TENDENCIAS
10/09/2015 10:31 CEST | Actualizado 07/05/2019 18:57 CEST

12 lecciones que habrás aprendido tras trabajar un verano como becario (GIFS)

Existe una clase social caracterizada por la juventud, la inexperiencia y unas ganas de comerse el mundo envidiables: los becarios. Ellos, que se han pasado el verano sacando adelante una cantidad de trabajo considerable, reciben ahora una palmadita de despedida en la espalda . Pero se llevan algo más, estas 12 lecciones que a cualquier exbecario le sonarán (y que los futuros ya pueden ir memorizando):

1. Tu matricula de honor en la universidad te servirá tanto como a tu compañero de mesa su aprobado raspadillo: nada. Empezamos bien.

2. Lo de preparar cafés y hacer fotocopias suele ser una realidad: alguien tiene que hacer el trabajo tostón y tú has llegado el último.

3. Vas a trabajar como un desgraciado: que en tu contrato ponga que sólo puedes pisar la oficina cinco horas al día no significa nada, y vas a ser consciente de ello desde el minuto uno.

4. Tendrás superiores que se escaquearán... y a ti te tocará hacer su trabajo.

5. Pero también encontrarás a otros que pasarán contigo todo el tiempo que necesites para que aprendas.

6. Aún así, vas a cagarla más de una vez y probablemente de manera estrepitosa (peeeeero, tú estás aprendiendo, peor fue la metedura de pata de tu jefe la semana pasada). Así que pensarás que no sirves para este trabajo.

7. También tendrás tus momentos estelares hasta que te des cuenta que sí estás capacitado para ello. Al fin y al cabo se trata de aprender procesos y tú llevas desde que tienes uso de razón estudiando.

8. Descubrirás que la cafetería de la primera planta no es tan diferente del patio del colegio, que los cotilleos son la sal de la vida empresarial y que cuando empiezas a enterarte de lo que se cuece entre la de marketing y el de recursos humanos ya estás integrado en la compañía.

9. Las posibilidades de que te hagan un contrato tras tu beca son ínfimas, pero eso no quita que no des lo mejor de ti. ¡La vida da mil vueltas!

10. Pero siempre hay esperanza. A una amiga de la hermana de mi vecino le hicieron un contrato tras su beca, ¡también te puede pasar a ti! (Y también puedes encontrar un unicornio en el cuarto de contadores, ¡no te desanimes!)

11. Y es que el mundo laboral no es justo. Que no es que te queramos hundir en la miseria (Dios nos libre, también hemos sido becarios precarios), pero pronto descubrirás que en ocasiones el trabajo constante no es suficiente.

12. Aún así, sabes que pase lo que pase, puedes con todo y más. Porque sabes que aunque el mundo laboral sea un desastre, tú puedes capear cualquier temporal. Aquí o en otro sitio donde encuentres tu verdadera vocación. La cosa es que saldrás adelante y llegará un día en el que por fin dejes de ser becario para convertirte en trabajador con todas las de la ley. Palabrita.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Photo gallery Humor becario See Gallery