INTERNACIONAL

Las peores inundaciones en décadas causan más de 1.400 muertos en el Sudeste Asiático

Hay más de 40 millones de afectados en India, Nepal, Bangladesh y Pakistán, los países más golpeados por las lluvias torrenciales durante los últimos días.

01/09/2017 22:17 CEST | Actualizado 01/09/2017 22:17 CEST

Mientras el huracán Harvey arrasaba el estado de Texas en Estados Unidos y provocaba 47 muertos, las peores inundaciones en décadas han matado a 1.400 personas en India, Nepal, Blangladesh y Pakistán, donde hay 40 millones de afectados, según la ONU.

Las lluvias torrenciales han colapsado vías de comunicación, han destruido edificios e infraestructuras, han colapsado varias ciudades y han arrasado con los cultivos de los que depende la población más vulnerable del sur de Asia.

El agua caída ha provocado inundaciones en una vasta zona a los pies de la cordillera del Himalaya, que atraviesa Bangladesh, Nepal e India. Con las carreteras cortadas y sin energía, decenas de miles de personas se han visto atrapadas por movimientos de tierra y ríos crecidos.

La Cruz Roja ha señalado que las inundaciones han afectado a más de 7 millones de personas en Bangladesh, donde casi 700.000 casas han quedado destruidas. En el estado indio de Bihar, los afectados ascienden a 17 millones, a los que hay que sumar los 2.5 millones de damnificados del estado de Uttar Pradesh. En esos dos estados, los muertos se cuentan por centenares.

Save The Children ha advertido de que las inundaciones han destruido 18.000 escuelas, lo que significa que casi 2 millones de niños no podrán acudir al colegio. El temor ahora es que queden fuera del sistema escolar para siempre, si los esfuerzos de rescate no se concentran también en ese aspecto.

SIN RESCATE

Las calles de Bombay han quedado convertidas en ríos y la actividad de la ciudad ha quedado detenida casi por completo debido a las continuas lluvias.

Las precipitaciones torrenciales persistentes son las responsables también de que las misiones de rescate no puedan llevarse a cabo. Actuaciones de urgencia y evacuaciones han tenido que ser suspendidas y pospuestas continuamente dada la imposibilidad de llevarlas a cabo.

"Las inundaciones y las lluvias están retrasando nuestro trabajo. Incluso nosotros estamos inmovilizados", declaró Amitesh Kumar, comisario de policía en la ciudad india de Bombay, en declaraciones a The Guardian.

Si los datos que se conocen de la catástrofe son pavorosos, es aún más de temer lo que está por llegar: muchas de las zonas afectadas por las inundaciones, especialmente aquellas situadas en zonas rurales y de difícil acceso por causa de la orografía, ni siquiera han sido reconocidas todavía por las autoridades. Cuando los equipos de rescate puedan poner un pie en ellas, lo más probable es que la dimensión del desastre aumente enteros.

FALTA DE PREVISIÓN

Estas inundaciones son las cuartas importantes que vive esta zona del mundo en lo que va de año. Están relacionadas con la época del monzón, que tiene su momento culminante entre los meses de junio y septiembre. Se trata de un fenómeno climatológico cíclico y potencialmente devastador para el que, según se denuncia desde las zonas afectadas, no existe ninguna previsión.

La principal reclamación que se hace, que coincide con el análisis de los expertos, es que las autoridades movilizan la ayuda en el momento en el que la destrucción se ha consumado, en lugar de poner los medios para prevenirlo, mediante intervenciones en la infraestructura y el paisaje de las zonas más vulnerables a los efectos del monzón.

Un ejemplo elocuente de esta falta de planificación es la denuncia formulada a comienzos del verano por el auditor federal de India, quien sacó a la luz pública que las autoridades del país no disponen en su mayoría de registros de las áreas más expuestas a las inundaciones y los problemas asociados. La dejadez es tal que 10 millones de dólares destinados a programas contra las inundaciones habían quedado sin utilizarse.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-El huracán Harvey deja ya 47 muertos en Texas y continúa su avance hacia el estado de Tennessee