BLOGS

Cambio climático: una batalla de todos

29/01/2018 16:42 CET | Actualizado 30/01/2018 17:07 CET
Huffpost

La lucha contra el cambio climático ya no es una cuestión de grandes estrategias, de un asunto en el orden del día de los grandes y lejanos organismos internacionales. La batalla contra el cambio climático es un reto que nos concierne a todos: es un asunto de salud pública y por la conservación del planeta. Por eso, y aquí arraiga la esperanza, estamos viendo cómo la sostenibilidad es un término que se ha abierto paso en las agendas de todas las Administraciones, organismos y entidades sociales y va calando en la conciencia ciudadana.

La contaminación y el calentamiento global es un problema de todos, cuyas soluciones tienen que venir también de la implicación de todos. El papel de las instituciones y organismos supranacionales se va reforzando con políticas nacionales y locales, un ámbito geográfico y de gestión este último donde los Gobiernos municipales tienen un protagonismo indiscutible: sus acciones tienen una incidencia más inmediata en el presente de las ciudades y son determinantes en el diseño del futuro de las mismas. Esta es una tarea que Madrid comparte con las metrópolis del mundo a través de la red C40 y la Red Mundial de Ciudades, asumiendo los compromisos adoptados en la Conferencia sobre el Cambio Climático celebrada en París en octubre de 2015

Como en todos los grandes retos, se requieren acciones valientes, decididas, que marquen un antes y un después

El Ayuntamiento de Madrid que presido ha situado la sostenibilidad en el vértice de sus estrategias. No es casualidad que hayamos unido en una misma área Medio Ambiente y Movilidad, donde desde el primer momento de su creación se empezó a trabajar en la elaboración de un Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático que, con una visión transversal e integral, enmarca todas las acciones que resumen esa apuesta de futuro.

Es un Plan A, lo he dicho muchas veces, porque no hay planes B que valgan. Como en todos los grandes retos, se requieren acciones valientes, decididas, que marquen un antes y un después. En política no cabe la resignación. Hace ahora dos años aprobamos un nuevo Protocolo para Episodios de Alta Contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2). Las restricciones al tráfico que implica esta directriz se han aplicado en ocho ocasiones, con diversa duración, la última de ellas el pasado diciembre.

Valentía, imaginación o compromiso con la innovación son requisitos imprescindibles para un desafío de mucho más calado: cambiar el modelo de una ciudad

Antes hablaba de valentía, ahora añado imaginación, búsqueda de nuevas fórmulas, compromiso con la innovación. Son requisitos imprescindibles para un desafío de mucho más calado: cambiar el modelo de una ciudad que en sus últimas décadas había reservado el 70% del espacio público al 30% de los ciudadanos, que son los que utilizan el vehículo privado. Una proporción que había que invertir porque era insostenible. Y nos pusimos una meta: conseguir que todos los autobuses de la EMT sean de bajas emisiones en 2020. Por el momento, el 77% ya forma parte de esa flota verde.

Getty Images

En breve, veremos circular por nuestras calles 18 minibuses y 15 autobuses eléctricos, que queremos aumentar hasta casi el centenar en ese horizonte del 2020. A finales del pasado año presentamos cinco de esos autobuses eléctricos que muestran bien nuestra alianza con la innovación: son los únicos en España con un sistema de inducción que permite recargar sus baterías, mientras están detenidos en la cabecera de línea, a través de unas placas electromagnéticas instaladas en el pavimento.

Un antes y un después va a marcar la remodelación de la Gran Vía para reducir los carriles destinados a los vehículos

En la búsqueda de nuevas alternativas, hemos potenciado otras formas de movilidad. Por ejemplo, el servicio de alquiler de bicicletas eléctricas (BiciMad), recientemente asumido por la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que ofrece 2.500 vehículos a través de unas 200 estaciones repartidas por la ciudad. O los coches eléctricos de alquiler, con tres empresas operando más de 1.600 automóviles, que son utilizados anualmente por unos 357.000 usuarios. A esta flota verde se han sumado recientemente cuatro compañías de alquiler de motos eléctricas, que es otra forma innovadora de moverse por la ciudad.

Getty Images

Un antes y un después va a marcar también la remodelación de la Gran Vía para reducir los carriles destinados a los vehículos y disminuir su paso por esta arteria del corazón de la ciudad, lo que conlleva dar más espacio y más protagonismo al ciudadano. Madrid es perfecta para caminar, para apreciar la belleza de sus calles y sus monumentos, para ir de compras o al cine... Y pasear, además de los beneficios que reporta para la salud personal, facilita la amistad y el encuentro con los vecinos.

Queremos dar a los ciudadanos un protagonismo merecido y necesario. Merecido porque son los destinatarios finales de toda decisión política. Necesario porque la lucha contra el cambio climático nunca tendrá éxito si no contamos con una ciudadanía concienciada e implicada que aporte día a día la suma de pequeños gestos que conforman las grandes acciones. El cielo de Madrid tiene que recuperar su luminoso color azul.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO