BLOGS

20 señales de que vives con un niño pequeño

09/08/2014 10:04 CEST | Actualizado 08/10/2014 11:12 CEST

"El alma se cura al estar con niños". Fiódor Dostoyevski, El Idiota.

Bueno... es verdad que mis hijos han sido como un bálsamo para mí, pero creo que estas palabras no incluyen a los niños de hasta tres años.

Las 20 señales de que vives con un niño pequeño:

1. Has aprendido que cuando un niño pequeño dice no, quiere decir: "No, y para, y ahora, y dámelo, y es mío, y lo voy a hacer igualmente".

2. También has aprendido que cuando tú dices no, significa: "Sí, sigue pidiéndomelo o hazlo de todas formas".

3. Tu coche, oh tu pobre coche.

4. Encuentras maquillaje entre los cojines del sofá perfectamente combinado con galletas aplastadas en el suelo.

5. Empiezas a hablar siempre en tercera persona sin ningún pronombre. "¿Sally quiere una galleta? Mami va a coger una galleta para Sally. Sally, siéntate aquí mientras mami coge una galleta para Sally".

6. Empiezas a hablar a tu marido de la misma forma. "¿Papá quiere ver Breaking Bad? Vale, deja que mami termine lo que está haciendo para que mami pueda ver Breaking Bad con papi".

7. Tienes galletas a medio comer en el fondo del bolso.

8. Todas las frutas que hay en la casa tienen un mordisquito.

9. Te sabes la letra de todas las canciones de Disney desde los 50.

10. Siempre tienes encima como mínimo una partícula de comida.

11. El silencio es un aviso de lo que se te viene encima.

12. Parece una ocasión especial cuando consigues ir sola al baño.

13. Ir al supermercado sola es comparable con pasar un día en un spa.

14. Gritas "¡Perrito!" cada vez que ves uno, incluso aunque vayas sola.

15. Has aprendido a interpretar una lengua extranjera. "Quie do presel bop bop" se traduce por "Madre, me gustaría tomar un pretzel mientras me siento aquí a ver mis dibujos animados favoritos".

16. Hay marcas de manos y zonas pegajosas a medio metro de altura de las paredes.

17. Te has roto tres dedos de los pies con la puerta de seguridad para bebés de la escalera.

18. Empiezas a pensar en poner protectores para niños en cada casa a la que vas además de la tuya.

19. Te has quedado sin espacio en el iPhone por todas las aplicaciones para niños y los selfies con el bebé.

20. Has descubierto que negociar con un niño pequeño sobre irse a la cama es lo más difícil que has hecho en la vida. Jamás.

2014-07-25-228496_1063263352646_4999_n.jpg

¿Se me ha olvidado algo?

Me gustaría saber cómo te ha cambiado a ti la vida, la casa, el cuerpo y la mente tener un niño pequeño, tanto para lo bueno como para lo malo. En las redes sociales estamos usando la etiqueta #thetoddlerhouse para compartir experiencias.

Foto de Marcy Maloy.

ADEMÁS:

24 señales claras de que eres madre

Ser padres: 10 verdades sobre el primer año

¿Qué debe saber un niño de cuatro años?

El día en que dejé de decir "date prisa"

10 formas en las que tener un hijo es como estar en la cárcel