NOTICIAS

El plan contra el cambio climático con el que Manuela Carmena pretende mejorar Madrid

Un ambicioso paquete de 30 medidas para el que se invertirán 544 millones de euros.

16/11/2017 17:47 CET | Actualizado 17/11/2017 10:50 CET
GETTY

La reestructuración de la Gran Vía madrileña preparada para el próximo 1 de diciembre ha copado infinidad de titulares esta semana. Pero la medida forma parte de un paquete más amplio que pretende transformar la ciudad por completo a través de 30 medidas que se aplicarán progresivamente en los próximos tres años y que darán paso a un objetivo más ambicioso para 2030.

El Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático se aprobó definitivamente el pasado mes de septiembre y sigue la estela de otras capitales europeas, como París, que buscan hacer las ciudades más saludables para sus vecinos. En el caso de Madrid, también han podido participar para perfilar algunas medidas.

La puesta en marcha inicial del plan costará casi 544 millones de euros, entre los que se incluye presupuesto del Ayuntamiento, y fondos europeos y de la Comunidad de Madrid. A través de estas medidas Manuela Carmena y su equipo buscan mejorar la calidad del aire, cumpliendo la legislación nacional y europea y no sobrepasar los niveles de partículas en suspensión recomendados por la OMS.

GETTY

Además, se han marcado una serie de objetivos específicos que incluyen una reducción superior al 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y reducir en un 50% el total de emisiones causadas por la movilidad con respecto a 2012. Además, pretenden "disminuir la vulnerabilidad urbana", a causa de los riesgos que supone el calentamiento global.

Entre las medidas más ambiciosas se encuentra la creación de una Área Central de Cero Emisiones en el distrito Centro, prevista para junio de 2018. En la zona se prohibirá el tráfico de paso privado, lo que desembocará en menos ruido y menos contaminación. Para facilitar que los ciudadanos dejen en casa el coche, el plan contempla varias medidas para potenciar el uso de la bicicleta y el transporte público. De esta forma se incrementará en un 5% hasta 2025 la red ciclista, con la implantación de 30 kilómetros más cada año. Además, se potenciará el uso de BiciMad, el servicio público de alquiler de bicicletas eléctricas.

¿Y qué sucede con los autobuses de la red de transporte público? La flota de la EMT se ampliará y se renovará con la adquisición de 1.000 autobuses —a través del Programa 2016-2020—, que sustituirán aquellos más contaminantes por otros híbridos, eléctricos o de gas natural. Para que los taxis también sigan el mismo camino, se incentivará la compra de coches de bajas emisiones y a partir del 1 de enero de 2018 solo se autorizará la sustitución por este tipo de vehículos.

Especial atención en los barrios y la educación ciudadana

Moment Editorial/Getty Images

La regeneración y la rehabilitación de distintos barrios es uno de los pilares del gobierno de la ciudad de Madrid, por esto este plan incluye proyectos como Madrid Regenera que no solo apuesta por la implantación de más zonas verdes, sino que también mejorará la calidad de algunas viviendas. Es de esperar que los ciudadanos tengan la última palabra para elegir los proyectos e intervenciones que más les satisfagan, tal y como se ha hecho en otras ocasiones.

Además, desde el Ayuntamiento pretenden hacer uso de soluciones naturales para combatir el cambio climático después de poner en marcha la iniciativa Madrid + Natural. Cubiertas verdes en los tejados, rehabilitación de espacios públicos para mejorar las condiciones microclimáticas de la zona o la "renaturalización" del río Manzanares son algunas de las acciones.

Todas estas medidas se intentarán canalizar hacia todos los ciudadanos para mejorar la concienciación sobre el tema, y cambiar las pautas y hábitos de vida. Desde el Ayuntamiento pretenden establecer relaciones con otros municipios para dar paso a nuevas medidas que promuevan un estilo de vida más sostenible.

MÁS SERIES