BLOGS

Carta a Platón desde la caverna

07/08/2015 06:56 CEST | Actualizado 06/08/2016 11:12 CEST

2015-08-04-1438692623-8627385-150804hufpo_cavernaXXI.jpg

Ilustración: Alfonso Blanco

Apreciado maestro Aristocles, que, al parecer, recibiste el apodo de Platón (ancho de espaldas) por no ser demasiado diestro en las artes del ejercicio físico según tu profesor de gimnasia. Tras enseñar tu pensamiento en aulas de Secundaria durante muchos años, puedo asegurarte que lo que más gustaba y recordaba el alumnado era la alegoría de la caverna, expuesta en el libro VII de tu Diálogo República. Hoy me acuerdo especialmente de ti porque 2400 años después estamos metidos en una caverna similar.

Puede que no conozcas algunas palabras que debo emplear en esta carta, pero no tengo otro remedio que utilizarlas para describir la situación en la que actualmente nos hallamos. Verás, ahora la cosa es más compleja: ya no hay personas y objetos que desfilan tras una hoguera y una pequeña pared para ver solo en un muro sus figuras deformadas y oír el eco de su voces. Las personas de tu caverna son personas encadenadas que saben del mundo solo a través de lo que aparece en ese muro. Nosotros, en cambio, vivimos en la ficción de ser libres y tener a mano cuanta información deseemos, pero la mayor parte de lo que conocemos proviene de un aparato llamado televisor y de otros muchos medios de comunicación en los que múltiples fuentes nos proporcionan información, entretenimiento, opinión, publicidad, evasión... Nos dicen que podemos elegir lo que nos guste, pero lo que no nos dicen es que solo podemos elegir lo que, y como previamente, han seleccionado y filtrado unos pocos.

Hace unos años, un influyente político, Henry Kissinger, dijo que quien controla la alimentación controla a la gente, quien controla la energía controla naciones y continentes y quien controla el dinero controla el mundo. En esas estamos, apreciado Aristocles o Platón, como prefieras. Vivimos en una inmensa caverna en la que unos pocos deciden precios y comercian a su antojo con los recursos alimenticios, lo que de hecho significa que deciden quién come o no, quién se harta de comer o quien morirá de hambre y miseria.

Pero eso no es todo, Platón, nuestros dueños se están haciendo con todos los recursos energéticos del planeta (es grande y esférico, créeme) a la vez que impiden la comercialización y utilización de otras energías alternativas, contrarias a sus intereses. Para ello mienten y manipulan la información, y crean todo tipo de guerras para su provecho y beneficio y al servicio exclusivo de sus intereses. A sus amigos los denominan aliados, al resto, terroristas. Y aquí, en esta caverna, 7.000 millones de personas tragan y tragan lo que se les diga, lo que escuchen en su cadena o emisora preferida, sin mover una mano, sin pestañear, con una sonrisa enorme si su equipo ha ganado y el resto de los equipos ha perdido. Ni que decir tiene que, mientras, los dueños de los recursos energéticos y sus leales lacayos ganan dinero a espuertas.

Hablando de dinero, lo peor de nuestra caverna, Aristocles, es que unos pocos, prácticamente los mismos, dominan y controlan los flujos financieros que diariamente viajan a la velocidad de la luz acumulando dinero y riqueza y empobreciendo cada vez más a una buena parte de los habitantes de la caverna. Incluso en algunos países está en sus manos poner en circulación el dinero que les conviene. Donde vivo esa potestad la tiene el Banco Central Europeo, que, de hecho, está controlado por las mismas manos privadas y los mismos intereses de beneficio sin fin.

Así, la caverna entera es esclava de una deuda financiera mundial, que ningún país está y estará en condiciones de saldar. Nuestro futuro es la deuda perpetua, a no ser que reaccionemos poniendo palos en sus carros y desobedeciendo sus dictados. Quieren el monopolio completo del poder para dominar el mundo. Por eso juegan a un feroz e inhumano Monopoly donde prometen no hundir a un país (por ejemplo, el mío) si el Gobierno de turno les obedece y recorta y recorta derechos humanos y cívicos para poder pagar otro plazo de una deuda que jamás podrá pagarse del todo.

Nuestra caverna es hoy un Matrix de personas pusilánimes que temen perder lo que tienen si se portan mal. De hecho, el poder cree que la libertad es peligrosa y crea un código cívico-moral que dicta qué está bien o mal. Si alguien quiere estar seguro y libre de culpa, ha de obedecer y cumplir este código sin rechistar. Platón, tú invitas en la alegoría de la caverna a salir de la caverna, ascender y contemplar las cosas de la naturaleza y de la vida tal como son a la luz del sol. Algunos lo intentamos cada día, a pesar de leyes mordaza, delegados de Gobierno de la cachiporra, la proscripción o el cansancio. Nos quedan la resistencia y la desobediencia. Allá quien siga pensando que la caverna no deja de ser un sitio confortable.

Salud, Aristocles o Platón, como prefieras. Gracias.