BLOGS

Cómo lavar todas esas bufandas (que nunca lavas)

Nos gusta presumir de ser muy limpios. Pero existen ciertas prendas en nuestro armario que, por algún motivo, se escapan de nuestro plan de limpieza.

31/10/2017 07:15 CET | Actualizado 31/10/2017 07:15 CET

Nos gusta presumir de ser muy higiénicos. Pero existen ciertas prendas en nuestro armario que, por algún motivo, se escapan de nuestro plan de limpieza. Para empezar: tus guantes de cuero. Y ahora: tus bufandas de invierno.

A continuación, te explicamos cómo "desinfectarlas".

PEXELS

¿Qué necesito?

Champú para bebés y un recipiente tipo cubo o barreño para mezclar (sí, puedes gastarte un dineral en uno de estos jabones tan delicados y específicos para bufandas, pero el champú para bebé funciona igual de bien).

¿Y qué hago?

Llena el recipiente con agua fría y añade unas gotas de champú. Con la mano, remueve el agua para que se mezcle todo y mete la bufanda. Déjala unos diez minutos (no más, podría dañar al tejido); después, vierte el agua con jabón y deja la bufanda en el cubo. Añade un poco de agua fría, remueve un poco y quita el agua. Repite este proceso unas cuantas veces hasta que pienses que se ha aclarado por completo. Presiona la bufanda contra un lado del recipiente para escurrir el agua (ni se te ocurra retorcerla). Por último, déjala estirada para que se seque en una superficie suave y ventilada.

¿No puedo aclarar la bufanda debajo del grifo?

No. El contacto directo y la presión del agua podrían dañar el tejido.

¿Y con qué tejidos puedo usar este método? Seda, viscoso, cachemira, lana... el que quieras. Solo recuerda lavar las bufandas por separado para evitar que se destiñan.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs