INTERNACIONAL
02/07/2013 09:20 CEST | Actualizado 02/07/2013 10:26 CEST

El presidente egipcio rechaza el ultimátum del Ejército para terminar con la crisis política

EFE

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, ha rechazado el ultimátum lanzado este lunes por el Ejército que instaba al Gobierno resolver la crisis política del país en un máximo de 48 horas.

Por su parte, el partido salafista opositor Al Nour ha pedido que se convoquen elecciones anticipadas para evitar una "guerra civil", después de que decenas de miles de personas se congregaron este domingo en la plaza Tahrir de El Cairo para pedir la renuncia de su presidente.

Presidencia recalcó en un primer momento, a través de un comunicado, que "algunas frases" del comunicado militar tenían "connotaciones" que podían "causar confusión". Las fuerzas armadas advertían de que, de no cumplirse su petición, elaborarán su "hoja de ruta" para el futuro del país.

"Egipto, junto a todas sus fuerzas, no permitirá retroceder", señaló el Ejecutivo en el texto.

Los aliados de Mursi, agrupados en la llamada Alianza de Partidos Islamistas, también han anunciado en una rueda de prensa que cualquier solución a la crisis "debe respetar la legitimidad" y han llamado a sus seguidores a manifestarse en todo el país.

"EVITAR UNA GUERRA CIVIL"

"Aunque apoyemos la legitimidad (del presidente Mursi), el interés de Egipto debe ser tenido en cuenta y se debe trabajar para evitar una guerra civil', ha dicho el partido de la oposición Al Nour este martes, que aboga por formar un gobierno "imparcial", integrado por tecnócratas.

Este partido también ha criticado el comunicado del Ejército, ya que considera que presenta cierta ambigüedad y porque está en contra de la vuelta al poder de los militares.

"Esperamos tener más explicaciones e interpretaciones sobre los próximos pasos a dar para que todos podamos estar tranquilos, pero también esperamos que el Ejército intervenga, porque tiene la obligación de preservar la seguridad nacional", ha dicho.

Al Nour fue uno de los principales apoyos de Mursi al inicio de su Gobierno, sin embargo, se ha ido distanciando paulatinamente hasta el punto de que declaró su neutralidad respecto a las manifestaciones del pasado domingo, cuya principal demanda era la dimisión del presidente.

SEIS MINISTROS RENUNCIAN

En medio de la crisis que está viviendo el Gobierno, el ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Kamel Amr, ha presentado su dimisión. Con su renuncia, son ya seis los ministros del gabinete del jefe del Ejecutivo, Hisham Qandil, que abandonan el gobierno en las últimas horas.

Según han comunicado los exministros a través de una carta, su decisión es irrevocable y piden "la caída del régimen" y aseguran que el presidente Mohamed Mursi "no ha respondido a las demandas del pueblo".

Otra dimisión relevante el lunes fue la del exjefe del Estado Mayor Sami Anan, antiguo "número dos" de la Junta Militar que asumió el poder tras la caída de Mubarak, quien dimitió como consejero presidencial.

ESPACIO ECO