Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Eli Dimitry Zetrenne Headshot

"El 'brexit' ha demostrado que los ciudadanos pueden cambiar las cosas"

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-08-09-1470760901-8862541-victorSantanaHuff.JPG
Foto: Javier Lorenzo.

Víctor Santana (Pontevedra, 1988) es experto en relaciones internacionales, graduado en Administración y Gestión Pública y máster en Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos. Actualmente es asesor en el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos en el Parlamento Europeo. Se considera a sí mismo un apasionado de Europa, pero no de la Unión Europea.

Contra todo pronóstico, en junio pasado la mayoría de los ciudadanos del Reino Unido decidieron votar por abandonar la Unión Europea. ¿Crees que era necesario el brexit? ¿Por qué?

Yo creo que lo necesario no era el brexit como tal, sino más bien el mensaje que transmite. El brexit no es sino una forma de decirle a la gente que siempre hay una manera de cambiar las cosas. Como recordatorio, sirve para abrir el debate sobre si nosotros, los ciudadanos europeos, queremos seguir avanzando en la UE en la que hoy estamos y con las instituciones que hoy tenemos. El brexit era necesario porque lo que necesitábamos era darnos cuenta de que nada es irreversible y siempre podemos volver a recuperar lo que se nos ha ido quitando desde hace años -sobre todo, desde Maastricht-, que se llama democracia.

El brexit nos ha demostrado que hay países que pueden abandonar la UE, cuando decían que no podía ser. En todo caso, más allá de la soberanía, más allá de la capacidad de los países de volver a tener relaciones comerciales con terceros países, el brexit nos ha enseñado, como está pasando en muchos países, que los ciudadanos pueden cambiar el rumbo de las cosas. Y creo que es algo muy importante, algo que los 500 millones de ciudadanos teníamos un poco olvidado.

El brexit ganó con el 52% de los votos. Eso quiere decir que el 48% restante de la población estuvo a favor de la permanencia en la UE. ¿Qué te sugieren estos datos? ¿Crees que este resultado es una piedra en el zapato de los que tienen que negociar el brexit?

Ante todo, creo importante hacer dos apuntes: primero, son 17 millones y medio de personas las que salieron a votar en contra de seguir en la UE; y segundo, es la vez que más personas votan secundando una idea en la historia del Reino Unido. Dicho esto, es cierto que hay un 48% de la población británica que votó en contra del brexit, y es un dato que hay que tener en cuenta.

Desde el mismo día del resultado del referéndum, muchísimos líderes de la campaña del brexit salieron a la calle diciendo: "Sí, hemos ganado, ya que el 52% votó a favor del brexit. No obstante, hay un 42% de la población, y sobre todo dos regiones que fundaron el Reino Unido, que han votado por seguir en la Unión. Entonces, antes de pedir nada o de activar el artículo 50 del Tratado de la Unión, tenemos que sentarnos todos -todas las personas del Reino Unido- para marcar una hoja de ruta, porque obviamente hay una parte importante de la sociedad, casi la mitad, que ha votado quedarse".

Por eso ahora mismo se están tratando muchos temas dentro del Reino Unido; se está dialogando sobre cuál es el camino por tomar. Por ejemplo, se está dialogando muchísimo con Escocia, donde más del 60% de la población votó a favor de la permanencia en la UE.

En todo caso, no cabe la menor duda de que va a haber brexit, pero con una serie de condiciones -o, al menos, es lo que va a pedir el Reino Unido- en las que se respeten la mayoría de los acuerdos ya firmados por la UE para que la vida de la gente no cambie o cambie lo mínimo. Creo que veremos al Reino Unido activar el artículo 50 en los primeros tres o cuatro meses del 2017.

La mayoría de los ciudadanos británicos que votaron "no" al brexit eran jóvenes. ¿Por qué crees que los jóvenes votaron "no" al brexit?

Con esta pregunta te estás refiriendo a los datos que dicen que el 73% de las personas de entre 18 y 25 años votaron a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE, pero estos no son datos oficiales. Lo cierto es que no hay manera de conocer si esas personas realmente votaron a favor de quedarse, porque obviamente el voto es secreto. Y lo que te dice una persona después de haber votado puede ser cierto o no.

Lo que sí sabemos con certeza es que, entre la población de 18 y 25 años, solo el 36% ha ido a votar. Y eso es un hecho; es una realidad, porque eso sí que queda contabilizado. Ahora bien, ¿crees que el 70% de esta población votó a favor de quedarse? Yo creo que en un referéndum de este tipo no se consiguen 17 millones y medio de votos sin contar con la participación de los jóvenes. Nosotros, en la campaña oficial, contábamos con muchísima gente joven.

¿Qué impacto tendrá el brexit sobre la gente?

Yo creo que el brexit no cambiará nada para la gente. Para las personas que hemos viajado al Reino Unido o en algún momento hemos buscado trabajo allí, o los que hemos querido ir de erasmus a uno de sus territorios, no va a cambiar nada.

Dicho de otra forma, vamos a poder seguir yendo allí de visita, de viaje, a buscar trabajo; vamos a poder seguir pidiendo una beca Erasmus para irnos a estudiar en una universidad del Reino Unido: todas estas cosas no van a cambiar. A lo mejor el tiempo me da una bofetada, pero creo que nada de todo eso cambiará. De hecho, esa es la intención del nuevo Gobierno del Reino Unido: que nada se altere.

Ahora bien, sí va a cambiar para muchas grandes compañías, multinacionales y políticos que han invertido durante muchísimos años dinero en Bruselas para tener una influencia que ahora van a perder, porque no es lo mismo hacer lobby en Bruselas que en Londres. Va a cambiar para grandes compañías de coches; va a cambiar para los grandes bancos. Para estas compañías y multinacionales, van a cambiar muchas cosas.

¿A qué te refieres cuando dices que las grandes compañías son las que se verán perjudicadas? ¿Hablas de tipos impositivos?

Cuando digo que las cosas van a cambiar para las grandes compañías, me refiero a la manera en que hacen lobby. En cuanto a los tipos impositivos, vamos a ver cómo el Reino Unido los baja; seguramente la mayor bajada será para las empresas, las sociedades. También veremos cómo el Reino Unido se convierte en un país mucho más competitivo ahora frente al resto de los países de la UE, que tienden a ir subiendo sus tipos impositivos y a armonizarlos a favor de Alemania y Francia.

¿Por qué estas empresas se van a ver perjudicadas, no todas, pero sí la mayoría de ellas? Pues porque estas empresas llevan 20 o 30 años en Bruselas haciendo lobby para ganar competitividad en los despachos, cuando saben que no pueden ser competitivas frente a otras empresas que vienen de fuera de la UE. A esto es a lo que me refiero. Y estas cosas son las que vamos a ver cambiar en el Reino Unido en los próximos años: habrá empresas que tendrán que innovar o cambiar radicalmente para ser más competitivas porque no van a poder jugar con la legislación igual que lo hacían en la UE.

Muchos lamentaron que el referéndum sobre el brexit acabara siendo un referéndum sobre la inmigración. ¿Qué pasará con los inmigrantes, o la inmigración en general, en el Reino Unido?

No es verdad. El tema de la inmigración estaba realmente en los medios y era central para ellos, pero en ningún caso lo era para las campañas oficiales. No era central para los políticos que pertenecían a las campañas oficiales. El tema de la inmigración fue llevado como estandarte por la campaña de UKIP, que no consiguió ser la campaña oficial. Y su líder, Nigel Farage, es una persona que no tiene ninguna responsabilidad actualmente en las negociaciones del brexit ni en el Gobierno. Es una persona que estuvo siempre fuera de la línea de la campaña oficial. Siempre ha dicho exactamente lo que le ha dado la gana. Es más, creo que Nigel Farage no quería la victoria del brexit porque esto significa automáticamente la muerte del partido que él ayudó a crear, y el final de su carrera.

En lo que se refiere a la inmigración, el voto al brexit no era un voto para cerrarse dentro de sus fronteras, un voto nacionalista, un voto como el del Frente Nacional, por ejemplo. El voto al brexit fue un voto, y se dijo así desde la campaña oficial, con el que derrumbar las fronteras que la UE nos ha obligado a poner y que impiden a los países de la Unión conectar con el resto del mundo. No es que el Reino Unido quiera dejar de tener inmigrantes, sino derribar sus fronteras y poder atraer a personas del resto del mundo, sobre todo de su expansión tradicional como la Commonwealth.

El mismo día de la victoria del brexit, las búsquedas en línea sobre sus consecuencias crecieron el 250%. ¿No crees que la gente votó sin conocimiento de causa o que, de alguna forma, hubo un voto irresponsable?

Lo cierto es que tampoco sabemos quiénes lo buscaron. A lo mejor lo hicieron las personas que votaron a favor de quedarse en la UE y, puesto que les habían vendido que era imposible que el brexit ocurriese, no se informaron. Son 16 millones de personas las que votaron quedarse: a lo mejor son ellas las que han motivado este incremento. De todas maneras, y asumiendo que fuesen los que apoyaron el brexit las personas que se informaron sobre sus consecuencias ese día, me niego a pensar que la gente es estúpida.

Creo que las personas son responsables y que, cuando votan una determinada opción, lo hacen por una razón. Nosotros, en la campaña, dimos un montón de información; se escribieron libros, se escribieron panfletos; se hicieron vídeos explicativos. Se hizo una película. Y estamos convencidos de que nuestra información llegó a la mayoría de los votantes del brexit. Es más, estamos convencidos de que el mayor porcentaje de personas que apoyaron el brexit lo hicieron pensando y habiendo leído toda la información que pusimos a su disposición.

Daniel Hannan, eurodiputado británico, escribió un libro titulado Why vote leave en el que se explican todas y cada una de las razones por las que se debería votar leave. Su publicación ha sido un bestseller en el Reino Unido. Dicho esto, es importante dejar claro que muchísimas personas se informaron sobre por qué tenían que votar a favor de abandonar la UE. Seguramente hay muchísimas personas que pensaban votar a favor de la permanencia en la UE pero, después de leer toda la información que pusimos a disposición de la sociedad, cambiaron de opinión y votaron por el brexit.

La libra ha caído y las previsiones del Fondo Monetario Internacional respecto al Reino Unido no son particularmente buenas. ¿Son datos que tienen que preocupar?

Yo creo que es importante ver lo que dice el Fondo Monetario Internacional, al igual que hay que ver lo que dicen todas las agencias de rating. Además, es importante estar pendiente de lo que está pasando con la Bolsa en toda Europa. No obstante, se decía que el brexit iba a ser la catástrofe para la libra, para la economía británica, y por ahora, donde hemos visto la mayor catástrofe es en la Bolsa italiana. Es obvio que la libra ha caído y, hasta ahora, no ha conseguido tener el valor que tenía antes del referéndum, pero se está recuperando.

Hemos visto cómo grandes multinacionales y compañías, que antes del referéndum amenazaban con cambiar sus sedes a otros países de la UE, ya han dicho que no se van a mover. Es cierto que el brexit ha afectado la economía porque se ha rebajado las expectativas de crecimiento. No obstante, el mismo FMI acaba de reconocer que el Reino Unido sí va a crecer; menos de lo que se tenía pensado, pero que lo va a hacer. Por cierto, ¿acaso todos estos organismos siempre han acertado hasta ahora?

A propósito del referéndum, Cataluña se asoma. ¿Crees que el Estado central debería llegar a un pacto con Cataluña sobre la posibilidad de convocar un referéndum y decidir sobre su futuro?

Yo creo que los referéndums son una cosa sanísima y útil para decidir casos importantísimos como este. Ahora bien, encuadrar la realización de un referéndum solo en una comunidad autónoma en el marco constitucional español actual es muy difícil.

Pero mi respuesta a la pregunta de si estoy a favor de que la gente y los pueblos se manifiesten y decidan su futuro es un sí rotundo. Creo que nadie querría vivir en un país que no permite que sus ciudadanos se expresen. En todo caso, creo que con voluntad sí que se podría hacer, porque al final las leyes se pueden cambiar. De todas maneras, si en algún momento vemos un referéndum en Cataluña, yo estaré intentando convencer a la gente para que se quede.

www.reaccionando.org

 

Información cedida por ver más