INTERNACIONAL

Un senador republicano dice que las declaraciones de Trump pueden desencadenar "una III Guerra Mundial"

Corker ha dicho que comporta como si estuviera "en un reality show", agregando que sus amenazas a otros países podrían desencadenar "una III Guerra Mundial"

09/10/2017 10:51 CEST | Actualizado 09/10/2017 10:51 CEST
EFE
El senador republicano Bob Corker.

El senador republicano Bob Corker ha afirmado este domingo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se comporta como si estuviera "en un reality show", agregando que sus amenazas a otros países podrían desencadenar "una Tercera Guerra Mundial".

"Me preocupa. Habría tenido que preocupar a cualquiera que se preocupe por el país", ha dicho, agregando que Trump "se comporta como si estuviera aún en 'The Apprentice' —un programa de televisión que presentó el magnate—".

Así, y tras rechazar responder de forma directa a si Trump está capacitado para ser presidente, ha sostenido que "no cree que sea consciente del impacto en el mundo, y especialmente en la región a la que se dirige, cuando habla el presidente de Estados Unidos y dice las cosas que dice". "Eso me preocupa", ha apuntado.

"CREO QUE TODO IRÁ BIEN"

Sin embargo, ha manifestado que "mientras siga habiendo gente alrededor de él (de Trump) que pueda hablar con él y relajarse cuando se tensa, calmarle y continuar trabajando con él antes de adoptar una decisión, creo que todo irá bien".

Las declaraciones de Corker al diario The New York Times han llegado tras un día de cruce de acusaciones entre ambos, que arrancaron cuando Trump dijo que el senador "no tiene agallas" para presentarse a la reelección en el estado de Tennessee.

"El senador Bob Corker me rogó que lo respaldara para la reelección en Tennessee, dije no y él abandonó (dijo que no podía ganar sin mi respaldo)", dijo Trump. "Quería además ser secretario de Estado. Dije 'No, gracias'. Es también uno de los responsables del horrible acuerdo con Irán", manifestó en un segundo tuit.

Posteriormente, agregó que "espero que Corker sea una voz negativa y se ponga en el camino de nuestra gran agenda". "No tuvo las agallas para presentarse", remachó.

"ES UNA VERGÜENZA"

En respuesta, Corker ha cicho también a través de Twitter: "Es una vergüenza que la Casa Blanca se haya convertido en un centro de atención de mayores. Obviamente alguien se saltó su turno esta mañana". Asimismo, ha negado que rogara a Trump que le respaldara en Tennessee, afirmando que el presidente le pidió que se volviera a presentar y le prometió respaldarle en caso de hacerlo.

Así, ha dicho "no entender por qué el presidente 'tuitea' cosas que no son ciertas". "Sabes que lo hace, todo el mundo sabe que lo hace, pero lo hace", ha recalcado.

Corker ha asegurado que ya había tomado la decisión de retirarse cuando Trump le telefoneó para mostrarle su apoyo y decir que le respaldaría públicamente si daba marcha atrás. "Sé que cada día en la Casa Blanca existe una situación para intentar contenerle (a Trump)", ha subrayado, en declaraciones a The New York Times.

"HA CAUSADO DAÑOS EN MUCHAS OCASIONES"

Corker, quien es cercano al secretario de Estado, Rex Tillerson, se ha referido además a los comentarios vertidos la semana pasada por Trump, en los que pareció minimizar las negociaciones de Tillerson con Corea del Norte.

"Mucha gente piensa que hay algún tipo de 'poli bueno, poli malo' en marcha, pero eso no es cierto", ha apuntado. "Sé que ha causado daños (a Estados Unidos), en muchas ocasiones, en lo relativo a negociaciones que estaban en marcha por ponerse a 'tuitear'', ha añadido.

En este sentido, ha resaltado que sus preocupaciones respecto a Trump son compartidas por la mayoría de los senadores republicanos, apuntando que "excepto unas pocas personas, la inmensa mayoría del 'caucus' entiende a qué se hace frente". "Por su puesto que entienden la volatilidad a la que hacemos frente y a la enorme cantidad de trabajo que supone para la gente que le rodea mantenerle en el medio del camino", ha recalcado.

Pese a ello, ha dicho no lamentar haber respaldado a Trump durante su campaña electoral. "Le felicitaba en cosas que ha hecho bien, y le criticaba en cosas que son inapropiadas", ha dicho, asegurando que "realmente siempre ha sido así".

Corker fue considerado brevemente uno de los candidatos para la Vicepresidencia, si bien se apartó y posteriormente afirmó su malestar con la campaña del presidente, argumentando que era frustrante para él discutir sobre política internacional con el mandatario.