INTERNACIONAL
04/01/2018 14:07 CET | Actualizado 05/01/2018 16:21 CET

Trump nunca quiso ser presidente y se presentó para lograr publicidad y negocios

Según cuenta el periodista Michael Wolff en su libro 'Fire and Fury'.

Donald Trump no quería ser presidente de Estados Unidos y únicamente se presentó a la contienda electoral de 2016 para lograr publicidad y negocios. Es lo que sostiene el periodista Michael Wolff, que publica habitualmente Vanity Fair, Hollywood Reporter, British GQ y The Guardian, en el libro Fire and Fury (Fuego y Furia), que verá la luz el 9 de enero. Un abogado del presidente ha exigido que se suspenda la publicación.

Ahí también cuenta, entre otros detalles, que Melania lloró la noche en que su marido ganó las elecciones presidenciales. La Casa Blanca ha tratado de desacreditarlo afirmando que está lleno de declaraciones "falsas" de fuentes poco fiables.

Wolff ha explicado que ha realizado 200 entrevistas para escribirlo: a Trump, a sus asesores más destacados y a otras fuentes conocedoras de los entresijos de la campaña presidencial de 2016, en la que narra cómo el objetivo de Trump no era ganar las elecciones contra la candidata demócrata, Hillary Clinton, sino reforzar su marca.

"Puedo ser el hombre más famoso del mundo", le dijo Trump a su asesor Sam Nunberg al comienzo de la contienda, según Wolff.

Ni él ni sus asesores esperaban que fuera a ganar, y la noche de las elecciones, cuando empezó a quedar claro que se acercaba la victoria, su hijo "Don Jr. le dijo a un amigo que su padre tenía una cara como si hubiera visto un fantasma", indica el libro.

"En el espacio de poco más de una hora, según la divertida observación de Steve Bannon, un confuso Trump se transformó en un incrédulo Trump y después en un horrorizado Trump", relata Wolff.

No obstante, añade que el magnate inmobiliario pronto se convirtió en "un hombre que creía que merecía ser, y era totalmente capaz de ser, el presidente de los Estados Unidos".

TESTIMONIOS FALSOS

El libro, del que la revista New York Magazine publicó este miércoles un extracto, "está lleno de testimonios falsos y engañosos de individuos que no tienen acceso ni influencia sobre la Casa Blanca", según la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

El libro también asegura que, en la noche electoral, la esposa de Trump, Melania, "estaba llorando, y no de alegría", porque su marido le había garantizado que no ganaría las elecciones, algo que ha negado la oficina de la Primera Dama.

"La señora Trump apoyó la decisión de su marido de presentarse a la Presidencia y, de hecho, lo alentó a hacerlo. Estaba segura de que ganaría y se puso muy contenta cuando ocurrió", dijo la directora de comunicación de la primera dama, Stephanie Grisham.

Además, el libro indica que Ivanka Trump llegó a un acuerdo con su marido, Jared Kushner, según el cual si en un futuro alguno de los dos podía aspirar a la Presidencia, sería ella quien lo haría.

Un abogado del presidente Donald Trump ha exigido este jueves que se suspenda la publicación y distribución del libro. "El señor Trump exige que se interrumpa y evite cualquier publicación, divulgación o distribución", ha anunciado el letrado. Además, se demanda a los responsables que publiquen "una retractación plena y completa y que pidan disculpas".

DETALLES CURIOSOS

El libro también contiene detalles curiosos sobre Trump: asegura que le gusta comer en McDonald's porque siempre ha temido que lo envenenaran quienes le preparaban la comida, y que el extraño color de su pelo se debe, según Ivanka, a su "impaciencia" a la hora de aplicarse el tinte Just for men, que oscurece el cabello más o menos según el tiempo que se deje actuar.

Wolff asegura que ,tras la investidura de Trump, tuvo un acceso casi completo al Despacho Oval, lo que le permitió entrevistar a múltiples asesores del presidente.

La portavoz de la Casa Blanca ha asegurado, sin embargo, que Wolff consiguió "el 95 % de esas entrevistas" gracias al exestratega jefe Steve Bannon, a quien Trump acusó de haber "perdido la cabeza" a raíz de sus declaraciones en el libro. Wolff solo entrevistó a Trump una vez, "durante entre 5 y 7 minutos", dijo Sanders en su conferencia de prensa diaria.