INTERNACIONAL

EEUU detiene al expresidente de Panamá Ricardo Martinelli

Su país lo requiere por un caso de escuchas ilegales y malversación.

13/06/2017 09:39 CEST | Actualizado 13/06/2017 09:39 CEST
REUTERS
Foto de archivo de 2012 del entonces presidente de Panamá Ricardo Martinelli, durante una conferencia antidroga en Santo Domingo.

El expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, requerido en su país por un caso de escuchas ilegales,ha sido detenido esta madrugada en Miami, Estados Unidos, ha informado su abogada, Alma Cortés.

Las autoridades "fueron a notificarlo de que tiene un proceso judicial en Panamá, eso conlleva la presentación automática ante la autoridad" y "estará detenido" hasta que los abogados paguen una fianza de excarcelación que se están tramitando.

El expresidente fue puesto bajo custodia de las autoridades federales "cerca de su casa", en Coral Gables, una ciudad aledaña a Miami, y este martes comparecerá ante la Justicia, ha informado a Efe el Cuerpo de Alguaciles de EEUU.

Medios locales en Panamá han indicado este lunes que la detención de Martinelli se ha producido después de que se le negara una solicitud de asilo.

Dos hijos del expresidente también tienen en su contra alertas de Interpol por su vinculación con el caso de los sobornos de la brasileña Odebrecht. De acuerdo con las confesiones de la multinacional a la Justicia de EEUU, el Gobierno de Martinelli pagó al menos 59 millones de dólares en sobornos.

INTERPOL LE SEGUÍA LA PISTA DESDE ABRIL

El exmandatario era objeto de una alerta roja de Interpol desde el 21 de abril, solicitada por la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Panamá, que lo investiga por unas comunicaciones privadas durante su Administración, entre 2009 y 2014.

Martinelli no ha regresado a Panamá desde enero de 2015, cuando la CSJ le abrió la primera de una decena de causas en las que se le investiga, la mayoría de ellas por supuesta corrupción. Decenas de funcionarios de su Administración están procesados por casos similares en los que se movieron millones de dólares, según las investigaciones de la Fiscalía local.

La notificación de Interpol está sustentada en los supuestos delitos "contra la inviolabilidad del secreto y del derecho a la intimidad (interceptación de comunicaciones y seguimiento, persecución y vigilancia sin autorización judicial)". También por "delito contra la Administración pública en diferentes formas de peculado (por sustracción o malversación y peculado de uso)", de acuerdo con la información oficial.

Cortés, exministra de Trabajo de Martinelli y una de sus más cercanas colaboradoras, ha asegurado que esperaba comunicarse esta misma noche con los abogados del expresidente en EEUU para saber "cómo se encuentra". Los abogados ni Martinelli, muy activos en redes sociales, no han hecho declaraciones.

NO IMPLICA UNA INMEDIATA EXTRADICIÓN

La Cancillería de Panamá solicitó a Estados Unidos en septiembre de 2016 detener y extraditar a Martinelli, a quien la CSJ quiere interrogar bajo la acusación de haber ordenado la interceptación de las comunicaciones de casi dos centenares de personas cuando fue presidente.

En abril, el Órgano Judicial de Panamá publicó en dos diarios de EEUU la fecha de la audiencia de imputación de cargos, el 10 de mayo. Como el político no se presentó, la vista se pospuso para el 14 de junio. Pero, aunque las fechas parecen coincidir, la detención no implica una inmediata extradición.

El expresidente nunca escondió su residencia en EEUU y desde su cuenta de Twitter aseguró en repetidas ocasiones que no regresaría a Panamá hasta que hubiera garantías de que se respetarían sus derechos y de que el Gobierno de su sucesor, Juan Carlos Varela, no interferiría en la Justicia.

El internacionalista panameño Alonso Illueca ha explicado que el expresidente tendrá la oportunidad de defenderse ante la Justicia de EEUU antes de que se decida su repatriación, y el Departamento de Estado tiene la potestad de frenar el proceso si considera que perjudicaría sus relaciones exteriores.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR