POLÍTICA

El día que la Audiencia Nacional mandó a la cárcel a Junqueras y siete exconsellers por el 1-O

Santi Vila dormirá esta noche también en prisión pero podrá salir si paga la fianza de 50.000 euros.

02/11/2017 21:43 CET | Actualizado 02/11/2017 21:51 CET
EFE
Audiencia Nacional

Furgones de la Guardia Civil salen a toda velocidad por la calle Génova. Rumbo a las cárceles madrileñas de Estremera y Alcalá Meco. Dentro van el expresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y otros ocho exconsellers, los primeros políticos que dormirán en prisión por el 1-O. Y el expresident Carles Puigdemont sigue mientras en Bruselas, tras dejar 'plantada' a la Audiencia Nacional.

Este jueves la acción de la Justicia ha empezado a desplegar sus plomizas alas tras el terremoto político que supuso el referéndum ilegal, el no acatamiento de las sentencias del Tribunal Constitucional por parte del cesado Govern y la aprobación en el Parlament de la declaración unilateral de independencia.

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela había citado este jueves a las nueve a todos los miembros del antiguo Govern de Puigdemont para declarar por los delitos de rebelión, sedición y malversación. A la cita han acudido nueve exconsellers, mientras que el expresident y otros cuatro consellers se han quedado en Bélgica.

Tras las declaraciones, la magistrada ha dictado un contundente auto por el que decreta prisión incondicional para Junqueras y los exconsellers Josep Turull (Presidencia), Raül Romeva (Asuntos Internacionales), Joaquim Forn (Interior), Meritxell Borràs (Gobernación), Dolors Bassa (Trabajo), Carles Mundó (Justicia) y Josep Rull (Territorio). Además, ha dictado prisión eludible bajo fianza para el exconsejero de Empresa Santi Vila, que dimitió antes de que se aprobara la declaración unilateral y que se ha postulado para ser el 'número uno' del PDeCAT en los próximos comicios catalanes. Ha decidido pasar esta noche en la cárcel por "solidaridad" con sus compañeros pero tiene previsto abonar este viernes los 50.000 euros para salir de la prisión.

EFE

EL DRAMA JUDICIAL SE MEZCLA CON EL AMBIENTE CASI ELECTORAL

Estos encarcelamientos suponen otro tsunami en este agrietado panorama jurídico-político, a apenas unos días para que se registren las candidaturas electorales para las elecciones del 21 de diciembre. La magistrada ha enviado a prisión a los que se han presentado para declarar en la Audiencia, los que han dado la cara en Madrid. Esta medida cautelar había sido solicitada por la propia Fiscalía y en ella ha pesado mucho, según se recoge en el propio auto, la marcha del expresident a Bélgica. Sin citarlo, la jueza indica en el escrito que "basta recordar el hecho de que algunos querellados ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido".

Ve alta probabilidad de fuga la juez porque "tampoco puede olvidarse el poder adquisitivo de los querellados que les permita abandonar fácilmente el territorio español y subsistir en el extranjero".

¿Y qué va a pasar ahora con Puigdemont? La Fiscalía ya ha pedido a la magistrada que emita una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) por rebelión, sedición y malversación contra el expresidente y los otros cuatro exconsejeros que no han acudido (Antoni Comín, Clara Ponsatí, Meritxell Serret y Lluís Puig). Por el momento, la magistrada ha pospuesto esta decisión tras pasar el día centrada en el resto del Govern. El expresident solo se ha pronunciado por la noche a través de un mensaje grabado en Bélgica y emitido a través de TV3, en el que ha exigido la liberación de los encarcelados y ha avisado de que esto supone un "golpe contra las elecciones" del 21-D.

EFE

"UN GRUPO PERFECTAMENTE ORGANIZADO"

Pero la realidad es que Junqueras y varios exconsellers están desde este jueves en dos cárceles madrileñas. Aunque en un principio se iban a repartir en cinco centros, finalmente a Estremera han sido trasladados Junqueras, Romeva, Turull, Rull, Mundó, Forn y Vila y a Alcalá Meco han desplazado a Borràs y Bassa.

En el auto, Lamela argumenta que los querellados encarcelados tenían una "estrategia perfectamente organizada" para conseguir la independencia y que apoyaban y alentaban las "movilizaciones tumultuarias" contra los funcionarios de Guardia Civil y Policía. Además, hace hincapié en que auspiciaban el "brazo civil del levantamiento", en relación a la ANC y Òmnium.

La jueza tiene claro en el auto que los consellers "vienen operando dentro de un grupo perfectamente organizado de personas, apoyados por asociaciones soberanistas con poder y capacidad para auxiliarles en su posible huida de la Justicia". Y han jugado "un papel activo impulsando el proceso soberanista minuciosamente diseñado y franqueando toda clase de barreras".

"ACCIÓN MEDITADA Y ORGANIZADA"

"La acción de los querellados fue meditada y perfectamente preparada y organizada, reiterando durante más de dos años el incumplimiento sistemático de las resoluciones del Tribunal Constitucional", subraya esta magistrada. La jueza también aprecia que el ilegal referéndum fue financiado "con fondos públicos" que fueron "deliberadamente" destinados para este propósito.

Lamela se ha convertido en apenas unas semanas en la juez más famosa de España. A pesar de ser muy discreta y no haber buscado ser una magistrada estrella, ahora tiene entre sus manos la causa de Puigdemont y su cesado Govern, además de la relacionada con los 'Jordis' -a los que ya mandó a prisión- y Josep Lluís Trapero por los incidentes en la conselleria de Economía contra la Policía y la Guardia Civil antes del 1-O.

Algunos de los propios encarcelados han reaccionado en las redes sociales tras la decisión de Lamela. En Twitter, Junqueras ha escrito: "En pie, con determinación y hasta la victoria", "Haced cada día todo lo que esté a vuestro alcance para que el bien derrote al mal en las urnas el 21D". En la cuenta de Rull, se ha podido leer un mensaje con una fotografía suya votando el 1-O: "Si veis este tuit, es que me han encarcelado por ser fiel a las urnas".

GETTY

Caso diferente es el de Santi Vila, que dimitió un día antes de la declaración. Previsiblemente pagará el viernes la fianza y volverá a Barcelona. La jueza ha emitido un auto diferenciado y no ve riesgo de reiteración delictiva porque ya "desistió voluntariamente de proseguir con el proceso soberanista".

Mientras los furgones salían del centro de Madrid, en Barcelona se han acercado hasta el Parlament y la plaza de Sant Jaume miles de personas para denunciar este envío a prisión. Un día muy duro al independentismo que se ha cristalizado en las lágrimas de la portavoz de ERC, Marta Rovira, en las puertas de la Audiencia Nacional.

Los abogados defensores han criticado la premura de las citaciones, pero no han pedido su aplazamiento. Una situación diferente a la vivida también a primera hora y a escasos metros en el Supremo, donde estaban citados la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los miembros de la Mesa que permitieron votar la DUI. Ellos han conseguido posponer hasta el próximo día 9 para preparar la declaración, aunque estarán vigilados policialmente.

La Justicia ya empieza a actuar y ya dormirán en la cárcel Junqueras y otros exconsellers. Tendrán que dejar su móvil y recibirán un kit de higienes personal y el folleto "La prisión paso a paso". Una larga noche de noviembre madrileña.