BLOGS

La regla, esa gran desconocida

29/10/2017 09:49 CET | Actualizado 30/10/2017 18:08 CET
YOUTUBE

¡Extra! ¡Extra! ¡Por fin una marca de compresas revoluciona las redes haciendo un anuncio que normaliza la menstruación! ¿Qué por qué estamos tan contentas? Porque llevamos años soportando escenas absurdas de nubes que no huelen, chicas hiperactivas que bailan y se columpian y líquidos menstruales de color Cristasol. Por fin una marca se preocupa porque sus clientas se sientan identificadas con lo que supone tener el periodo y lo que más importante: que se sientan bien. Sí, queridas agencias de publicidad, es posible vender productos y además hacer sentir bien a las personas. ¿No se lo creen? La última campaña de Bodyform es un buen ejemplo de ello.

Oye, qué gusto da cuando se pone imagen a las cosas. El anuncio es corto pero certero y da en la diana mostrando momentos que hacen de la menstruación algo totalmente cotidiano: un chico comprando compresas en un supermercado, la sangre recorriendo los muslos en la ducha, alguien disfrazado de compresa en una fiesta... Y lo que es más importante ¡flujo de color rojo! Un detalle sutil que parece haber escandalizado a más de uno. La sangre roja producida por la violencia omnipresente en los medios es aceptada pero la sangre relacionada con el ciclo de la vida es mejor disfrazarla, no sea que los óvulos femeninos agredan la sensibilidad del público.

La sangre roja producida por la violencia omnipresente en los medios es aceptada pero la sangre relacionada con el ciclo de la vida es mejor disfrazarla"

Nunca he entendido esa obsesión de las marcas por ocultar todo lo que tiene que ver la menstruación. La cantidad de recursos que se dedican a camuflar el hecho en sí y todo lo que conlleva. Tampones con aplicadores pocket y compak en envoltorios de jirafas para que nadie pueda descubrir jamás que tienes la regla. Perlas activas que aniquilan tu olor corporal pero te dejan el baño con olor a pino cada vez que te bajas las bragas. Y lo más surrealista de todo: esa actitud desaforada de las protagonistas. Cualquier mujer que tenga la regla sabe que en esos días lo que te pide el cuerpo es precisamente bajar el ritmo, dedicarte un tiempo a ti misma, relajarte. Pero en todos los anuncios las chicas tienen que demostrar una actividad frenética, bailar al ritmo de mil canciones, subir montañas y correr maratones. Por cierto, todas jovencísimas, porque las tenemos más de 20 no usamos compresas ni tampones, menstruamos a pelo.

Por lo general, el imaginario de estos anuncios está bastante alejado de la realidad y su estética mantiene un aire aséptico que se refuerza con expresiones técnicas. Actipearls, Leak-Guard Protection, Pearl Protect System. Parece que en lugar de tener la regla vas a entrar en una zona restringida de la NASA y al ponerte el tampón se van a disparar las alarmas y a detonar una bomba nuclear. Muy cotidiano y relajante todo. También es importante detectar las connotaciones negativas que tiene el lenguaje coloquial: manchar, estar mala, bandera roja, el tomate, monstruación... Tampoco ayudan a percibirla como algo sano y natural.

Cualquier mujer que tenga la regla sabe que en esos días lo que te pide el cuerpo es precisamente bajar el ritmo, dedicarte un tiempo a ti misma, relajarte"

Pero el problema no está sólo en los anuncios, sino en la escasa información que hay desde el ámbito de la educación. La gente joven apenas recibe orientación sobre este tema, ni las propias chicas ni tampoco los chicos. Una de las mejores escenas del anuncio es precisamente la del hombre comprando compresas en el súper. Ellos también tienen que convivir con nuestro ciclo menstrual y es muy positivo que se familiaricen con ello. Hace unas semanas pregunté a un grupo de jóvenes de un instituto qué sabían sobre la menstruación, y sus respuestas fueron muy reveladoras: desde que se expulsa con la orina hasta que las compresas se pegan al cuerpo por la cara adhesiva. Una muestra más de que sigue siendo un tema tabú del que no se tiene una información clara.

Hay que aplaudir esta iniciativa y otras muchas que ayudan a ponerle cara y normalizar la menstruación. Como por ejemplo el trabajo de la pedagoga menstrual Erika Irusta, que escribe y orienta sobre lo que significa el ciclo menstrual mucho más allá de los días de sangrado. La regla es algo natural, convivimos con ella mujeres y hombres y como dice el anuncio, visibilizarla debería ser normal también.

SÍGUENOS EN EL HUFFPOST FEMINISMOS

MÁS SERIES