ECONOMÍA

El Gobierno reduce tres décimas el crecimiento para 2018 por la situación en Cataluña

La reducción del 2,6 al 2,3 %, del crecimiento del PIB es por la situación en Cataluña, la moderación del ciclo económico y la ausencia de PGE, según Bruselas.

17/10/2017 07:56 CEST | Actualizado 17/10/2017 07:56 CEST
EFE

El Gobierno ha reducido en tres décimas, del 2,6 al 2,3 %, el crecimiento del PIB para 2018 por la incertidumbre asociada a la situación en Cataluña, la moderación del ciclo económico y la ausencia de Presupuestos Generales del Estado, según el plan presupuestario enviado este lunes a Bruselas.

El Plan Presupuestario para 2018 del Reino de España se ha elaborado basándose en un escenario económico sin cambio de políticas públicas, añade el documento. El plan está realizado con un escenario macroeconómico y fiscal para 2017 y 2018 a "política constante", es decir, sin incorporar nuevas medidas de política económica.

Se trata de un escenario prudente, que tiene además en consideración la incertidumbre asociada a la actual situación política en Cataluña, insiste el informe.

El Gobierno señala que, a pesar del aplazamiento de la presentación del Proyecto de Presupuestos para 2018, la elaboración de los mismos se encuentra en fase muy avanzada, y es su intención presentarlos tan pronto como la situación lo permita.

NOVEDADES EN LA ESTRATEGIA FISCAL COMUNICADA EN ABRIL

El Plan Presupuestario enviado a Bruselas presenta novedades con respecto a la estrategia fiscal comunicada en abril de este año en el Programa de Estabilidad, recuerda el Ejecutivo.

Añade que, de acuerdo con los últimos datos de recaudación y de ejecución presupuestaria disponibles, España tiene garantizado el cumplimiento, si cabe con menor riesgo, del objetivo de déficit público de 2017, fijado en el 3,1 % ciento del PIB.

No obstante, la proyección bajo la hipótesis de "política constante", junto con la ralentización del crecimiento económico real previsto para 2018, sitúa la estimación del déficit para 2018 en el 2,3 %.

Son proyecciones "prudentes", e incorporan la ligera desaceleración económica, en línea con lo que anticipan los principales organismos nacionales e internacionales, pero que también tienen en cuenta una ligera contención de la demanda interna, resultado del impacto negativo asociado a la actual situación política en Cataluña, subraya el documento.

Con respecto a 2017, el Gobierno señala que el escenario macroeconómico que acompaña a su Actualización del Plan Presupuestario proyecta un crecimiento del PIB real del 3,1 %, lo que supone una revisión al alza de una décima respecto a lo previsto en el escenario del Informe de Situación de la Economía Española publicado el pasado mes de julio.

El mayor crecimiento previsto para 2017 respecto a lo proyectado en julio se debe, principalmente, a una mayor aportación de la demanda externa neta (0,7 puntos porcentuales, frente a 0,5 del anterior escenario), lo que a su vez se explica por una revisión a la baja del crecimiento de las importaciones, superior a la de las exportaciones.

EL CRECIMIENTO "SIGUE SIENDO SÓLIDO"

Por su parte, la aportación de la demanda nacional al crecimiento del PIB se revisa ligeramente a la baja, una décima, hasta situarse en 2,4 puntos porcentuales.

El crecimiento de la economía española previsto para 2018 "sigue siendo sólido", superior a la media prevista para la zona euro, y mucho más sostenible y equilibrado que en épocas anteriores, gracias a las reformas estructurales acometidas, según el Gobierno.

Además, considera que sigue siendo un crecimiento económico intensivo que favorece la creación de empleo y permitirá reducir la tasa de paro hasta el 15,5% en media anual en 2018.

El Ejecutivo añade que el crecimiento económico previsto para 2018 seguirá siendo superior al de la zona euro, sustentado en la prolongación de la creación de empleo, en la mejora de la confianza y en las favorables condiciones de financiación.

Pronostica que la demanda nacional se mantendrá en 2018 como el principal motor del crecimiento de la economía española, con una aportación de 1,8 puntos porcentuales.

La aportación de la demanda externa neta al crecimiento se mantiene elevada, con 0,5 puntos porcentuales, agrega.

EL CONSUMO PRIVADO MANTENDRÁ UN SÓLIDO RITMO DE CRECIMIENTO

El consumo privado mantendrá en 2018 un sólido ritmo de crecimiento, del 1,8 %, en un contexto de favorables condiciones de financiación y perspectivas económicas y de creación de empleo, según el Gobierno.

Las ganancias de competitividad y la favorable evolución de nuestros mercados de exportación se traducirán en un sólido avance de las exportaciones, que crecerían el 6,2 % en 2017 y el 5,1 % en 2018, destaca el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Por su parte, las importaciones de bienes y servicios se aceleran hasta el 4,4 % en 2017, y moderan ligeramente el ritmo de crecimiento en 2018, hasta el 4,1 %, en línea con el comportamiento de la demanda final.

La evolución prevista para las exportaciones y las importaciones permitirá mantener un elevado superávit comercial de bienes y servicios en los próximos años, que compensará el déficit de rentas primarias y secundarias, pronostica el documento enviado a Bruselas.

Así, se prolonga el superávit de la cuenta corriente en el horizonte de previsión, después de cuatro años de saldos positivos, y la economía española generará una capacidad de financiación frente al resto del mundo próxima al 2 % del PIB.

El Gobierno prevé un crecimiento del empleo equivalente a tiempo completo del 2,9 % en 2017 y del 2,4 % en 2018, lo que, si bien reflejaría una ligera moderación de su ritmo de crecimiento, añade que supondrá la creación de más de 500.000 empleos equivalentes a tiempo completo este año y de unos 425.000 el próximo.

Además, pronostica que el índice de paro se reducirá en 2017 casi dos puntos y medio respecto al del pasado año, hasta situarse en el 17,2 % de la población activa, en media anual, y disminuirá casi dos puntos adicionales en 2018, hasta el 15,5 %.

QUERRÁS VER: "La declaración de dependencia de Cataluña", por Marta Flich