VIRALES

"Me despertó un crujido y vi que un oso me estaba mordiendo la cabeza"

Un empleado de un campamento en Colorado (EEUU) dormía al aire libre cuando el animal intentó comérselo.

10/07/2017 21:49 CEST | Actualizado 10/07/2017 21:49 CEST
YOUTUBE
El joven Dylan, mostrando sus heridas.

Esta es la historia de Dylan, un chico de 19 años que dormía a pierna suelta en el Glacier View Ranch, un campamento cristiano situado en Ward (Colorado, EEUU). Descansaba al aire libre cuando, de pronto, en mitad de la noche, se despertó sobresaltado al escuchar un crujido. ¿Una rama que se rompe, un compañero de acampada que se remueve, el viento? No. Lo que se encontró el joven monitor fue a un enorme oso negro que le estaba mordiendo la cabeza, según avanzó el Denver Channel. "El ruido fue el que produjeron sus dientes raspando contra el cráneo", explicó el joven a ese medio, por si acaso tenías dudas de la escena... Todo ocurrió en la mañana de ayer domingo.

"Me agarró, me mordió y me arrastró. Esa fue la peor parte. Sentí que era para siempre", ha relatado el superviviente. El animal pesaba unas 280 libras, esto es, más de 127 kilos.

Sus compañeros de voluntariado trataron de salvarle la vida asustando al animal, que finalmente le soltó y se marchó. Todos los jóvenes dormían al aire libre en la orilla del lago del complejo cuando tuvo lugar el ataque. "No tengo miedo de los osos, tampoco me da miedo dormir fuera, solo tienes que ser consciente y respetar a los animales", comentó la víctima.

Los trabajadores de los parques naturales de la zona hicieron una batida importante y pidieron la colaboración y la prudencia a los turistas que iban a la zona, hasta que este lunes el animal ha sido abatido. Los funcionarios sostienen que es necesario matar a los osos si se vuelven agresivos en su búsqueda de alimentos.

Qué susto...

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El momento en el que un fan en silla de ruedas es subido al escenario para tocar junto a Coldplay

- Jordi Hurtado triunfa en las redes por lo que hace (y dice) en este anuncio

- Locura total: así es un concierto de ocho segundos en Japón