TENDENCIAS

1 de cada 10 niños españoles no son felices: ¿por qué?

Un estudio sobre Felicidad e Infancia recalca que lo más importante para ellos no son 'tablets' ni juguetes, sino pasar tiempo con sus padres.

26/10/2017 16:53 CEST | Actualizado 26/10/2017 17:01 CEST
Imgorthand via Getty Images
¿Por qué son infelices nuestros niños?

Qué difícil es ser feliz. Los adultos nos perdemos en este loco mundo de WhatsApps, laberintos familiares, complicaciones laborales, hipotecas y tarjetas de crédito, pero los niños tampoco se quedan atrás. Desde que son muy pequeños se les imponen cargas, responsabilidades y dificultades que, en muchas ocasiones, no les permiten lograr esa felicidad.

De hecho, aunque muchos dirían que todo niño —cubiertas sus necesidades y sin problemas extraordinarios— es feliz, ese no es el caso: el 9,6% de los pequeños no los son, tal y como aseguran sus padres y como recoge el II Estudio Imaginarium sobre Felicidad e Infancia. No todo son noticias negativas: el 22,8% de los críos es feliz, el 5,5% muy feliz e incluso el 17,1% se considera "el más feliz de la Tierra".

AOL

El informe, coordinado por un comité de sabios —en el que han participado psicólogos clínicos, expertos en educación, coaches—, trata de buscar esos motivos para la felicidad y para saber cómo llegar a ella. Sin embargo, tal y como explica una de esas expertas del comité, Sonia Pérez, también tendremos que hacer que los niños sepan qué es la felicidad, hacerles conscientes de ella y que sepan expresarla. "La mayoría de los padres creen que sus hijos no son conscientes de lo que tienen, de su felicidad, o no lo saben transmitir", afirma.

"La solución está en que se trabajen las emociones y la expresión para que el niño sepa ser agradecido y expresar lo feliz que es. Esa consciencia es algo que se trabaja desde chiquititos a través del juego, tratando de gestionar las emociones y las frustraciones, aprendiendo a saber relacionarte con los demás gracias a tus retos, tus logros y no de las pantallas."

EL MOTIVO DE LA INFELICIDAD...

Entonces, ¿por qué son los niños infelices? Según la psicóloga clínica y especialista en infancia Ana Saro, también parte del comité de expertos del estudios, "un niño no es feliz cuando no tiene tiempo para jugar, cuando trae problemas del colegio, cuando no pasa tiempo con sus padres, cuanto tiene problemas para socializar con amigos y compañeros. Además, según van creciendo, cuando los amigos van tomando un papel preponderante y hay un problema".

Así lo afirma el estudio: la causa de la infelicidad del 28,3% de los niños es pasar poco tiempo con sus padres, el del 20,8%, no tener tiempo para jugar y el del 18,6%, los castigos. Unas cifras que varían según el paso del tiempo; de hecho, cuanto más mayores más infelices: en la franja de 1-2 años, el 7,9% no son infelices, según sus padres; de 3-4 años, el 10,7%; de 5-8 años el 16,6%, de 9-12 años, cerca de la adolescencia, un 22,7%. Y, cuanto más mayores, más acusan a la falta de tiempo con sus padres el hecho de no ser felices.

CORTESÍA DE IMAGINARIUM
AOL

... Y LOS MOTIVOS DE LA FELICIDAD

Los padres y el tiempo de ocio son claves para lograr (o recuperar) la felicidad. Leo Farache, director del proyecto educativo Gestionando Hijos y miembro del comité de expertos, así lo afirma: "Si esas son las primeras causas lo tenemos fácil: pasar el tiempo con más calidad o que juguemos más. En general, los padres son sabios: reconocen las fuentes de felicidad e infelicidad y ven cómo solucionarlo".

Si esas son las primeras causas lo tenemos fácil: pasar el tiempo con más calidad o que juguemos más".Leo Farache, director de Gestionando Hijos

El concepto de tiempo de calidad es uno de los que más se repiten en los últimos años; de hecho, en el Estudio el 98,7% de los padres cree que la felicidad de sus hijos pasa por compartir tiempo de calidad con ellos, y dos de cada tres que no pasan suficiente con ellos. Para seis de cada 10, sus hijos les echan en falta.

CORTESÍA DE IMAGINARIUM

Pero ¿por qué de calidad? ¿No basta con pasar tiempo, a secas, con los hijos? "Es un concepto un poco tramposo", reconoce Farache. "Tiene que haber suficiente tiempo, para empezar, pero luego ese debe ser bueno, no teniendo al niño con la tablet en el restaurante. Creo que es importante concienciar de que en la oportunidad de educar tiene que haber tiempo, con conciencia".

Para los padres, la clave de la felicidad es el entorno escolar y familiar. Que su hijo se sienta querido en ambos es fundamental para el 53,4% de los padres, y el tiempo que compartan y aprovechen con ellos, para el 37%.

"En general, los padres reconocen que no tienen suficiente tiempo, algunos que sí pero que no es de calidad. Muchos ya están actuando en consecuencia: aportando calidad y reforzando el que tienen".

¿Y CÓMO SE LOGRA LA FELICIDAD DE UN NIÑO?

Según el informe, los padres tratan de compensar ese escaso tiempo con sus hijos... con más tiempo: la mayoría se decanta por pasar más horas con ellos y hacer más planes en común. Sólo el 0,46% compensa "comprándole algún capricho".

También, como no, el juego es fundamental para el niño, su desarrollo y su alegría. La experta en juego y educación Inma Marín, presidenta de International Play Association en España (Asociación Internacional por el derecho de los niños a Jugar), cree que "el entrenamiento de la felicidad se hace jugando". "Para los niños, jugar es su forma de expresión, es la forma de crear su felicidad y a la vez de expresarla. En él se ve el éxito y el esfuerzo, la autoestima crece de manera saludable, y también la espera, la paciencia... Para el niño jugar es vivir y a ser feliz se aprende viviendo".

Para el niño jugar es vivir y a ser feliz se aprende viviendo".Inma Marín, presidenta de la Asociación Internacional por el derecho de los niños a Jugar

Para la experta, el juguete es "el mediador entre el niño y el juego", y escoger el ideal es fácil: "El juguete es bueno cuando es disparador del juego. Cada niño según edad, etapa, personalidad... va a escoger unos u otros para desarrollarse". Dentro de estos, los que hacen más felices a los niños son las bicis y demás vehículos (para el 38,7%), los de construcción y lógica (28,9%) y los que "implican música, manualidades u otras formas de arte (28,1%)".

CORTESÍA DE IMAGINARIUM

Como resume gráficamente la experta: "El juego nació unos días antes que la humanidad, porque los animales ya jugaban y siguen jugando. El juguete nació el día después: el balón, la flor del diente de león".