INTERNACIONAL
20/12/2017 17:44 CET | Actualizado 20/12/2017 17:50 CET

El 'contable de Auschwitz' apela su condena argumentando que viola su derecho a la vida

Oskar Groening, de 96 años, colaboró en el asesinato de 300.000 personas.

AFP
Oskar Groening en 2015.

Oskar Groening, conocido como el 'contable de Auschwitz' y condenado a cuatro años de prisión por un delito de complicidad en el asesinato masivo en un campo de exterminio nazi, ha apelado este martes su sentencia argumentando que su encarcelamiento violaría su derecho a la vida.

El abogado de Groening, Hans Holtermann, ha afirmado que con la nueva apelación se pide al Tribunal Constitucional que determine si la condena violaría el derecho a la vida del condenado, dado su estado de salud, según ha informado la cadena de televisión alemana NTV.

Un tribunal alemán determinó el 29 de noviembre que Groening, de 96 años, es apto para ser encarcelado y rechazó su apelación para que la sentencia fuera suspendida.

Groening fue condenado en julio de 2015 por la audiencia de Luneburgo, en el noroeste del país, por colaborar en el asesinato de al menos 300.000 personas.

El antiguo voluntario de las Waffen-SS admitió haberse incautado del dinero de los judíos deportados al campo de concentración y exterminio de Auschwitz y haber vigilado la llegada de los transportes al complejo.

ASÍ SE PUDO JUZGAR A LOS QUE COLABORARON

Durante décadas, las personas que colaboraron de forma indirecta en asesinatos masivos no fueron sentadas ante la justicia en Alemania. El cambio de enfoque judicial, que permitió llevar ante el juez a quienes cooperaron con la maquinaria de exterminio nazi, vino propiciado por la condena de John Demjanjuk a cinco años de prisión en 2011 por complicidad en más de 28.000 asesinatos en el campo de exterminio de Sobibor.

Hasta entonces las fiscalías alemanas sólo presentaban demandas contra aquellos sobre los que podían demostrar una participación directa en los delitos, debido a una sentencia de 1969 del Tribunal Supremo de Alemania que sostenía que no todo aquel que estuvo involucrado en la maquinaria asesina de los campos de concentración podía ser responsabilizado por todo lo que ocurrió dentro.

ESPACIO ECO