BLOGS

El liderazgo de Susana Díaz fortalecerá al PSOE

13/05/2017 10:25 CEST | Actualizado 13/05/2017 10:25 CEST
EFE
Los socialistas tenemos el próximo día 21 la oportunidad de abrir una nueva etapa. Elegimos por primarias a la persona que nos dirija y represente, con el objeto de mejorar nuestra organización y proyecto político.

Comenzamos eligiendo a nuestro líder. Esta decisión colectiva será determinante para luego definir el modelo de partido y el proyecto político. Este proceso democrático y participativo concluirá con el ofrecimiento a la ciudadanía de una alternativa de Gobierno frente a Mariano Rajoy y al Partido Popular.

Hay tres alternativas claras y diferenciadas: Susana Díaz, Pedro Sanchez y Patxi López. Como militante socialista, quiero compartir mi reflexión particular sobre las alternativas a elegir en este proceso de primarias.

La rentrée de Pedro Sánchez sería retomar la senda que mantenía el PSOE con su dirección como líder socialista. Como secretario general, no supo unir a su liderazgo a la mayoría del partido, creo que tampoco le dedicó tiempo. Por el contrario, se fue deshaciendo de quienes de alguna manera disentían de su forma de liderar el PSOE.

El PSOE con Pedro Sanchez no estaba lo suficientemente cohesionado como para dar una imagen de unidad, coherencia y firmeza a la sociedad. Por contra, era un partido arrugado frente a un populismo emergente y quedó noqueado con la impetuosa aparición de Podemos. Un partido socialista con cada día menos espacio y representación, aprisionado entre una derecha mayoritaria y un populismo que solo pretende ganarle su hegemonía de izquierdas.

Considero que la inexperiencia orgánica y la gestión poco acertada de su liderazgo orgánico fueron su gran talón de Aquiles. Estoy seguro de que habrá aprendido muchas lecciones en su corta etapa como líder, pero, a pesar de ello, Pedro Sanchez se reafirma insistentemente en sus propios errores.

Pedro Sanchez quiere recuperar su puesto, quiere una nueva oportunidad y, quizás, también saldar cuentas con quienes legítimamente decidieron no seguirle en los planes que planteaba ante el Comité Federal del partido. Fue el rechazo de una mayoría de este órgano federal de representación democrática lo que le obligó a dimitir.

El PSOE en Andalucía gana y genera confianza porque se presenta como un partido de izquierdas, unido y coherente con los valores e ideales socialistas.

Esta reafirmación es la que nos traslada obsesivamente al fatídico Comité Federal, que tanto nos duele a los socialistas. Pedro se presenta como víctima de la democracia representativa y quiere que la militancia lo vuelva a poner en su sitio, el sitio que él considera que le corresponde seguir ocupando.

No se presenta a estas primarias haciendo autocrítica alguna a su gestión como secretario general, reconociendo errores y pidiendo otra oportunidad desde la humildad y el ánimo de servir a la organización.

Pedro Sanchez dio muestras de un liderazgo difuso e incierto, que se frustró como alternativa de Gobierno al no alcanzar un resultado suficiente en dos elecciones sucesivas y al no lograr formar una mayoría parlamentaria mediante alianzas con otros partidos.

El PSOE necesita mirar hacia adelante, superar de una vez por todas ese Comité Federal que tanto nos duele a todos los socialistas, fortalecerse y renovar su posición como alternativa de Gobierno.

Se presentan a las primarias otros dos compañeros, Patxi López y Susana Díaz. Ambos representan un cambio de etapa, tras un paréntesis del que considero meritorio trabajo de la Gestora socialista. Patxi López tiene experiencia orgánica e Institucional. Los socialistas nos sentimos orgullosos de su etapa de lehendakari en Euskadi. Ha logrado aglutinar a un importante grupo de compañeros y compañeras con representación orgánica, pero no ha logrado visualizarse como alternativa real entre los dos candidatos más avalados por la militancia. Esto sí lo ha conseguido Susana Díaz desde antes ya de presentarse a candidata, siendo además la que más avales ha conseguido.

Quienes conocemos a Susana Díaz sabemos de su fuerza, ganas y ánimo para dirigir al PSOE en esta nueva etapa. Su experiencia para conseguir cohesionar al partido es incuestionable, ya lo hizo en Andalucía, donde su liderazgo es fuerte y muy valorado. El PSOE, en Andalucía, gana y genera confianza porque se presenta como un partido de izquierdas, unido y coherente con los valores e ideales socialistas. Susana tiene experiencia de Gobierno y una visión de Estado que le hace valedora de la confianza de amplios sectores sociales. Es una mujer comprometida con la igualdad y con la defensa de los derechos, que ha roto el techo de cristal con convicciones, entrega y ambición. Su honradez y tenaz lucha contra la corrupción está más que demostrada.

No puedo compartir la idea de que sea verdugo de Sanchez. Por el contrario, fue a quien apoyó generosamente para ser secretario general, renunciando ella misma a esa posibilidad. Tampoco comparto que represente al socialismo tradicional no renovado. El proyecto nos corresponde renovarlo a todos, y su liderazgo será un catalizador para actualizar nuestro mensaje y compromisos hacia una sociedad con nuevos y complejos retos, nacionales e internacionales.

Considero que el liderazgo de Susana Díaz fortalecerá al PSOE y creo y confío en su sensatez, buen sentido y mucha sensibilidad.

OFRECIDO POR NISSAN