BLOGS

Iowa de las sorpresas

03/02/2016 07:14 CET | Actualizado 02/02/2017 11:12 CET

2016-02-02-1454435029-5898649-6358999819963812091.jpg

Foto del senador demócrata Bernie Sanders/EFE

Mucho hemos escrito estos días sobre los famosos caucus de #Iowa. Un pequeño estado del Medio Oeste, con tres millones largos de habitantes, en un 80% blancos y evangélicos. Iowa no es representativo de Estados Unidos, ni mucho menos New Hampshire, en donde la semana que viene volveremos a tener -esta vez- primarias, para las presidenciales.

Iowa es importante porque es el primer estado en votar en las primarias, y es importante también porque es un swing -state, un estado llave que, depende de quien lo gane, puede abrir el camino a la Casa Blanca en una dirección u otra. Tampoco es el único, hay siete, incluido Florida.

Florida, hasta el año 2004, fue conservador, y en 2016 es posible que regrese a su ser. Porque lo aprendido en Iowa2016 es que nadie tiene garantizada la presidencia. Ni siquiera aún ganando el pequeño estado. Bill Clinton no ganó ni en Iowa ni en New Hampshire y llegó a la Casa Blanca.

Pero volviendo a Iowa16. Sorpresa mayúscula en el lado Demócrata. Hillary Clinton, que se presenta por tercera vez, gana por la mínima, y Bernie Sanders, congresista y senador de Estados Unidos durante mas de tres décadas le pisa los talones. El izquierdista ha impugnado los resultados, porque cree que la campaña de Clinton ha podido hacer trampas. Pero lo más interesante de Sanders es que le roba votantes a Hillary entre los más jóvenes - los millenials-, pero sobre todo entre las mujeres, que dicen no fiarse de la única mujer demócrata en campaña.

En masa llegaron votantes demócratas a los diferentes colegios electorales para votar por Sanders, un desconocido entre el gran público hace tan solo ocho meses. Hillary mantiene el voto de los demócratas mas conservadores, fundamentalmente cristianos y el establishment, pero Sanders levanta pasiones entre los más jóvenes.

En el lado Republicano, Iowa2016 ha servido en primer lugar para bajar los humos a Donald Trump, que pese a ir diez puntos por delante en las encuestas, quedó empatado en segundo lugar con el aspirante más joven en esta campaña electoral, el senador por Florida, Marco Rubio. Sorpresa mayúscula la de Rubio, que se lleva los votos de los jóvenes, las mujeres y divide al establishment republicano. El joven de origen cubano-americano recuperó en una noche quince puntos, y consiguió siete delegados, los mismos que Trump.

2016-02-02-1454435180-3713669-635899981356161313.jpg

Foto del candidato republicano Ted Cruz

Entre los republicamos se alzó Ted Cruz, también hispano -aunque nacido en Canadá-, hijo de inmigrantes cubanos. A Cruz le votaron masivamente los anglicanos y los evangelistas que se movilizaron en las últimas horas.

En todo caso, la apasionante batalla por la Casa Blanca acaba de comenzar. La próxima estación se llama New Hampshire, en donde otra vez hay cinco candidatos en un puño, y así, probablemente hasta las Carolinas y el famoso Supermartes.

OFRECIDO POR NISSAN