ELVIRA LINDO

El humor es una cosa muy seria

Puedo recordar muchos de los momentos en los que leí los artículos que Elvira Lindo escribía en El País durante los meses de agosto de hace algunos años y que ahora se recogen en este libro de primorosa edición que lleva el mismo título de aquella sección veraniega, Tinto de verano (Fulgencio Pimentel, editor).

Gracias, Antonio Muñoz Molina

En Como la sombra que se va, que he leído este verano en Lisboa, Muñoz Molina describe el zeitgeist de aquella época que nos impulsaba a querer ser unos eternos adolescentes, que soñaban con convertirse en personajes de una película de Woody Allen, deseosos de vivir en una buhardilla en la Plaza de Ópera, rodeados de libros, comics, músicas, viviendo la noche a tope en Malasaña, entre alcohol, rock, jazz y, quién sabe qué otras drogas.

El insomnio de Elvira Lindo

En Noches sin dormir, Elvira Lindo escribe como debe hacerse en un diario: sin tapujos, con sinceridad. No hay que esconderse detrás de un personaje (o de varios personajes): hay que enfrentarse con valentía a las páginas en blanco como el que se enfrenta sin contemplaciones a un espejo bien iluminado. Y además es sincera con lo que escribe y con lo que fotografía.

OFRECIDO POR NISSAN