BLOGS

No basta con que los diputados se laven menos las manos

29/11/2017 18:41 CET | Actualizado 29/11/2017 18:41 CET
EFE
Rafael Catalá en la sesión de control celebrada hoy en el Congreso de los Diputados.

Los santos ya están en procesión, a ver si acontece un milagro. La Iglesia se ha adelantado al Congreso de los Diputados. El arzobispo de Sevilla nos pide que recemos para que el Señor nos mande agua. La sequía ha pasado a sustituir a Cataluña en las conversaciones, aunque luego en la privacidad de los hogares se nos olvide que el agua que sale del grifo está bajo mínimos.

El campo se muere de sed, los agricultores no duermen desde hace meses, la reserva hidráulica está al 37% de su capacidad cuando la media de los últimos 10 años era del 70%. Es el peor año de sequía desde 1995. Pero en la carrera de San Jerónimo siguen ocupados en temas más mediáticos y vistosos.

Hoy en una sala de la 5º planta del edificio anexo al Congreso de los Diputados se votaba tomar medidas urgentes para ayudar a agricultores y ganaderos ante el drama al que se enfrentan y para que las desaladoras funcionen al máximo. Con ausencia total de foco mediático.

'Ahorro en el consumo doméstico, ponemos el lavavajillas solo cuando es necesario, peleo con los chicos para que acorten los tiempos de ducha, la lavadora que esté llena' asegura Rafael Catalá, ministro de Justicia

Fuera de la comisión, ministros y diputados se quedan secos ante el interés por saber qué uso inteligente del agua están haciendo. Y qué medidas se pueden adoptar para renovar el plan hídrico nacional. Está claro que desconocen que el Gobierno prepara una campaña para concienciar sobre el problema del agua. La sequía ha venido para quedarse y presidentes de comunidades autónomas presionan en Moncloa porque en sus dominios no se entiende la pasividad ante un problema que no se ha abordado en profundidad todavía.

Mientras los taxistas en la calle gritan contra la falsa economía colaborativa, el ministro Catalá se lo tiene que pensar antes de responder. "Ahorro en el consumo doméstico, ponemos el lavavajillas solo cuando es necesario, peleo con los chicos para que acorten los tiempos de ducha, la lavadora que esté llena. Lo más importante es concienciar a la sociedad de lo grave que es el problema y eso no va a ser fácil". ¿A qué no os imaginabais al ministro de Justicia poniendo la lavadora?

EFE

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad, ha seguido en modo campaña y ha asegurado que ella gasta el agua mínima y que lo hay que hacer es concienciar a los ciudadanos de que el agua es un bien escaso. Sin embargo, su compañera de partido y exalcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, tiene la lección mejor aprendida.

"En mi casa, desde pequeños nos enseñaron a no tener los grifos abiertos, la ducha rapidita, la lavadora una sola vez y llena. Las ciudades que tienen cascos antiguos pierden mucho agua por las infraestructuras viejas. Lo mismo sucede con el regadío, se desperdicia agua. Otra clave son los sistemas de depuración de las aguas, que puedan ser reutilizadas para regar calles y jardines. Durante la sequía de 1995 en Cádiz, llegamos a tener restricciones de 12 horas al día, y nos traían el agua en barcos". ¿Y los campos de golf en los que juegan sus colegas? "Yo no juego al golf y te aseguro que en Andalucía hay muchos socialistas que juegan. El problema con el agua es que hay que invertir mucho dinero y no se puede desperdiciar ni un litro más".

Hoy los científicos temen que la guerra por el agua sea más importante que la del petróleo

Como tantos urbanitas alejados del campo, son muchas las señorías que no han tenido tiempo para pararse a visualizar un paisaje tan desolador y desértico como el de Mad Max. Hoy los científicos temen que la guerra por el agua sea más importante que la del petróleo.

Los diputados de Podemos responden tan de manual como los del PP. "¿Cómo ahorro?" dice Carolina Bescansa. "Cierro el grifo todo el rato, pongo el lavaplatos solo cuando está lleno, calculo lavadoras y a mis hijos les apremio para la ducha rápida. Es un problema que trasciende el consumo privado, aunque es importante lo que hagamos nosotros, la ciudadanía, por ahorrar agua. El 70% del agua en este país se dedica al regadío y hay otras fuentes para conseguir los objetivos y controlar un problema tan grave".

EFE

Xavier Domènech, es el único que no disimula que la pregunta le pillaba de sorpresa. "Cierro la ducha mientras me enjabono, vacío la cisterna solo cuando toca y alguna vez nos hemos planteado en casa implantar un circuito de recuperación de aguas". Un rato después recupera las políticas de su grupo: un plan de ordenación que acabe con el más de un millón de pozos ilegales; elaborar una estrategia de mercantilización del agua, que lleve a racionalizar los usos especulativos que hace el PP y crear una nueva cultura del agua.

'Tenemos mucho que aprender de Israel en cuanto a aprovechamiento del agua. Vamos a hacer un programa de intercambio para ver cómo lo hacen ellos', dice Girauta

En el ascensor abordamos a Juan Carlos Girauta, que va con el eurodiputado Javier Nart. "¿En serio me estáis preguntado cómo ahorro agua?". Teniendo en cuenta que es la sequía más grande del siglo, no parece tan descabellada. "Mientras me enjabono, cierro el grifo y cuando me cepillo los dientes, también. Tenemos mucho que aprender de Israel en cuanto a aprovechamiento del agua. Vamos a hacer un programa de intercambio para ver cómo lo hacen ellos" dice Girauta, pasando la pelota a Nart, que recoge la jugada: "El problema de España históricamente es el agua. Hay una enorme cantidad de regadíos en secano. Habría que hacer más pantanos. Ya sé que pantano suena franquista pero no hay que olvidar que fue Indalecio Prieto en la II República quien diseñó la política de pantanos".

ESPACIO ECO