POLÍTICA

Al menos 14 muertos y más de cien heridos en un atentado con furgoneta en La Rambla y un ataque en Cambrils

Tres detenidos por el ataque terrorista reivindicado por el Estado Islámico.

17/08/2017 17:14 CEST | Actualizado 18/08/2017 12:33 CEST

Bruselas, París, Niza... y ahora Barcelona. Un terrorista ha atropellado con una furgoneta a varias personas en La Rambla de la capital catalana causando al menos trece muertos y más de un centenar de heridos, según cifras del Gobierno catalán. El terrorista de la furgoneta huyó a pie y sin portar armas, aparentemente, y continúa huido.

Los Mossos d'Esquadra han detectado conexiones "claras" entre el atentado en las Ramblas y la explosión en la noche del miércoles de una vivienda en Alcanar (Tarragona), donde sus inquilinos preparaban explosivos.

Tras el atentado, reivindicado por el Estado Islámico, dos personas —una de Melilla y otra marroquí— han sido detenidas. Se cree que se utilizó el nombre del segundo para alquilar la furgoneta del atropello masivo en la localidad de Santa Perpetua de la Mogoda y el melillense está involucrado en la explosión de Alcanar. Una tercera persona ha sido detenida por los atentados en Ripoll.

Horas después, un segundo ataque se ha producido en Cambrils, a unos 120 kilómetros de la Ciudad Condal. Cinco terroristas atropellaron a varias personas antes de chocar con un operativo de los Mossos. Se ha producido un tiroteo en el que han muerto los cinco atacantes, cuatro al momento y el quinto debido a las heridas. Una mujer que resultó herida en el ataque falleció el viernes por la mañana. Otros cinco civiles y un agente resultaron heridos.

El terror en Las Ramblas se desató en una de las principales arterias de la Ciudad Condal sobre las 16.50 horas de este jueves cuando una furgoneta blanca irrumpió "a una velocidad importante" en el paseo y lo recorrió íntegramente, zigzagueando para atropellar al mayor número de personas posible. El atacante dejó a su paso un reguero de muertos y heridos, según se pudo constatar en las duras imágenes distribuidas en las redes sociales minutos después del atentado. Las fuerzas de seguridad pidieron que no se publicaran, por respeto a las familias de las víctimas.

El atacante ha abandonado el vehículo a la altura del Liceu y ha salido corriendo de la zona sin portar armas, aparentemente.

El teléfono para familiares de personas afectadas por el atentado es: 900400012

Uno de los detenidos relacionado directamente con el atentado es Driss Oukabir, originario de Marsella (Francia), cuya foto había sido distribuida por la tarde por las fuerzas de seguridad como principal sospechoso. Ha sido detenido en Ripoll cuando se presentó en comisaría para denunciar el robo de su documentación. Los Mossos creen que se alquiló una de las furgoneta de los terroristas a su nombre.

Entre las víctimas y heridos del atentado hay personas de 18 nacionalidades diferentes.

El Govern ha decretado tres días de luto oficial en la ciudad y Mariano Rajoy ha anunciado que ese luto se hace extensivo a todo el país, donde las banderas ondearán a media asta hasta el próximo 20 de agosto. Barcelona acogerá este viernes un minuto de silencio para mostrar su repulsa por el ataque.

Carles Puigdemont ha advertido hoy de que "la democracia doblegará al terrorismo y la barbarie" y ha constatado que, a pesar del atentado, Cataluña "ha sido, es y será tierra de paz, bienvenida y acogida". Mariano Rajoy, por su parte, ha señalado que "los españoles sabemos el dolor que causa el terrorismo. Pero también sabemos que a los terroristas se les vence". "Se les vence con unidad y con acuerdos amplios".

CAOS Y DESPLIEGUE POLICIAL

Las redes sociales se llenaron de vídeos que mostraban el caos y el miedo que siguieron al atropello masivo en La Rambla. Un testigo del atentado ha explicado que él mismo ha intentado reanimar a un hombre de unos 40 años, pero que no lo ha conseguido porque, según ha dicho, había fallecido. "Ha sido un desastre, porque mirabas a 25 metros y había más personas tiradas por el suelo. Había más cadáveres y la gente llorando. Un desastre, un desastre", ha exclamado el joven.

Mientras los presentes en el lugar del atentado trataban de entender qué había pasado, los Mossos se desplegaban en la zona y pedían a los ciudadanos que evitasen el lugar y que no hiciesen ningún traslado innecesario en la ciudad.

Desde el primer momento, los agentes pidieron a los propietarios de los negocios en La Rambla y zonas cercanas, como el Mercado de la Boquería, que cerrasen las puertas de sus negocios, no dejasen entrar a nadie y esperasen la orden policial para abandonarlos. Muchas personas permanecieron horas confinadas en esos locales, pues la evacuación controlada no se completó hasta la medianoche del jueves.

Todos los transportes del centro de la ciudad cerraron sus puertas unos minutos después de lo que entonces sólo se consideraba, oficialmente, un "atropello masivo". Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) cerró las estaciones de Paral·lel, Drassanes, Liceu, Catalunya, Passeig de Gràcia, Diagonal, y retiró los autobuses del Bus Turístic. Renfe, a su vez, cerró las estaciones de Passeig de Gràcia y Catalunya, por lo que los trenes circulan sin realizar ninguna parada.

LA SEGUNDA FURGONETA Y UN NUEVO INCIDENTE

La motivación terrorista del atropello fue confirmada por los Mossos a las 19 horas y a partir de entonces se empezaron a conocer detalles de la investigación que se estaba llevando a cabo: la furgoneta con la que se había perpetrado el ataque no era la única alquilada por los terroristas.

Un segundo vehículo, de las mismas características que el de La Rambla, FIAT de color blanco, fue hallado en Vic (Barcelona) y analizado por los especialistas en desactivación de explosivos de los Mossos d'Esquadra, quienes confirmaron que no contenía explosivos.

Cuando la opinión pública todavía no se había recuperado del impacto por el atentado, otro incidente activó todas las alertas: un individuo a los mandos de un coche embistió, en torno a las 19.45 horas, a los mossos que estaban llevando a cabo un control de seguridad en la avenida Diagonal.

El hombre ha atropellado a dos agentes, que han resultado heridos, mientras el resto del dispositivo abría fuego para detenerlo. Este ha proseguido su marcha, si bien ha sido localizado poco después, sin vida, a la altura del edificio Walden de Sant Just Desvern (Barcelona), a unos tres kilómetros de donde estaba establecido el control. Este episodio no está relaciondo con el atentado en La Rambla, según los Mossos.

OLEADA DE SOLIDARIDAD

En los momentos posteriores al atentado, la sociedad mostró su mejor cara para arropar a las víctimas en todo lo que fuese posible. Los Hospitales de Barcelona informaron de que disponían de reservas pero animaron a hacer donaciones. Taxistas y plataformas de transporte privado también ofrecieron sus servicios gratuitamente a todo aquel afectado por el atentado que los precisara.

La plataforma Idealista fue una de las muchas que han participado en la iniciativa #BedInBarcelona, que se propagó por las redes sociales para prestar asistencia en locales, negocios y domicilios de particulares.

LA REACCIÓN DE LAS INSTITUCIONES

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha trasladado a Barcelona junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras el atentado. Allí ha presidido una reunión con altos mandos de la Fuerzas de Seguridad del Estado.

Al término de la reunión, el presidente del Gobierno ofreció una declaración institucional en la que aseguró haberle transmitido a Puigdemont todo su apoyo y envió un mensaje de unidad y esperanza: "Los españoles sabemos el dolor que causa el terrorismo. Pero también sabemos que a los terroristas se les vence". "El terrorismo es una amenaza global y la respuesta tiene que ser global", ha asegurado Rajoy.

"Los españoles", ha aseverado Rajoy, "sabemos el dolor que causa el terrorismo. Pero también sabemos que a los terroristas se les vence. Se les vence con unidad y con acuerdos amplios".

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, había mantenido antes una conversación telefónica con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Fuentes del Gobierno han informado de esa conversación para intercambiar comentarios sobre las primeros datos en torno al atentado, y han añadido que el presidente también ha hablado por teléfono con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Ciudadanos, Albert Rivera.

Por la tarde, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que también se encontraba de vacaciones al igual que Rajoy, se sumó a la reunión de urgencia del Centro de Coordinación Operativa de Cataluña (CECAT), que había convocado el conseller de Interior, Joaquim Forn, para hacer un seguimiento del ataque.

El ataque contra los ciudadanos de Barcelona ha recibido la más severa condena por parte de la comunidad internacional. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el de Rusia, Vladimir Putin y todos los líderes europeos han enviado sus condolencias a España. Deportistas, artistas y ciudadanos también han mostrado su repulsa y han hecho llegar sus ánimos a las víctimas y sus familias.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Varios muertos y heridos tras un atropello masivo con furgoneta en La Rambla de Barcelona

Lo que se sabe hasta ahora del atropello masivo en La Rambla

Vídeos tras el atropello masivo en Las Ramblas

Barcelona: las primeras fotos tras el atropello

Todos con Barcelona: los mensajes de los famosos tras el atropello masivo de La Rambla

Atropello masivo en Las Ramblas de Barcelona