TENDENCIAS

Después de 75 años casados, mueren el mismo día, en el mismo hospital, con horas de diferencia

Jean y George se casaron en Gran Bretaña en 1942. Murieron con cinco horas de diferencia el pasado viernes.

20/09/2017 14:09 CEST | Actualizado 20/09/2017 14:09 CEST

Un mes después de celebrar su 75 aniversario, una mujer británica y su marido canadiense, que había combatido en la Segunda Guerra Mundial, murieron con horas de diferencia en el mismo hospital de Ottawa (Canadá) la semana pasada.

Sus hijos, estupefactos, afirman que sus muertes desafían todo tipo de lógica.

Jean Spear, que tenía 94 años y conoció a su marido George Spear en un baile durante la Segunda Guerra Mundial, murió a las cuatro y media de la madrugada del pasado viernes en el Hospital Queensway Carleton unos días después de haber ingresado por neumonía, según informa el diario Ottawa Citizen.

Unas horas después, George también exhaló su último aliento.

De acuerdo con el periódico canadiense, George, que tenía 97 años y era veterano de la Segunda Guerra Mundial, "cayó en un profundo sueño" dos días después de que Jean ingresara en el hospital. Pronto lo trasladaron al mismo centro y murió a las diez menos cuarto de la mañana de ese mismo viernes.

"Contamos anécdotas para sentirnos mejor, pero esto desafía cualquier tipo de lógica. Nos abruma lo repentino que ha sido todo", cuenta Heather Spear, la hija de la pareja.

Los Spear se casaron en agosto de 1942 en Kingston upon Thames (Londres) —ya que allí estaba la base del primer Cuerpo de Servicio del Terreno del Real Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Canadá, del que formaba parte George— un año después de conocerse en un baile que se celebró en Londres.

"Ahí estaba yo, con mi vestido rojo, mi marido te lo puede decir; se me acercó y me sacó a bailar", recordaba Jean en una entrevista para CBC News en 2006. "Llevaba puestas las botas de militar, pero bailaba bien. Llevaba el ritmo a la perfección. No bailamos con nadie más en toda la noche".

Durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, Jean se trasladó a la Canadá nativa de George, donde fundó el primer club de mujeres de soldados del país. Según la BBC, unas 50.000 mujeres británicas emigraron a Canadá al final de la guerra después de haberse casado con soldados canadienses que estaban de servicio en Europa.

En 2006, la reina Isabel II de Inglaterra nombró a Jean Miembro de la Orden del Imperio Británico por sus servicios.

Cinco años después, los duques de Cambridge invitaron a Jean y a su marido a una recepción privada que se celebraba en Ottawa.

Durante el evento, George le enseñó a la duquesa Catalina de Cambridge una fotografía de 1942 de su mujer que llevaba dentro de la gorra de soldado. "Kate [Middleton] me preguntó si siempre llevaba la foto y yo le respondí: 'Durante toda la guerra y desde que terminó", comentaba George.

Cuando los reporteros del periódico canadiense Kitchissippi Times les preguntaron por su 72 aniversario, Jean reveló su secreto para tener un matrimonio feliz: "Me di cuenta cuando nos conocimos de que era el comienzo de algo bueno. Cuando nos casamos, era como estar en el cielo. Después de toda una vida, con sus altibajos, sabemos que juntos somos algo bueno. Lo reconocemos ahora y siempre lo hemos sabido".

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense del 'HuffPost' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.