POLÍTICA

Puigdemont pide al Parlament suspender los efectos de la declaración de independencia para emprender un diálogo

Dice que es un gesto de "responsabilidad" para resolver el "conflicto" de forma "serena y acordada".

10/10/2017 19:31 CEST | Actualizado 10/10/2017 23:34 CEST

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemot, ha asumido el mandato del 1-O para que Cataluña se convierta en un Estado "independiente", pero ha pedido al Parlament que suspenda los efectos de la declaración de independencia para emprender un diálogo y llegar a una solución acordada.

Puigdemont lo ha dicho a las 19.37 horas durante su comparecencia en el Parlament de Cataluña, en la que ha asumido el resultado del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre y "el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república".

Pero acto seguido, después de los aplausos de su bancada, el presidente ha solicitado al Parlament que "suspenda los efectos" de la declaración de independencia para emprender un diálogo en las próximas semanas para llegar a una solución acordada. El jefe del Ejecutivo catalán ha defendido que esto es un "gesto de responsabilidad" para intentar resolver el "conflicto" de forma "serena y acordada". "Por nosotros no quedará", ha apostillado.

Las palabras de Puigdemont han sembrado la confusión dentro del Parlament y fuera. A sus socios de la CUP les ha sentado como un jarro de agua fría al entenderlo como un paso atrás y los concentrados en las inmediaciones han pasado en unos segundos de la alegría por la supuesta independencia al desánimo por esa 'suspensión'. En Moncloa, en cambio, se consideraba "inadmisible" una declaración "implícita" de independencia pero que se suspende de manera "explícita". Por la noche, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha respondido diciendo que no se puede dar validez a la ley del referéndum y que se va a reunir este miércoles de manera extraordinaria el Consejo de Ministros.

Lo que está claro es que Puigdemont no ha llegado hasta al escenario más trágico de la declaración unilateral de independencia. No se ha materializado lo que decía la propia ley del referéndum, ni se ha puesto en marcha la ley de transitoriedad -que debía regir en Cataluña tras el referéndum hasta la aprobación de una nueva Constitución-.

La fórmula de Puigdemont recuerda a la 'vía eslovena', ya apuntada ayer por el eurodiputado Ramón Tremosa, que consistió en la aprobación de la independencia y su suspensión, a la espera de reconocimientos internacionales. El propio president ha dicho que ha tomado la decisión después de recibir muchas llamadas y pedir consejos durante las últimas horas. Siempre llamando a la mediación y a que se impliquen actores internacionales.

Después de la comparecencia, Puigdemont, su Govern y los diputados de Junts pel Sí y la CUP han firmado una declaración, sin validez jurídica y que es la suspendida por el president, en el que se dice que se constituye la "república catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social".

EFE

Llegados a este momento histórico, y como presidente de la Generalitat, asumo, al presentarles los resultados del referéndum ante todos ustedes y ante nuestros conciudadanos, el mandato de que el pueblo de Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república.

Esto es lo que hoy hacemos con toda solemnidad, por responsabilidad y por respeto. Y con la misma solemnidad, el Govern y yo mismo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada.

Puigdemont ha comparecido pasadas las 19 horas, después de que se haya retrasado algo más de una hora su comparecencia por las diferencias entre Junts pel Sí y la CUP sobre la declaración de independencia, puesto que los diputados del segundo grupo apostaban por una declaración unilateral este mismo martes. Precisamente, las mayores dudas sobre esta opción habían aparecido dentro del PDeCAT, el partido del presidente, a través de voces como Marta Pascal y Santi Vila.

Los diputados de la CUP no han aplaudido las palabras del presidente. A la tribuna de oradores solo ha salido Anna Gabriel, a pesar de que en un primer momento tenían pensado hacerlo los diez parlamentarios para saludar en distintos idiomas esa proclamación. Gabriel ha reprochado al president: "Ni nosotros ni mucha gente vamos a renunciar. No hay derrota que valga. Estamos dispuestos a defender la república catalana. En el nombre de las personas que llevan un nuevo mundo en el corazón, seguiremos luchando por la república". El bloque independentista se ha resquebrajado esta misma tarde. Habrá que ver las consecuencias que tendrá y los efectos en el apoyo externo de la CUP al Govern de la Generalitat.

"NO SOMOS DELINCUENTES, NO SOMOS UNOS LOCOS"

Puigdemont se fía ahora a la vía del diálogo. "No somos unos delincuentes, no somos unos locos, no somos golpistas, no somos abducidos. Somos gente normal que pide poder votar. Y que ha estado dispuesta a todo el dialogo necesario para realizarlo de manera acordada. No tenemos nada contra España o los españoles, al contrario, nos queremos reentender mejor, porque la relación no funciona. La Constitución es un marco democrático, pero hay democracia más allá de la Constitución", ha dicho en un mensaje directo al resto de españoles.

REUTERS

Durante su discurso, Puigdemont ha comentado que el momento exige rebajar la tensión. Además, el presidente ha recordado que se han puesto en marcha "diferentes iniciativas de mediación, de diálogo y de negociación a nivel nacional, estatal e internacional". "Algunas de estas son públicas; otras no lo son, pero lo serán. Todas son muy serias y eran difíciles de imaginar hace sólo un tiempo", ha indicado.

"Hay un ruego de diálogo que recorre Europa. Porque Europa ya se siente interpelada sobre los efectos que puede tener una mala resolución de este conflicto. Todas estas voces merecen ser escuchadas y todas, sin excepción, nos han pedido que abramos un tiempo para dar una oportunidad de diálogo con el Estado español", ha manifestado en la parte final de esta esperadísima comparecencia.

LOS MENSAJES DE PUIGDEMONT

Y ha mandado una serie de mensajes a los diferentes actores en esta crisis. "A los ciudadanos de Cataluña les pido que continúen expresándose como lo han hecho hasta ahora, con libertad y con respeto a los que piensan diferente", ha sostenido. Mirando a las empresas, les ha solicitado que continúen "generando riqueza y que no caigan en la tentación de utilizar su poder para amedrentar a la población".

A las fuerzas políticas, ha continuado, les ha instado a contribuir con sus palabras y sus acciones a rebajar la tensión. "También lo pido a los medios de comunicación", ha enfatizado. En el punto de mira, el Gobierno español: "Le pido que escuche, ya no a nosotros si no quiere, sino a quienes abogan por la mediación y a la comunidad internacional, y a los millones de ciudadanos de toda España que le piden que renuncie a la represión y la imposición".

Ha vuelto a llamar a las instituciones europeas, el verdadero objetivo de Puigdemont. Su solicitud: que se impliquen "a fondo" y que velen por los valores fundaciones de la Unión Europea.

Tras las palabras de Puigdemont, ha habido una ronda de réplicas por partes de los líderes del resto de partidos en el Parlament. Desde Ciudadanos, Arrimadas ha avisado de que la independencia a "plazos" o "en diferido" de Puigdemont supone un "golpe a la democracia". Este partido sigue defendiendo que se aplique ya el artículo 155 por parte del Gobierno.

MÁS:Política

ESPACIO ECO