TENDENCIAS

Así ha cambiado el sexo en 'Juego de Tronos' a lo largo de siete temporadas

La serie tiene problemas para mostrar escenas explícitas homosexuales o consensuadas.

03/09/2017 10:28 CEST | Actualizado 04/09/2017 10:36 CEST

Juego de Tronos ha terminado su séptima temporada, una muy inusual, no sólo por el número de capítulos y su duración, sino también por una serie de particularidades que la hacen única.

Por primera vez, todo sucede en el mismo continente. Por primera vez, todos los protagonistas se han reunido en el mismo escenario. Y apenas ha habido sexo en la serie, uno de sus rasgos definitorios según muchos fans. Pero eso lleva tiempo ocurriendo.

SPOILERS: si no quieres saber nada de la séptima temporada de la serie, no sigas leyendo.

El sexo en Juego de Tronos ha sido controvertido desde el principio. Las explícitas relaciones sexuales que ha mostrado desde la primera temporada le han granjeado una gran audiencia, imposible negarlo.

Al mismo tiempo, le han acarreado numerosas críticas por machismo tanto de espectadores —sobre todo, espectadoras— como de medios de comunicación, que la acusan de mostrar muchas mujeres desnudas y apenas hombres ni situaciones dirigidas a la audiencia femenina.

Una de las pocas escenas de Juego de Tronos para mujeres.

Y no se puede negar lo evidente: cada vez hay menos. Eso sí, más igualitario. Como ejemplo, tres datos:

  1. El primer capítulo de la primera temporada tiene más escenas sexuales que toda la séptima temporada, que cuenta con la escena de sexo consentido más larga de la historia.
  2. La escena sexual más memorable, en la que dos prostitutas practican la masturbación anal frente a Meñique, es de la primera temporada y dura 6:40 minutos, de los 20:29 minutos totales de sexo en toda la serie.
  3. Casi 15 de esos minutos pertenecen a las cuatro primeras temporadas.

La séptima temporada no ha sido la más floja en sexo: fue la sexta, con un récord de 40 segundos dedicados a dos escenas sexuales, la de unos dothrakis que salen tres segundos y el resto la violación de Sansa, en off. El logro de la séptima es que sus tres escenas sexuales son todas consentidas.

AL PRINCIPIO EL SEXO ERA MUY SALVAJE

Al principio, el sexo en Juego de Tronos era salvaje: al menos se veía un par de tetas en cada capítulo, había voyeurismo, incesto, felaciones (una en pantalla y varias fuera de ella), un cunnilingus.

Las escenas de sexo explícito fueron decayendo poco a poco. La mayoría se limitaban a prostíbulos o relaciones desiguales, como la de Theon con la hija del capitán que lo lleva a las Islas del Hierro.

Las imágenes de los buenos —siempre más castos— pertenecían al momento después del coito, en vez de durante él. Los Lannister también dejaron de practicarlo, incluido Tyrion, cuyo sexo con Shae es muy explícito en los libros en los que se basa la serie.

Por contra, Ramsay Bolton es mucho más promiscuo que su homólogo escrito, quizá en preparación para la brutal violación de Sansa, por fortuna fuera de cámara pero con el horrendo añadido del voyeurismo forzado de Theon. La escena literaria, aunque parezca mentira, era mucho peor e implicaba a perros.

La serie compensó la falta de sexo con pechos femeninos por doquier, a veces sólo para adornar en segundo plano. Tetas, muchas putas, lupanares, hombres hablando de sexo.

EL COITO HOMOSEXUAL NO EXISTE

La serie siempre se ha cortado al mostrar relaciones homosexuales explícitas. Por mucho que enseñaran a Renly y Loras con el pecho descubierto, que oyéramos que Loras le practicaba sexo oral y luego viéramos al heredero Tyrell en la cama con el gerente del burdel de Meñique, jamás se vio un pene y sólo un culo.

Los hombres salen mejor parados que las mujeres. Ellaria jamás se desnuda y Yara tampoco, a pesar de que ambas tienen dos escenas lésbicas con mujeres. En las escenas gais la acción siempre se interrumpe o el montaje deja fuera el sexo y muestra sólo los preliminares.

De hecho, el número de penes total de la serie es muy escaso y casi siempre se muestran en escenas que no son sexuales o que pertenecen a hombres poco atractivos.

  • Se ve el del mercader que trata de matar a Daenerys cuando es torturado como castigo.
  • Se ve el de Theon después de tener relaciones con Ros —relaciones muy evidentemente aburridas para ella—, ya flácido.
  • También se ve el de Hodor, que aparece desnudo de forma gratuita en pleno bosque sagrado de Invernalia. Aunque a Osha le gusta, es necesario recordar que Hodor tiene la mentalidad de un niño y no es precisamente muy atractivo.
  • Se ve el de uno de los actores a los que ve Arya en Braavos, quejándose de que tiene una verruga en la punta.

Y... ya. Por contra, se han visto desnudos frontales de incontables mujeres en la serie, varias de ellas protagonistas: Melisandre, a la mínima ocasión; Cersei, durante su paseo de la vergüenza; Daenerys, al menos en tres ocasiones; Ygritte, justo antes de tener sexo con Jon; Ros, tanto durante el sexo como exhibiéndose por una moneda; y Myranda, la amante de Ramsay, en dos escenas sexuales.

Y eso, sin mencionar las múltiples escenas en las que un hombre deja a una mujer en topless, la compra, le roba un beso, la humilla o le toca el culo.

JUEGO DE TRONOS TIENE UN PROBLEMA CON LAS RELACIONES CONSENTIDAS

La serie se echó atrás a la hora de mostrar la primera escena sexual que aparece en los libros, entre un matrimonio que se quiere, Ned y Catelyn Stark. ¿Quizá porque los actores son mayores que los personajes? ¿O es porque es consentida?

Ese es el gran problema de Juego de Tronos: cuando se trata de una violación o hay una prostituta, una mujer que no quiere tener sexo pero lo hace a cambio de dinero, se muestra la relación de manera explícita. Es decir, cuando la mujer no desea tener sexo, entonces sí puede mostrarse, y de forma muy obvia.

¡Hasta han convertido escenas consensuadas en violaciones! Daenerys y Drogo tienen desde el principio sexo feliz y consentido en los libros y, cuando Jaime y Cersei se lo montan junto al cadáver de Joffrey, queda claro en la saga literaria que ambos lo desean.

Y cuando han hecho lo contrario, convertir en sexo consentido lo que no lo era en los libros, lo han ocultado: Tyrion y Shae jamás se lo montan ante las cámaras.

Cuando la mujer se acuesta con el hombre por propia voluntad se muestra el beso preliminar y la escena poscoital; como mucho, se le dedican un par de planos a verlos retozar en la cama —o el suelo—, siempre que no se le vea a nadie nada más que el culo.

ESTAS SON TODAS LAS ESCENAS DE SEXO CONSENSUADO DE JUEGO DE TRONOS

  1. La primera y la última de Jaime y Cersei, en las que ambos están vestidos. En la primera se le ve la parte superior del trasero a ella y en la última le hace una felación.
  2. La de Daenerys cuando seduce a Drogo para hacerlo cara a cara; toda una rareza en la que ella va vestida y él no, además de que es bastante larga, uno de los momentos de mayor empoderamiento femenino de la serie.
  3. La de Jon e Ygritte, en la que sólo se la ve a ella desnuda pero es la que lleva la iniciativa. Muestra el primer cunnilingus de la serie, en off pero audible. También es larga.
  4. La de Gilly y Sam, ambos vestidos, en la que ella lleva la iniciativa, aunque se presenta como un premio por haberla defendido de un par de violadores.
  5. Las dos de Robb y Talisa, en las que a ella se le ve el culo.
  6. La de Daenerys y Daario, siempre bajo las sábanas. Una relación consensuada en la que la diferencia de poder es en favor de la mujer y no del hombre.
  7. La de Missandei y Gusano Gris. La otra relación consensuada en la que lleva la batuta la mujer. Es necesario mencionar que él es un eunuco y carece completamente de experiencia. Muestra el segundo y último cunnilingus de la serie y a ambos desnudos. La más larga de las escenas de sexo consentido, ya que dura más de dos minutos.
  8. La de Daenerys y Jon, un revolcón en la cama al estilo del de Robb y su chica, pero esta vez el culo del hombre es que el que recibe toda la atención de la cámara. Esta relación ha provocado alegría y asco a partes iguales, tanto entre los fans como entre los actores.

A éstas hay que añadir tres escenas que no se pueden definir como "consensuadas" plenamente: las de Melisandre con Stannis y Gendry —en ambos casos ellos están a tope pero ella lo hace todo por su dios— y la orgía de Ellaria y Oberyn, que están haciendo lo que quieren pero las prostitutas y el rubio no.

¿Tú qué opinas? ¿Crees que el sexo en Juego de Tronos se viene abajo o cada vez te mola más? ¿Cuál es tu escena de sexo favorita?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

'Juego de Tronos' a lo Disney