TENDENCIAS

Así es el anillo de compromiso de Meghan Markle y el príncipe Harry

Lo ha diseñado personalmente el príncipe con unas gemas de la colección de su madre, la princesa Diana.

27/11/2017 15:37 CET | Actualizado 28/11/2017 14:07 CET
Toby Melville / Reuters
El príncipe Enrique posa con su prometida, Meghan Markle, en los jardines del palacio de Kensington Palace, en Londres, en el anuncio de su compromiso, el 27 de noviembre de 2017.

A las tres en punto de la tarde, dos de la tarde hora británica, el príncipe Enrique de Inglaterra —quinto en la línea de sucesión al trono— y su flamante prometida, Meghan Markle —actriz hasta hace un par de semanas— aparecían sonrientes, felices, cogidos de la mano y mostrando todo su amor. El hijo pequeño de la difunta Diana de Gales y del heredero al trono británico, Carlos de Inglaterra, proclamaba por fin su amor por esta actriz residente en Canadá que ha puesto su vida patas arriba para mudarse a Londres y convertirse en su esposa.

Docenas de medios se agrupaban en los jardines del Palacio para captar las imágenes de los flamantes prometidos, que han anunciado este lunes 27 de noviembre que se casarán la próxima primavera. El príncipe ha lucido la mejor de sus sonrisas con un traje azul, corbata más oscura y camisa blanca, mientras que la aún plebeya Markle llevaba un abrigo blanco de solapa ancha y gran lazada bajo el que se entreveía un vestido verde oscuro y unos zapatos beige de tiras (que, por cierto, le iban algo grandes).

Como ya ocurrió hace casi exactamente siete años, el 17 de noviembre de 2010, en la comparecencia pública de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton tras su pedida, el protagonista de todos los flashes ha sido el anillo del compromiso.

Toby Melville / Reuters
El príncipe Harry y Meghan Markle posan en el Palacio de Kensington, en Londres, con motivo de su pedida, el 27 de noviembre de 2017.

Dominic Lipinski - PA Images via Getty Images
El anillo de Meghan Markle.

Según ha explicado la responsable de Casa Real del diario The Sun, el anillo que ha lucido Meghan, y que llevará en miles de ocasiones para millones de fotos a lo largo de los próximos años, ha sido diseñado por el propio príncipe Enrique. Se trata de una composición de tres piedras: un gran diamante procedente de Botsuana para el centro de la pieza y otros dos más pequeños en los laterales de la colección personal de la princesa Diana.

El compromiso del príncipe Enrique y Meghan Markle

ESPACIO ECO