BLOGS

La victoria de Jean-Luc Mélenchon puede hacer realidad los sueños del 15M francés

17/04/2017 07:11 CEST | Actualizado 17/04/2017 07:11 CEST
Philippe Wojazer / Reuters
Participantes del movimiento Nuit Debout, reunidos contra la reforma laboral El Khomri en la plaza de la República de París el 15 de mayo de 2016.

Hace más o menos un año que se invitaba a las gentes a reunirse en la plaza de la República de París tras la manifestación del 31 de marzo contra la reforma laboral El Khomri. El periodista François Ruffin tuvo la idea de transformar la emulación que había suscitado su película ¡Gracias jefe! (Merci Patron) en una acción colectiva concreta sobre el terreno. Algo que, como mínimo, motivara un poco a los militantes en ese período post-atentados un poco siniestro. Y que, como máximo, hiciera temblar a la oligarquía. Llevábamos varias semanas organizando esa Nuit Debout —o 'Noche en pie', más conocida como el 15M francés— del 31 de marzo. Pero nunca anticipamos que habría un 32 de marzo, y un 33, un 34, un 100 de marzo e incluso un poco más.

El tiempo espantoso que hizo ese 31 de marzo no hacía presagiar que serían miles y miles las personas que acudieron a la plaza para participar en las asambleas, escuchar un concierto, hacer cola para un plato de comida pagando la voluntad o asistir a la proyección de ¡Gracias jefe!. El campamento fue evacuado a primera hora de la mañana, pero al día siguiente se volvió a instalar.

Durante semanas, nos reunimos para construir esperanza, reapropiarnos de la democracia, criticar el acaparamiento del poder por parte de una oligarquía.

Teniendo en cuenta el estado de urgencia vivido tras un año de atentados, la última vez que nos reunimos de forma masiva en la plaza de la República fue para llorar a nuestros muertos. Durante semanas, gracias a la Nuit Debout, nos reunimos para construir esperanza, para reapropiarnos de la democracia confiscada al pueblo, para protestar por el acaparamiento del poder por parte de una oligarquía política y económica, para experimentar en el día a día todo tipo de alternativas al sistema de mercado, para debatir durante horas en asambleas, para organizar acciones ligadas a las luchas progresistas del país o, simplemente, para reunirnos en torno a una Orquesta Debout.

Nuit Debout existió porque la reapropiación del poder pareció de repente al alcance de la mano.

Miles y miles de personas que nunca habían puesto los pies en una reunión política, sindical o activista se dejaron llevar por este movimiento. Nuit Debout fue un factor de compromiso y de politización para ciudadanos que al principio venían para asistir a la asamblea, para jugar una partida de Basket Debout, para echar una mano en la Cantina Debout o para comerse un Falafel Debout. Personas que poco a poco le cogían gusto a lo de levantar la cabeza para construir una sociedad democrática e igualitaria.

Una vez que te pones de pie después de años tumbado, ni hablar de volver a acostarse. Nuit Debout no pudo acabar con la ley El Khomri, y mucho menos con la oligarquía. Pero el movimiento despertó a miles de ciudadanos en torno a la voluntad de protestar contra el acaparamiento del poder por una minoría de personas que sólo se representan a sí mismas, tanto a nivel político como económico. Nuit Debout existió porque esa reapropiación de poder pareció de repente al alcance de la mano.

La victoria de Mélenchon replanteará las reglas del juego para salir de este simulacro de democracia.

Hoy tenemos la posibilidad de materializar todo eso, todo lo que las asambleas populares de la plaza de la República provocaron durante semanas, pero con otro impulso: el de las elecciones presidenciales de Francia el próximo 23 de abril. Las propuestas de la Francia Insumisa —plataforma que encabeza el candidato Jean-Luc Mélenchon—, con la puesta en marcha de una asamblea constituyente para una Sexta República, se corresponden con lo que defendía Nuit Debout. La victoria de Mélenchon replanteará las reglas del juego para salir de este simulacro de democracia y permitirá que se hagan realidad las esperanzas de Nuit Debout. Sería una pena dejar pasar esta ocasión.

Este post fue publicado originalmente en la edición francesa del 'HuffPost' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuit Debout: el espíritu del 15M llega a las plazas de Francia

Por qué Francia se ha echado a la calle contra Hollande

Jean-Luc Mélenchon, el candidato que no quiere ganar las elecciones en Francia

NOTICIA PATROCINADA