POLÍTICA

Hacia el abismo

Puigdemont no acudirá al Senado y dará respuesta al 155 en el Pleno del Parlament este jueves con presiones para la DUI

25/10/2017 21:23 CEST | Actualizado 26/10/2017 08:12 CEST
AFP

Se agotan los plazos, llegan las horas más críticas. Y España y Cataluña se asoman al abismo, se acercan al escenario más extremo: la aplicación del 155 y una posible declaración unilateral de independencia. Todo se escribirá en breve, pero las páginas ya se tiñen de tono oscuro.

El escaso margen para encontrar una solución se ha estrechado de manera más asfixiante este miércoles. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no acudirá finalmente al Senado ni el jueves ni el viernes para defender su postura ante el 155, como le había ofrecido la Cámara Alta, al entender que el Ejecutivo no tiene intención de retirar la aplicación de este controvertido artículo que supondrá la intervención de la autonomía catalana.

Se viven días confusos, con informaciones cruzadas, con silencios que despistan. Lo que está claro es que este jueves se vivirán dos sesiones trascendentales en el Senado y en el Parlament de Cataluña. En Madrid se seguirá este guión. Hasta las diez de la mañana puede mandar la Generalitat sus alegaciones a las medidas del Gobierno, luego habrá reunión a puerta cerrada de la ponencia y a las cinco de la tarde será la sesión de la comisión del 155 que aprobará el dictamen, paso previo a su debate y votación final el viernes por la mañana por parte del Pleno del Senado. Y Puigdemont no acudirá a pesar de que la Generalitat había dicho en los últimos días que tenía la intención.

JUNQUERAS Y JUNTS PEL SÍ APUNTAN HACIA LA DUI

A la misma vez, a las cinco de la tarde, en Barcelona se celebrará el Pleno del Parlament convocado para dar respuesta al 155. Allí tomará la palabra Puigdemont con la principal duda de si finalmente se hará una declaración unilateral de independencia, extremo que defienden las organizaciones soberanistas y que han apuntado ya el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y el grupo de Junts pel Sí.

El movimiento final de Puigdemont está provocando tensiones dentro del propio independentismo. El president lleva desde el martes por la noche reuniéndose constantemente con miembros de su Govern y de Junts pel Sí para coordinar la respuesta al 155. Incluso ha acudido al Palau el expresidente catalán José Montilla, el único senador que tiene el PSC y que votará el viernes sobre el 155.

Puigdemont mantiene constantes reuniones con miembros del Govern y de Junts pel Sí para coordinar la respuesta al 155

Puigdemont guarda silencio oficialmente. Solo se ha expresado a través de la red social Instagram, donde ha colgado una foto de la reunión del Govern de este martes con la frase: "No perderemos el tiempo con aquellos que ya han decidido arrasar el autogobierno de Cataluña ¡Seguimos! CatalanRepublic".

No perdrem el temps amb aquells que ja han decidit arrasar l'autogovern de Catalunya. Seguim! #CatalanRepublic

Una publicación compartida de Carles Puigdemont (@carlespuigdemont) el

Su 'número dos' en el Govern, Oriol Junqueras, ha dicho en declaraciones a AP que el Ejecutivo de Rajoy no da "otra opción" a la Generalitat que avanzar hacia la independencia. Ha asegurado que ERC "va a trabajar hacia la construcción de una república". "Entendemos que es el mandato democrático establecer dicha república", ha afirmado.

Junts pel Sí, el grupo formado por los diputados del PDeCAT y ERC, ha trasladado al Govern su deseo de que el pleno del Parlament que empieza el jueves apruebe la declaración de independencia de Cataluña y no contempla otros escenarios que no sean este, según fuentes del grupo citadas por Europa Press.

La declaración unilateral de independencia es la opción de la que todo el mundo habla como más extrema. Según El Periódico, sobre la mesa Puigdemont tiene varias opciones como una DUI aparejada a elecciones constituyentes o la convocatoria de elecciones autonómicas, una última opción que no contentaría al independentismo.

Para la no aplicación del 155, el Gobierno central solo estaría dispuesto a que se convocaran elecciones bajo la LOREG y que se volviera a la legalidad. Desde el PSOE se sigue insistiendo en que con la convocatoria electoral, sin la DUI, se frenaría el 155. Lo que ha sentado como un jarro de agua fría en Madrid ha sido la negativa de Puigdemont de ir al Senado, lo que lleva a los peores pronósticos.

Y todo ello con la vista puesta en la traca final del viernes. La sesión del Parlament se extenderá hasta el viernes, día en el que se podrán votar las resoluciones que pueden presentar los grupos políticos. La duda es si en estos textos puede incluirse la DUI, aspecto que no se sabría hasta las 10.30 horas del viernes -cuando acaba el plazo para registrarlas-. Los documentos serán sometidos a los diputados a las 12 horas. De manera paralela, empezará a las 10 de la mañana en Madrid el Pleno del Senado para la ratificación -por lo que los parlamentarios nacionales podrían comenzar su debate sin saber si hay DUI-. Un juego de los tiempos hasta el límite.

Hacia el abismo.

MÁS:Política

MÁS SERIES