BLOGS

¿Qué hay detrás de Portugal?

26/06/2017 07:29 CEST | Actualizado 26/06/2017 07:29 CEST
EFE

"Companys, si sabeu on dorm la lluna blanca, digueu-li que la vull però no puc anar a estimar-la, que encara hi ha combat", Lluis LLach

4 de octubre del 2015, euforia en la Rua da Palma. El Bloco de Esquerda duplica sus resultados electorales y llega a los 19 diputados en la Asamblea de la República Portuguesa, a pesar de que todas las encuestas les daban por muertos. El ambiente en este palacio ocupado en los años 70 por el Partido Socialista Revolucionario es de euforia y, al mismo tiempo, de incertidumbre. Aunque la derecha se ha impuesto en estas elecciones, echando cuentas, los números salen: un Gobierno de izquierdas es posible. Hay que reaccionar ya.

Al otro lado de Lisboa, en Largo do Rato, los ánimos del Partido Socialista son otros, y se nota la decepción. Antonio Costa, la izquierda y la esperanza dentro del Partido Socialista ha logrado el 32% de los votos, 16% más que en las anteriores elecciones. Pero el principal objetivo de derrotar al PSD queda lejos, a pesar de que las encuestas auguraban un empate entre los socialistas y la coalición de derechas. La frustración en el partido es visible: tenían todo a favor para poder ganar, pero una serie de errores en la campaña y unos debates televisivos entre los candidatos que no han salido del todo bien lo han echado todo a perder. Mientras la socialdemocracia en Europa se cae a pedazos, la sección portuguesa aguanta. Pero aunque su sede está cerca de la Asamblea de República, la llegada al poder parece lejana.

Catarina Martins, la coordinadora del Bloco, es la primera en reaccionar y sale a dar declaraciones a la prensa. La actriz portuguesa es rápida y, en un golpe de efecto, lanza el reto al Partido Socialista y al Partido Comunista Portugués y les coloca la pelota sobre su tejado: "Si la derecha sigue gobernando, no será por culpa del Bloco de Esquerda". Tras cuatro años de austeridad y recortes, nadie en la izquierda quiere cuatro años más de gobierno de Pedro Passos Coelho. Para llegar a un acuerdo con el Bloco y el PCP, el PS debe retirar del programa la congelación de las pensiones, la facilitación de los despidos y la reducción a los empresarios de su contribución a la seguridad social. No seamos ingenuos, el Partido Socialista Portugués estaba en una encrucijada: o se dejaba pasokizar lentamente o negociaba con la izquierda. Y está claro que eligieron su propia supervivencia. Y no les ha ido mal. Así nace la geringonça, el modelo portugués.

¿Gobierno a la portuguesa o gran coalición?

Mucho se ha hablado en estos tiempos de un posible gobierno en España "a la portuguesa". Conviene, antes de hacer cualquier juicio de valor, poner sobre la mesa los hechos objetivos. Enero del 2016, Pedro Sánchez, después del peor resultado de su historia, decide viajar a Portugal, apostando con ello por un Gobierno de izquierda. Hubiese sido creíble si no hubiese viajado cuatro meses después, en mayo, a Berlín. ¿Gobierno de izquierda a la portuguesa o gobierno de coalición a lo Merkel? Hechos son amores y no buenas razones. La historia posterior la conocemos todos. Y hoy, junio del 2017, el viejo-nuevo Pedro Sánchez vuelve a recuperar el discurso de un posible Gobierno a la izquierda. ¿Es exportable el modelo portugués? ¿Por qué ha sobrevivido la geringonça?

El ​viraje a la izquierda del viejo-nuevo Pedro Sánchez parece ser insuficiente si no va acompañado con hechos.

La geringonça ha sobrevivido por un mezcla de factores internos y externos: por una lado, la aplicación de políticas internas expansionistas (sobre todo, en la reposición de las rentas del trabajo), con base en el aumento del salario mínimo, en la reposición de los recortes salariales impuestos por la troika en la administración pública y en la sustitución de contratos precarios en la administración pública por contratos de trabajo fijos, aportando estabilidad al mercado interno y confianza a los ciudadanos. Pero la recuperación económica portuguesa también tiene factores externos, como el aumento de la demanda europea, la devaluación del euro, el descenso de los tipos de interés europeos y la creciente promoción del turismo en Portugal generado por la inseguridad en otros países como Francia, lo cual ha contribuido a favorecer las exportaciones portuguesas.

Todos estos son logros importantes que no hay que despreciar. Aun así, son logros defensivos enmarcados en un plan estratégico que no va más allá de frenar la austeridad estructural impuesta por la troika y revertir las políticas de austeridad. Es un plan defensivo que tiene que ser negociado en cada presupuesto de Estado entre el Partido Socialista, el Bloco y el Partido Comunista.

España no es Portugal

A pesar de todas las contradicciones inherentes a lo que supone gobernar -estando en coalición aún más-, el Bloco y el PCP han sabido sacarle partido y apuntalar las mejoras sociales, convirtiendo los objetivos mínimos del PS en leyes y reformas que frenan las políticas de austeridad. Todo ello jugando con un estrecho margen definido por las propias reglas de juego impuestas por Bruselas. Pero como dice el dicho, no es oro todo lo que reluce. A cambio de ello, hoy en Portugal el partido hegemónico de la izquierda sigue siendo el PS. Todas las encuestas que salen indican una mejora para el Partido Socialista que, lejos de hundirse, sale reforzado con esta alianza.

Es evidente que España no es Portugal, y por tanto, si bien aquí el problema tiene que ver con el reconocimiento de la plurinacionalidad de nuestro país, en el otro lado de la península, donde nos encontramos con un estado monocultural y etnolingüístico, cohesionado entorno a la unidad territorial y lingüística, ese problema no existe.

Y hoy el PSOE de Sánchez (que tuvo que ganar utilizando como lema "Somos la izquierda", menuda obviedad si no fuera porque estos últimos años no han actuado precisamente como izquierda) se encuentra de nuevo en una encrucijada. Es evidente que con Podemos sólo no quiere gobernar. Su objetivo es más bien conseguir ganar unas futuras elecciones y gobernar, gobernar en solitario. Pero como ese objetivo ahora mismo no está a su alcance, su estrategia pasa nuevamente por transitar aquel camino del 2016 que pretende juntar a Cs y a Podemos en una misma mesa de negociación, y con ello, intentar culpar a Podemos.

Parece un dejà vu. No obstante, Pedro Sánchez se equivoca si piensa que Cs y Podemos van a dejarse llevar por ahí. Ya no estamos en 2016. Y muchas cosas han pasado desde aquel pacto con Cs: un Salvados donde Pedro reconocía haber recibido presiones para no pactar con Podemos, unas elecciones (el 26J), un abstencionazo que permitió a Rajoy gobernar, muchos casos de corrupción del PP (que no han puesto en peligro el pacto PP y Cs en ningún momento) y, recientemente, una moción de censura que ha servido a Podemos para darle oxígeno y, fundamentalmente, para retratar a sus adversarios, principalmente al PSOE, que se abstuvo -segundo abstencionazo a Rajoy- aludiendo a las formas.

Ahora bien, queda otro momento clave, y es la aprobación del techo de gasto. PP y Cs ya han comenzado a poner el balón en el tejado del PSOE. Si el PSOE vota en contra, iremos irremediablemente a unas nuevas elecciones. Si no, nos encontraríamos con una tercera abstención, y con Mariano reforzado hasta el final. Al final, la estrategia de mirar hacia otro lado del PP les llevaría al mejor escenario posible, con la izquierda dividida, hasta el final.

Apuntes y conclusiones

- Portugal no es España

- Portugal es un país monocultural y monolinguístico (la segunda lengua oficial es el mirandes, hablado por 10 mil personas)

- España no puede obviar el problema catalán ni la vía plurinacional. El PSOE no puede seguir mirando hacia otro lado.

- El Partido Socialista Portugués es el partido hegemónico de la izquierda, con un 30% de los votos. El PCP tiene 10% y el Bloco también. La relación de poder en España es distinta. El PSOE sólo tiene medio millón de votos más que Podemos.

- España ha cambiado. Ya no estamos en el escenario bipartidista. Los españoles ya no se conforman con el ping-pong PSOE-PP.

- Cualquier intento de Gobierno de izquierda en España debe pasar inevitablemente por un acuerdo en el que esté Podemos. Guste o no.

- El ​viraje a la izquierda del viejo-nuevo Pedro Sánchez parece ser insuficiente si no va acompañado con hechos. Y los hechos dicen otra cosa.

- El futuro Gobierno de izquierda depende irremediablemente de lo que haga (o no haga) el nuevo-viejo PSOE.