BLOGS

Carta de presentación para una empresa especial

20/02/2017 07:24 CET | Actualizado 20/02/2017 07:24 CET

2017-02-17-1487353138-4557148-iStock510574782.jpg

Foto: IStock.

He leído que hay una vacante en su empresa y al conocer las condiciones he decidido optar al puesto. Para ser sincera, llevaba tiempo buscando algo tan genial. He trabajado en algunos sitios parecidos y, aunque he volcado toda mi ilusión en ellos, al final he salido hecha polvo. Soy una trabajadora eficiente y seguiré al pie de la letra todas sus recomendaciones. Dicen las malas lenguas que el anterior empleado, dejó una huella muy profunda y rompió todos los esquemas, dejando herida de muerte y a la deriva esta compañía. Por eso, soy consciente de que le va a costar confiar en mí. Le pido por lo menos un periodo de prueba porque créame cuando le digo que es el puesto de mis sueños. 

Respecto a mi experiencia, no he trabajado en muchas empresas de este tamaño pero en todas me he dejado la piel. Además, soy joven y moldeable, aprenderé todo lo que esté dispuesto a enseñarme. Todo lo que quiera, si eso me va a acercar más al perfil que necesita. Le diré que soy bastante buena recomponiendo y pegando piezas, lo he hecho tantas veces conmigo misma que he adquirido cierta habilidad. Sé que a su negocio le falta alguien que termine de arreglar el desastre que causaron, alguien que termine de recoger los pedazos. No se preocupe porque conozco una fórmula de besos y saliva que nunca falla.

También me he dado cuenta de que la estructura está frágil y que con cualquier golpe de viento se tambalea. Para eso, yo sé construir unos andamios de brazos para que vuelva a estar segura y firme. Aún quedan goteras de las últimas noches de tormenta, pero tengo un pecho a prueba de balas para secar esas y todas las que queden por llegar. No sé si su empresa volverá a ser como era, pero soy de la opinión de que el pasado solo sirve para aprender y mejorar en el futuro. Lo mismo le viene bien un cambio de imagen. Con mi intervención lograré que no quede ni rastro de la mala gestión anterior. Hay gente que no sabe valorar lo que tiene entre sus manos.

Parece que voy a necesitar mucha energía pero la risa es el motor de mi iniciativa. Mi plan es llenarla de flores y positivismo, haría una restauración completa.

En lo que al mantenimiento se refiere, me propongo crear armonía, un ambiente cálido. Se pueden impartir cursos de mañanas de almohada mirándose a los ojos, otros de caricias que ponen los pelos de punta, también de confidencias. Parece que voy a necesitar mucha energía pero la risa es el motor de mi iniciativa. Mi plan es llenarla de flores y positivismo, haría una restauración completa. Cambiaría el gris de las paredes y las goteras por ventanas con vistas al mar. Sé que vendrán vientos otra vez, que volverá a llover pero con el tacto de su mano, estaré para hacerle frente a todo lo que venga.

Puede que ahora mismo esté pensando que no soy nada objetiva y que lo que le ofrezco es más bien una utopía, pero para que vea que no todo es bueno, le hablaré de mis dificultades. Reconozco que habrá momentos en los que me tiemble el pulso, en los que me deje llevar por el cansancio, días en los que tenga que clavar la rodilla en el suelo, pero le adelanto que tengo una terapia infalible para remontar: hacer aviones de papel con palabras dentro. La mayoría se estrellan pero este, por ejemplo, ha llegado hasta sus ojos y, quién sabe, lo mismo hasta me ha hecho conseguir el puesto.

¿Qué me dice?

OFRECIDO POR NISSAN