ECONOMÍA
04/12/2014 14:18 CET | Actualizado 04/12/2014 14:38 CET

Las cuentas de Bankia se maquillaron antes de salir a bolsa, según el Banco de España

GTRES

El Banco de España determina en un informe pericial remitido al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que las cuentas anuales que Bankia aprobó en marzo de 2012, bajo la presidencia de Rodrigo Rato, y las que reformuló en mayo de ese año, ya con José Ignacio Goirigolzarri al frente de la entidad, "no expresaban la imagen fiel" del banco antes de salir a bolsa.

El informe señala que tanto en las cuentas de Rato, que presentaban unos beneficios de 309 millones de euros como en las de Goirigolzarri, que apuntaban a unas pérdidas de 2.979 millones, existían "ajustes de importancia material no contabilizados", tal y como explican los expertos en su informe pericial, que hoy han entregado al instructor del 'caso Bankia'.

Además, en las cuentas de 2011 elaboradas por el equipo de Rato, "la información analizada pone de relieve la pésima calidad del seguimiento del riesgo de crédito".

Mientras que en las reformuladas tras la llegada de Goirigolzarri, los expertos ven "incorrecto el ajuste de los activos fiscales de BFA" así como los deterioros contabilizados, en concreto los referidos a saneamientos por 20.807 millones descontados 3.100 millones atribuibles al traspaso de activos al banco malo, Sareb.

En relación con la fusión de las siete entidades que formaron Bankia, los peritos señalan que el Sistema Integran de Protección (SIP) "se transformó en poco tiempo en una fusión de pleno derecho, pero los planes de negocio que justificaban la operación fallaron desde el principio, debido al deterioro del marco económico, los cambios normativos y la debilidad de las entidades integradas".

A juicio de los expertos, "todos estos errores fueron conocidos, en gran parte, y puestos de manifiesto en la reformulación practicada" por los nuevos gestores, que no llevaron a cabo "un cambio de estimaciones contables, como indican". "El estudio de estos ajustes pone de manifiesto que la reformulación era necesaria, si bien motivada por errores y fallos contables al utilizar información disponible", concluyen.