BLOGS

Armenia: la larga sombra de la diáspora

19/02/2017 10:32 CET | Actualizado 19/02/2017 10:32 CET

2017-02-15-1487152161-4434524-mountararat3.jpg

Foto: Ararat, Mother of the World.

Armenia es uno de esos países que puebla nuestro imaginario colectivo, cuyos ecos resuenan dentro de nuestra historia cultural, cuyos nombres parecen familiares, aunque lejanos. Lope de Vega, en La Jerusalén liberada, se acordaba del Antitauro, que era, en sus propias palabras, el "río que divide a Armenia y esla región del Asia, llamada de los hebreos Ararat", para rememorar la presencia cristiana en Asia (La Jerusalén liberada, 138)

De hecho, Armenia se destacó como la primera nación en adoptar el cristianismo como religión oficial en los primeros años del siglo IV (la fecha tradicional es 301). Armenia se dividía antiguamente en dos, la Grande y la Menor, con una población de 3 y una diáspora de 7 millones de armenios, el genocidio de su pueblo hizo que sus habitantes se dispersaran por el mundo y fertilizaran con su conocimiento, su memoria y sus vivencias los países que tocaron.

El magnífico documental de Miguel Ángel Nieto Solís, La sombra de Ararat, que se ha estado poniendo estos días en la Cineteca de Matadero (metro Legazpi, Madrid), retrata, a través de la emoción, a esta nación nómada y nos muestra la descomposición del imperio otomano empujó a los Armenios a la diáspora.

2017-02-15-1487152110-8798114-16700535_10209711430116751_8576135794605815902_o.jpg

Foto: MAN

A lo largo del documental, Nieto entrevista a un número impresionante de armenios, vidas nómadas, que muestran las aristas de un problema tan complejo como el de reconstruir la vida en el camino del exilio de los trasterrados. Famosos como Charles Aznavour o Ara Malikian, David Yang (CEO de ABBY) y gente más o menos anónima que cuenta una historia de vidas hechas a retazos de exilio. Uno de los momentos más bonitos del documental es cuando el banquero ruso de origen armenio, Ruben Vardanian, uno de los rusos más poderosos, explica visiblemente emocionado cómo el monte Ararat es el símbolo de la segunda oportunidad del pueblo armenio.

Como explica Nieto, en el monte se guarda el Arca de Noé, bajo su sombra vive el pueblo armenio, bajo su sombra vive la humanidad.

Porque se dice que aquesta columna de piedra escapó al Diluvio e encara hoy en día es en Siria. Noe fue de edat de 90 años cuando el Diluvio fue fecho, el arca del cual se reposó en los montes de Armenia, los cuales son clamados Ararat.

Crónica de San Isidoro, c. 1272.

La sombra de Ararat (teaser 2017) from Miguel Ángel Nieto on Vimeo.

OFRECIDO POR NISSAN