NOTICIAS
06/04/2018 04:26 CEST | Actualizado 06/04/2018 04:27 CEST

Un equipo científico liderado por españoles descubre la clave para atacar el cáncer de páncreas

Inhibiendo una proteína, el tumor progresa más lento, es menos agresivo y hace menos metástasis.

GETTY

Un estudio internacional liderado por expertos españoles ha descubierto que inhibiendo una proteína, la Galectina-1 (Gal-1), en ratones con cáncer de páncreas, los animales viven más tiempo, los tumores progresan más lentamente, son menos agresivos y hacen menos metástasis.

La investigación, que publica la revista PNAS, ha constatado que inhibir esta proteína puede convertirse en el primer tratamiento efectivo para frenar la progresión del tipo más común de cáncer de páncreas, el adenocarcinoma ductal pancreático (conocido como PDA), para el que hasta ahora no había cura.

El estudio lo han liderado Pilar Navarro, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, Mar Iglesias, del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, ambas españolas, y Gabriel Rabinovich, del Laboratorio de Inmunopatología del Instituto de Biología y Medicina Experimental de Buenos Aires.

Navarro ha destacado que el trabajo "abre vías traslacionales muy interesantes e indica que hay que avanzar en el posible uso clínico de esta nueva diana molecular".

Abre vías traslacionales muy interesantes e indica que hay que avanzar en el posible uso clínico de esta nueva diana molecular.Pilar Navarro, doctora del Instituto Hospital del Mar

La coordinadora del estudio resalta que han hecho la investigación con un modelo transgénico de ratón que presenta la mutación más frecuente que se encuentra en los tumores de páncreas, lo que les permitió "recapitular de forma precisa la progresión tumoral que se observa en humanos".

Carlos Orozco y Neus Martínez-Bosch, miembros del grupo de Navarro y primeros firmantes del estudio, añaden que los tumores ductales de páncreas se desarrollan en un microambiente particular clave para entender su desarrollo y su resistencia a las quimioterapias convencionales y a la inmunoterapia.

Dentro de este entorno favorable a las células tumorales que las aisla del sistema inmunitario y de los tratamientos hay unas células llamadas fibroblastos que son responsables de la producción de grandes cantidades de Galectina-1, una proteína vital en todo el proceso de crecimiento del tumor.

Según los investigadores también es una pieza clave en la creación del entorno favorable para que crezca el tumor y, a la vez, mantiene el sistema inmunitario deprimido.

Requiere nuevos estudios antes de aplicarlo en humanos

Orozco y Martínez-Bosch señalan que tuvieron que hacer estudios con un modelo transgénico en ratones para ver cómo afecta la inhibición de esta proteína en el desarrollo del tumor, y también otros con células humanas in vitro con modelos de ratón, y estudios moleculares genómicos de gran escala.

Los investigadores confirman que los resultados obtenidos indican que "la inhibición de Gal1 frena el crecimiento del tumor y restablece la vigilancia de nuestro sistema inmunitario para reconocer y rechazar las células tumorales, lo que dificulta que el tumor siga progresando".

Pese a la importancia del descubrimiento, Navarro ha advertido que se trata de un estudio preclínico con modelos animales y se tendrán que hacer nuevos estudios que lo validen en humanos.

También permitiría abrir una nueva vía para conseguir que la inmunoterapia, que hasta ahora no ha tenido éxito en este tipo de tumor, sea efectiva, utilizando inhibidores de Gal-1 solos o combinándolos con los actuales fármacos.

El adenocarcinoma ductal pancreático es el subtipo más frecuente de cáncer de páncreas y se calcula que en el año 2030 podría ser la segunda causa de muerte por cáncer en los países desarrollados.

NOTICIA PATROCINADA