NOTICIAS

Óscar Pereiro: "No veo a las azafatas de La Vuelta como mujeres florero"

Entrevista al embajador de La Vuelta, que da por hecha la victoria de Froome: "No he visto todavía un corredor que le pueda hacer frente".

29/08/2017 19:05 CEST | Actualizado 30/08/2017 10:55 CEST
INSTAGRAM

A Óscar Pereiro (Mos, Pontevedra; 1977) la vida se la cambió el Tour de Francia de 2006. Aquel año llegaba a la competición con el mismo reto que había logrado los dos años anteriores: terminar entre los 10 primeros. Pero se metió en una escapada que consiguió una ventaja de más de 30 minutos respecto a los favoritos. Supo defender ese tiempo y acabó segundo en la general. Después, Floyd Landis, que había terminado primero, fue descalificado. Así que Pereiro se convirtió en el quinto español en conseguir la victoria final en la ronda gala.

Ahora, el excorredor gallego es embajador de La Vuelta España, una competición que está dominando con autoridad Chris Froome. El británico, que el verano que viene entrará en el olimpo del ciclismo si gana su quinto Tour, puede hacerse ahora con su primera Vuelta y engordar un palmarés que va camino de la leyenda.

Pereiro no tiene dudas de que Froome ganará la competición, que está sirviendo de despedida para Alberto Contador. El gallego no tiene dudas: el ciclista de Pinto ya ha entrado en el grupo de los mejores corredores españoles de la historia.

¿Qué ha significado la figura de Contador para el ciclismo español?

Es el típico corredor que va a dejar mucha huella y va a entrar en la historia como uno de los mejores. Desde su paso a profesionales era muy prometedor. Luego, aquel gravísimo accidente por su enfermedad en los primeros años 2000 hizo peligrar su vida. Y, a partir de ahí, era un corredor imprevisible en cada competición que participaba. El Alberto Contador que estamos viendo en la actualidad lleva siendo así prácticamente toda la vida.

Sin embargo, muchos dicen que desde la sanción de dos años por dopaje no ha vuelto al nivel que tuvo. ¿Estás de acuerdo?

A ver, los años pesan, pero después de la sanción ganó una Giro de Italia y dos Vueltas a España. Es la sanción, son los años, son muchísimas cosas que hay que sumarle. Pero para mí sigue siendo el mismo corredor correoso. Yo creo que es una cuestión mucho más de la edad, de los años, que de otra cosa. No soy tan retorcido como para darle vueltas y buscar el porqué de si gana o si no gana.

Ahora todas las miradas en el ciclismo español se centran en Mikel Landa. ¿Hasta dónde puede llegar?

Es verdad, pero creo que en España tenemos un grave problema: buscar sustitutos antes de tiempo. Por tradición, es cierto que desde la época de Bahamontes, Perico, Indurain, Sastre, Valverde y demás siempre hubo un corredor que estaba para disputar las grandes vueltas a nivel mundial. Y ya pasó cuando pusieron a Abraham Olano como el sucesor de Miguel Indurain y le hizo más daño que otra cosa. En el caso de Mikel, está clarísimo y ha demostrado que es muy buen corredor. Pero creo que hay que dejarlo ir con su paso. La realidad es que es un corredor para hacer cosas muy buenas de cara al futuro. Pero no va a ser ni el relevo de Alberto ni el relevo de Purito ni el de nadie. Va a ser Landa y lo que pueda conseguir Landa. Cada uno tiene su forma de correr.

Mikel Landa es un corredor para hacer cosas muy buenas de cara al futuro. Pero no va a ser ni el relevo de Contador ni el de Purito ni el de nadie

¿Qué hubiese hecho Landa en el pasado Tour si no hubiese corrido en el mismo equipo de Froome?

Nunca lo podremos saber. Probablemente tendría más opciones de llegar al podio. Pero para ganar el Tour... Si Froome hubiese tenido a Mikel Landa de rival habría actuado también de otra manera. Creo que absolutamente nadie se lo podría haber quitado a Froome. Fue superior en cada momento y, además, en un Tour donde la crono no estaba muy presente. Es verdad que Landa podría haber luchado por el podio, pero el Tour tenía nombre y apellidos desde el primer día.

Froome lleva tres segundas posiciones en La Vuelta. ¿Este es su año? ¿O crees que todavía alguien le puede hacer sombra en las etapas que quedan?

Está hipermegasolvente y atacando, intentando quitar tiempo ahora que se siente bien en estas llegadas que no son de muchísimo desgaste, que son más bien explosivas. Creo que está actuando con inteligencia y todavía tiene una contrarreloj larga en la que va a meter tiempo a sus rivales directos. Todo indica que Froome va a ganar esta Vuelta a España. Evidentemente, sabemos que las carreras de tres semanas se pueden complicar y en un día malo perder todo aquello que hiciste bien en 20. Pero la teoría dice que Froome va a ser el ganador.

ECOVIDRIO

Óscar Pereiro es también embajador de Ecovidrio en La Vuelta.

¿Conseguirá Froome el quinto Tour el año que viene?

Pueden pasar muchas cosas, pero tiene ese margen. No he visto todavía un corredor que le pueda hacer frente de tú a tú en todos los terrenos. Veremos el estreno de Dumoulin, porque el Tour es muy diferente al Giro y a La Vuelta por muchísimas cosas. Hay corredores que andan muy bien en el Giro, muy bien en La Vuelta y no se acaban de adaptar al Tour. Veremos cómo se adapta Dumoulin a la montaña y, sobre todo, al calor del mes de julio en Francia. Pero cualquier Tour que tenga alrededor de 100 kilómetros de contrarreloj va a hacer que Froome tenga una ventaja con sus rivales. Tiene un margen por encima de cinco minutos si el Tour del año que viene tiene la crono media que ha tenido en toda la historia.

Froome es claramente el gran dominador del ciclismo en las grandes vueltas de los últimos seis años

¿Froome domina el ciclismo actual con la autoridad que lo hicieron en su día Indurain o Merckx? ¿O su poderío se limita más al Tour?

Hombre, todos los segundos puestos en La Vuelta a España y cuatro Tour de Francia y un segundo puesto indican que es un corredor temible, que domina allá donde está. Y con una manera de trabajar de su equipo casi perfecta. Controlan las carreras, juegan muy bien cada día, son fortísimos y él remata. Es claramente el gran dominador del ciclismo en las grandes vueltas de los últimos seis años.

Siguen saliendo cada poco casos de positivo por dopaje. ¿Por qué se sigue recurriendo a las trampas?

Es que como lo entiendo no puedo dar una explicación. Me alegro mucho de que sean casos super aislados. Lo que pasa es que están haciendo muchísimo ruido. No entiendo que la gente siga arriesgando en el ciclismo actual, después de haber pasado por lo que pasó, sabiendo que los controles son más estrictos que nunca. Prácticamente tienes una posibilidad entre un millón de escapar a cualquier trampa. No lo entiendo y me parece absurdo dar positivo a día de hoy de forma consciente.

El ciclismo ha perdido ese peso que llegó a tener en los años 80 y 90. ¿A qué crees que se debe?

Más que pérdida de ciclismo, que también puede ser, es que han ganado otros deportes. En los años 80 y antes, en España tenías a Manolo Santana, a Carlos Sáinz, a Miguel Indurain y a Perico Delgado. Ahora, la selección española de fútbol es campeona del mundo, la de baloncesto también, y la de balonmano... En motos somos los dominadores número 1. Creo que el problema es que ha subido muchísimo el nivel de todos los deportes españoles. Y, mientras, el ciclismo estaba en ese viaje tan jodido por los temas del dopaje y demás. Lo único que puedo decir es que las ventas de bicicletas suben y cada vez veo más gente en bici.

Yo era un buen corredor, pero ni había nacido ni tenía las condiciones para ganar un Tour

Este año se ha cambiado el papel de las azafatas en La Vuelta. Ya no hay besos y están acompañadas de auxiliares masculinos. ¿Qué te parece?

Yo estoy en el podio de La Vuelta a España por todo ese revuelo que se montó con las azafatas. Lo primero que tengo que decir como Óscar Pereiro, no como embajador de la Vuelta a España, es que es un debate absurdo en la época en la que nos estamos moviendo, en la que hay problemas muy graves a nivel mundial para darle importancia a todo esto. Pero, evidentemente, respeto a todos aquellos que creen que es machista y etcétera, etcétera, etcétera. No lo comparto porque para mí es un trabajo digno y normal y no le veo para nada de sexual ni de mujer florero ni nada por el estilo. Lo veo un trabajo normal, como se lleva haciendo toda la vida. Pero, por otro lado, entiendo que haya gente a quien le moleste. Y por lo tanto la Vuelta a España tiene que avanzar. Ha decidido este cambio. Y en ello estamos.

Has sido ciclista, pero también futbolista y piloto. ¿Con qué deporte te quedas?

El ciclismo está el número uno haga lo que haga en mi vida. El resto lo puedo hacer por diversión o por lo que quieras. Pero los valores, la capacidad de sufrimiento, el saber superar momentos duros y el sacrificio del ciclismo no lo tiene nada más. No te lo da otro deporte. Es como una carrera de cara a la vida.

Ahora, además de embajador de La Vuelta, eres comentarista de partidos de fútbol en la Cope. ¿Estás cómodo?

Sí, me divierte muchísimo. Desde hace mucho, cuando todavía estaba en activo, un montón de compañeros de prensa me decían: 'Joder, tío, qué bien hablas. Te expresas muy bien. Deberías trabajar en prensa. Te vas a explicar muy bien'. Y, al final, uno se va creyendo esa historia. Y cuando me retiré tuve la gran fortuna de que el equipo de la Cope me llama desde el primer día y la verdad es que estoy super cómodo, super contento, me divierte un montón, puedo ser yo mismo y parece que a mis jefes les gusta cómo lo hago.

El de las azafatas, es para mí, un trabajo digno y normal y no le veo para nada de sexual ni de mujer florero ni nada por el estilo

¿En qué cambió tu vida la victoria en el Tour?

En todo. Yo era un buen corredor, pero ni había nacido ni tenía las condiciones para ganar un Tour. Se dieron unas circunstancias muy grandes que hicieron que yo estuviera peleando por un Tour, ya al margen de que llegara primero o segundo a París. Simplemente estar disputando la carrera a ese nivel... Yo me creía con condiciones y con calidad para estar entre los 10 primeros, pero de ahí a ganar el Tour hay muchísimo. Y lo cambió todo. Pasé de ser un corredor bueno, muy combativo, a ser un corredor reconocido. Y, a día de hoy, sería de locos no comprender o no reconocer que todo lo que me está pasando es gracias a ese Tour.

La Vuelta y Ecovidrio están animando este año a los aficionados a reciclar. ¿Por qué?

Es muy importante. Es una forma de unir los parecidos que tienen el ciclismo y el reciclaje de vidrio. Porque si no se hace en equipo no se consigue nada. De nada vale que yo sea el mejor reciclador de vidrio del mundo si mis vecinos no lo son. Es una manera muy buena de aprovechar sinergias, sobre todo en un deporte como el ciclismo, en el que ruedas por muchísimos paisajes naturales, sitios limpios. Y que puedes pinchar. Así que si no se utiliza muy bien el vidrio puede perjudicar a la bicicleta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El aplaudido tuit de Contador tras perder una etapa en los últimos kilómetros

- Un Giro de Italia camino de Francia

- ¡Crack!: Contador gana su segundo Giro