BLOGS

Las 14 verdades esenciales sobre criar a una preadolescente

07/08/2015 06:57 CEST | Actualizado 06/08/2016 11:12 CEST

1. Su personalidad ha llegado

Mi hija preadolescente tiene tontería, sarcasmo y sentido de la moda, y opiniones cada vez más firmes sobre su ropa, sus actividades y las formas en que quiere pasar su tiempo. Algunas de estas cosas son negociables, otras no.

Espero que esté presente en las actividades familiares, y no tengo ningún problema en prohibir la ropa que es inapropiada para el tiempo que hace, pero respeto su necesidad de averiguar cómo se presenta a sí misma al mundo, incluso (¿o especialmente?) si es diferente de lo que hubiera imaginado.

2. Es dulce

Y amable. Y empática. Los preadolescentes y los adolescentes tienen mala reputación. Sí, algunas veces están de mal humor, pero nosotros también, ¿no? Creo que lo que los padres sentimos cuando nos quejamos del mal genio de los adolescentes es el cambio de pequeños a grandes, de ser nuestros a ser independientes.

Cuando somos capaces de soltar cuerda, nos encontramos a una persona increíble ante nuestros ojos. Hay una amabilidad sin igual y una gran empatía en este grupo de edad. Poténciala, hace que el mundo gire.

3. La confianza en ella es fundamental

Hay un lugar para la preocupación, y Dios sabe que a mí preocuparme se me da muy bien. Pero, en el fondo de mi corazón, sé que preocuparse envía el sutil mensaje de "no creo que puedas hacer esto", y yo preferiría decir (a los cuatro vientos) "creo en ti."

4. Todavía está aprendiendo

Cometerá errores. Y es tu trabajo ayudarle a aprender de ellos, a enmendarlos, y a que haga más cosas buenas que malas en este mundo. Eso no es "sobreprotegerla", sino "criarla."

5. Todavía te necesita

Estoy alucinada con la independencia que mi hija preadolescente muestra todos los días, y es fácil pensar que "lo tiene todo bajo control". Pero cuando estamos en casa a la vez, sabe que puede contar conmigo. Puede que yo esté preparando un picoteo cuando ella llega a casa, o sentada en el sofá mientras ella hace las tareas, o que le dé espacio cuando ella está con sus amigos, pero estoy ahí. Y todos los días, en algún momento (a menudo en uno inapropiado), me dice, me pregunta o comparte algo conmigo que, de no haber estado ahí, me habría perdido.

6. Nunca te arrepentirás de defenderla

Estoy totalmente convencida de ello. No me he arrepentido ni una sola vez de defenderla o de ayudarla a encontrar las palabras para que se defienda ella misma. Pero me arrepiento de todas y cada una de las veces que, por diversas razones insignificantes, no lo hice.

Incluso si hablas demasiado pronto o demasiado alto, y luego tienes que retractarte, ¿qué más da? Ella se sentirá menos sola en este mundo. Y ese es parte de tu trabajo.

7. Es sensible

Ese sarcasmo recién descubierto puede hacer que parezca que tiene el corazón de piedra, pero no lo tiene. Junto con el crecimiento y los cambios, viene la vulnerabilidad. Las bromas no deberían convertirse en vaciles; y si tienes suerte y te cuenta sus preocupaciones, nunca te aproveches de ella y las uses en su contra.

8. Ella ansía tu aprobación

Puede que no lo parezca, pero lo hace. Dásela sin reservas.

9. Estás creando su modelo para las relaciones íntimas

Cómo tratas a las personas y cómo dejas que te traten a ti, es lo que ella considerará normal. Sé consciente de ello. Eso incluye cómo le hablas y cómo hablas de ella, de ti y de otras personas.

10. Ella escucha, sabe y está expuesta a mucho más de lo que te imaginas, y de lo que cuenta.

Nunca "simplifiques" tus conversaciones. Comparte con ella las cosas importantes, las cosas alegres, y las no tan alegres. Inspira un buen debate, hazle preguntas inteligentes e incita (re)acciones amables.

11. Busca pistas en ti para saber cómo desenvolverse como mujer en este mundo

Las mujeres fuertes, inteligentes y empáticas son oro. La forma en que estas cosas se despliegan en ti no importa, son diferentes en cada uno de nosotros. Pero sigue tus pasiones, di lo que piensas y aprecia tu valor. Ella será un reflejo de ti.

12. Tiene muchísimas cualidades buenas, y necesita oírlas

Díselas directamente y a menudo, sin preocuparte de mimarla demasiado. Deberíamos decirnos piropos todos los días, sin miramientos y con desenfreno.

13. No la mantengas al margen de los temas complicados

La menstruación, los chicos, el sexo, la sexualidad, las depresiones, el alcohol, las drogas, la amabilidad, el acoso, las amistades... Es un privilegio ser el amortiguador y el emisor delos temas duros. Actúa como tal.

14. Sé su mayor fan

Todo el mundo se merece, al menos, una persona en su vida que crea que se merecen la luna. Llena su corazón de momentos compartidos y de palabras y de presencias, para que sepa que tú eres esa persona.

2014-11-22-tweensgalitbreen.jpg

Esta lista es para ambos los géneros. Pero de momento, yo sólo sé cómo son las chicas, así que en ellas me he centrado.

Este artículo fue publicado originalmente en la sección de Padres de la edición estadounidense de The Huffington Post y ha sido traducido del inglés por María Ulzurrun.