NOTICIAS
14/06/2012 10:59 CEST | Actualizado 14/06/2012 11:07 CEST

Más de 10.000 especies de microbios viven en los seres humanos

NIH. Y. Hasegawa. /MBL Woods Hole

El Proyecto del Microbioma Humano (HMP, por sus siglas en inglés), de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, ha calculado tras cinco años de investigación que más de 10.000 especies de microbios viven en los seres humanos. Hasta ahora, sólo unos pocos cientos de especies de bacterias habían sido identificadas. Los resultados, logrados por 250 investigadores de 80 instituciones, han sido publicados en 'Nature', 'Nature Methods', y 'Public Library of Sciences'.

Los científicos consideran importante saber más acerca del papel que los microbios -organismos como bacterias, virus y hongos que viven en el estómago, en la boca, o en la piel- juegan en las funciones corporales normales, como el desarrollo de la inmunidad, o de las enfermedades.

En el pasado, la mayoría de especies microbianas humanas no habían sido analizadas con éxito, debido a la dificultad de cultivarlas en el laboratorio, presumiblemente debido a que su crecimiento depende de un entorno específico, proporcionado por sus hospedadores. Sin embargo, los esfuerzos actuales se basan en un tipo de análisis llamado metagenómica, que utiliza material genético extraído directamente de muestras de seres humanos.

Como los exploradores del siglo XV

El cuerpo humano adulto y sano alberga diez veces más microbios que células humanas, y ese contingente incluye arqueobacterias, virus, bacterias y microbios eucarióticos, cuyo genoma combinado es muchas veces mayor que el genoma humano.

"Como los exploradores del siglo XV que describían los contornos de un continente recién descubierto, los investigadores de este proyecto emplearon una nueva estrategia tecnológica para definir integralmente, por primera vez, el panorama microbial normal del organismo humano", dijo el director de NIH, Francis Collins, en declaraciones recogidas por Efe. El proyecto ha contado con una subvención de 153 millones de dólares del Fondo Común del NIH.

Los humanos "no tenemos todas las enzimas que necesitamos para digerir nuestra propia dieta", explicó Lita Proctor, gerente del programa. "Los microbios en nuestras tripas descomponen gran parte de las proteínas, lípidos y carbohidratos de la dieta y los convierten en nutrientes que podemos absorber", agregó. "Los microbios producen compuestos beneficiosos como las vitaminas y los antiinflamatorios que nuestro propio genoma no puede producir", explicó.

Para definir el microbioma humano normal los investigadores estudiaron a 242 voluntarios sanos (129 hombres y 113 mujeres), recogiendo tejidos de 15 sitios en el cuerpo masculino y 18 en el cuerpo femenino. Los investigadores tomaron hasta tres muestras de cada voluntario en sitios tales como la vagina, la boca, la nariz, la piel y el intestino (en la materia fecal).

Los estudios incluyen la descripción de cambios en la composición de varias comunidades microbiales en relación con condiciones específicas, por ejemplo el microbioma de los intestinos y la enfermedad de Crohn, la colitudes ulcerativa y el adenocarcinoma del esófago. Otro estudio se refiere al microbioma de la piel y su relación con la psoriasis, la dermatitis atópica y la inmunodeficiencia, mientras que un artículo diferente se refiere al microbioma urogenital y su vinculación con la historia reproductiva y sexual.

APRENDE A USAR TU DINERO