TENDENCIAS
06/03/2018 08:09 CET | Actualizado 06/03/2018 12:21 CET

El Museo del Prado sólo expone seis obras de mujeres. Son estas

Conoce a las tres únicas artistas 'afortunadas' por tener sus cuadros en la pinacoteca madrileña.

Al Museo Nacional del Prado le precede una merecida fama: es el cuarto mejor de Europa y el noveno mejor del mundo según Tripadvisor, es lo que más gusta a los turistas extranjeros de Madrid (junto con el estadio Santiago Bernabéu) e incluso fue votado el mejor museo de España por los lectores de El HuffPost.

No es para menos. Considerado el "más importante del mundo en pintura europea" por el hispanista e historiador Jonathan Brown, el museo ubicado en el madrileño Paseo del Prado destaca por sus colecciones de Velázquez, el Greco, Goya, Tiziano, Rubens, el Bosco, Murillo, Ribera, Zurbarán, Rafael, Veronese, Tintoretto, Van Dyck o Poussin.

Hasta ahí, todo normal. ¿O no? ¿No echáis de menos nada? ¿No os ha dado un subidón de testosterona ante tal cantidad de nhombres?

Si es así, es comprensible. Del total de 1.627 obras expuestas en el Museo del Prado —de las cuales 1.160 son pinturas—, sólo hay seis realizadas por mujeres, según informa a El HuffPost el Área de Comunicación del museo. SÓLO SEIS.

Tristemente, el Museo del Prado no es ninguna excepción. "Las mujeres conforman el 60% de estudiantes de Artes y Humanidades y, sin embargo, tan sólo el 13,7% de las obras que se exponen en galerías tienen firma femenina", denunciaba la artista visual Yolanda Domínguez hace unos días con motivo de la celebración de la feria ARCO, en la que "sólo cinco de cada cien artistas eran mujeres españolas". "No son suposiciones, son cifras", subraya Domínguez.

Y las cifras del Museo del Prado son claras: sólo tres pintoras tienen el honor de formar parte de su colección. Son la renacentista italiana Sofonisba Anguissola, la flamenca Clara Peeters y la artista italiana barroca Artemisia Gentileschi.

A continuación puedes ver sus pinturas expuestas en el Museo del Prado:

1.

Isabel de Valois sosteniendo un retrato de Felipe II (1561-1565), Sofonisba Anguissola

MUSEO NACIONAL DEL PRADO

Sofonisba Anguissola llegó a España en 1559 para servir como dama de la reina Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II. Artista de reconocido prestigio en su Cremona natal (en el norte del Italia), Anguissola realizó numerosas pinturas de la Familia Real española.

Este retrato de cuerpo entero de Isabel de Valois, pintado entre 1561 y 1565, se encuentra en la sala 055 del museo.

2.

Felipe II (1573), Sofonisba Anguissola

MUSEO NACIONAL DEL PRADO

Este óleo sobre lienzo, uno de los más elaborados de Anguissola, está expuesto en la sala 055 del Museo del Prado.

3.

Retrato de la reina Ana de Austria (1573), Sofonisba Anguissola

MUSEO NACIONAL DEL PRADO

Se dice que este retrato fue el último trabajo de la pintora italiana en España. "La suavidad del modelado, la difusa iluminación y la pincelada sutil, menuda y envolvente son propias del estilo de Sofonisba y de la pintura lombarda de su tiempo", describe la web del Museo, que expone este cuadro en la sala 055.

4.

Nacimiento de san Juan Bautista (1635), Artemisia Gentileschi

MUSEO NACIONAL DEL PRADO

Expuesto en la sala 007, este óleo sobre lienzo fue pintado por Artemisia Gentileschi en torno a 1635. La pintora italiana, hija del también pintor Orazio, fue una de las figuras artísticas más importantes de Nápoles. Su primera obra firmada y datada es una Susana y los viejos (1610), realizada con sólo 17 años, en la que ya aparecen dos de las preocupaciones más frecuentes en la pintura de Gentileschi: la representación de heroínas y el desnudo femenino.

5.

Bodegón con gavilán, aves, porcelana y conchas (1611), Clara Peeters

MUSEO NACIONAL DEL PRADO

Este bodegón expuesto en la sala 016B fue pintado en 1611 por Clara Peeters, la única artista mujer a la que el Museo del Prado ha dedicado una exposición individual en sus 200 años de historia.

Peeters, que se formó y practicó su arte en un momento extraordinario en la historia de Amberes (Bélgica), pintó principalmente bodegones por "las limitaciones impuestas por la cultura de entonces a las mujeres artistas", según señala la ficha artística de la pintora flamenca en la web del Museo del Prado.

6.

Bodegón con flores, copa de plata dorada, frutos secos, dulces, panecillos, vino y jarra de peltre (1611), Clara Peeters

MUSEO NACIONAL DEL PRADO

Una de las curiosidades de este óleo expuesto en la sala 016B del museo es que la artista pintó su autorretrato en la copa dorada y la jarra de peltre. "La abundancia de firmas y autorretratos reflejados en los cuadros de Peeters es una forma de afirmación que quizá se explique porque fuera mujer en una profesión dominada por hombres", explica la web del Prado.

Es llamativo que, 400 años después, las reivindicaciones de Clara Peeters sigan estando tan de actualidad.