que cobra se lo dejamos a los sindicalistas y a los expertos en psicología social. En términos de filosofía o de psicología social, e incluso de derecho, ningún trabajo es totalmente libre si hay un contrato de por medio, puesto que el contrato implica unas obligaciones para con quien contrata. El único trabajo libre sería aquel en el que el flujo de la tarea viene determinado exclusivamente por los deseos de la persona que trabaja.

5. La mayoría de las mujeres llevamos bragas (algunas no) pero no necesitamos enseñarlas de forma constante en circunstancias en las que no viene a cuento. Por ejemplo, no viene a cuento enseñar bragas en un editorial sobre vestidos. Por eso nos hemos sorprendido.

6. No sabemos si han obligado o no a la modelo a pasarse una sesión entera con cara de deprimida. Sí sabemos que nos sorprende la transmisión de imágenes femeninas que parecen atacadas o abandonadas en un editorial de moda, a muchas nos impacta y a muchas mujeres les ha hecho sentirse mal.

7. Esa modelo puede,por supuesto, tener el cuerpo que ella quiera. Nos gustaría ver en editoriales de moda todo tipo de cuerpos y no el mismo cuerpo repetido una y otra vez. En particular, si es un tipo de cuerpo que no representa a la compradora. Y no la representa. Les paso datos:El Instituto de Biomecánica de la Universidad de Valencia (IBV) ha escaneado el cuerpo de 10.000 mujeres y 1.600 hombres, de tres franjas de edades distintas. El cuerpo medio de la mujer española de 18 a 34 años tiene un IMC (Índice de Masa Corporal) de 23,5 y estas medidas:

  • Peso: 61,0 kg
  • Estatura: 162 cm
  • IMC: 23,2
  • Contorno de pecho: 90,9 cm
  • Contorno de cintura: 78,8 cm
  • Contorno de cadera: 100,8 cm

8. Espere que me descojone. Ustedes no van mucho al campo ¿no?, Complicado ir al campo en tacones, imposible con las botas que llevaba la modelo (plataforma y tacón, unos 40 cm de alzada). Su desconexión de la realidad es tan palpable que no se dan ustedes ni cuenta de por qué tantas mujeres (y potenciales clientas) nos hemos sentido vejadas y ofendidas. En psicología de la comunicación se habla de que la función de la publicidad es la de modificar actitudes a través de tres elementos: el cognitivo, el afectivo, y el conductual. Su campaña nos ha tocado precisamente en el punto afectivo. El de los sentimientos. Si tantas consumidoras se han sentido mal al verlo, quizá deberían ustedes replantearse la efectividad de su campaña antes de venirnos a hablar de libertad o patriarcado desde un punto de vista de mercado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La nueva campaña de KLING nos deja en bragas y tiradas en el descampado

- Machista y misógino: así es el artista que lo peta entre los jóvenes

- Muertas y dispuestas: así nos muestran los medios


Moda para pensar en blanco y negro por elhuffpost

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

NOTICIA PATROCINADA