Filosofía

Nada, nadie, nunca

Tendemos a la rutina acomodaticia y nos acomodamos a la precariedad segura. Santificamos las fiestas con beatitud, y cumplimos las labores con discreción. De seguir así, acabaremos viviendo en una circundante Siberia mesetaria, con muchos pinos y encinas, con mucha estepa cruzada de caminos, pero sin nadie para sestear en una sombra tras haber recorrido los largos senderos esteparios.
ISTOCK

¿Qué significa pensar?

¿Nos forman más los cursos de formación o las deformaciones a las que nos empuja la vida? Lo que Aristóteles decía sobre la filosofía, insistiendo en que el asombro es el origen del pensamiento, vale para la inteligencia en general. Pensamos sobre las anomalías que nos sorprenden, lo que llama nuestra atención, nos da miedo o nos amenaza.

Bañera llena

Aquella bañera no estaba hecha para bañarse. Su finalidad consistía en llenarla de vanidades y sumergirse en ellas para ver el reflejo de una realidad inventada con dinero. Esa bañera fue diseñada para ser rebosada por adinerados pavos reales sin estilo. Tanto y tan poco a la vez. No sé qué me punzaba más, si el coste económico de la obra o el impacto visual de aquella exhibición tan hortera y de mal gusto.

Palabra, pensamiento y sentido

La vida humana es una narrativa, una historia que se va viviendo y contando a la vez. Ser capaces de contarla mejor usando las palabras y pensamientos adecuados nos da sentido. Emborronar la página con frases y discursos que ni nosotros mismos nos creemos nos lo quita.

'La llegada': mucho más que una película de ficción

He visto la película La llegada (Arrival, 2016) pero necesitaré verla más veces. Es cine inteligente, ese tipo de género que requiere de segundas lecturas. El mérito habremos de atribuirlo a un buen texto de origen, un estupendo guión adaptado y una excelente dirección e interpretación. Cine que vale lo que cuesta la entrada, cosa que no se puede decir todas las veces.

Sólo una opinión: lo que pienso sobre los deberes

Los que han pasado por mis clases saben que no suelo poner deberes, que es algo esporádico, justificado por alguna causa inesperada. Y no por eso me he sentido poco respetada por mis alumnos, ni he pensado que estaba influyendo en su desorganización. Más importante que la obligación fuera de las aulas, me gustaría conseguir, como una quimera lejana, que les gustara leer
EFE

Ciudadanos normales

Existen experimentos sociales que ha demostrado que cualquier ciudadano normal podría dañar, e incluso llegar a torturar, a otro ciudadano normal sin que este último le haya hecho absolutamente nada, simplemente porque se lo ordenan. Y sería así porque puede traspasar automáticamente la responsabilidad a un superior que se lo ordena.
EFE

Clinton y Trump frente a la astilla

Trump ha calado en una parte de la población porque ha sacado a relucir la astilla que está clavada en la pata de nuestro mundo occidental: hastío de la política que se aleja de los problemas reales y cotidianos de los ciudadanos y cansancio de oír hablar en claves de macroeconomía.
GETTYIMAGES

¿Cómo saber lo que queremos? Fresa y chocolate

Lo que queremos no solamente está condicionado por la información, sino que además está fuertemente condicionado por nuestras creencias. En ese caso, ¿cómo saber entonces lo que realmente queremos? ¿Cómo saber que lo que elegimos es lo que queremos de verdad? ¿Cómo estar seguros de ello? Les propongo una opción que no es más que una aplicación de la teoría de la relatividad de Einstein al mundo del comportamiento humano y la racionalidad.