TENDENCIAS
27/08/2018 08:13 CEST | Actualizado 27/08/2018 08:15 CEST

El humorista Rober Bodegas pide perdón por hacer chistes de gitanos en un monólogo

Afirma que ha recibido más de 400 amenazas de muerte desde que se emitió el monólogo en televisión.

Getty Images
El humorista Rober Bodegas en el estreno de 'Cuerpo de Élite' en agosto de 2016.

El humorista gallego Rober Bodegas ha enfadado mucho a la comunidad gitana por su último monólogo en el programa Central de Cómicos del canal de pago Comedy Central.

Sus chistes sobre este colectivo le han costado numerosas críticas en redes sociales que le acusan de racista y de reproducir estereotipos sobre los gitanos. Además, el humorista ha denunciado que ha llegado a recibir varias amenazas de muerte.

Este es el fragmento del monólogo en cuestión:

Bodegas, que junto a Alberto Casado forma parte del dúo satírico Pantomima Full, ha terminado por publicar un comunicado en su cuenta oficial de Twitter en el que pide disculpas a quien se haya sentido ofendido por su humor.

"Quiero pedir disculpas públicamente a todas las personas que se hayan sentido ofendidas, tanto entre su comunidad como fuera de ella", manifiesta el humorista al comienzo del comunicado. "Entiendo y asumo que la provocación forma parte de mi trabajo y que por ello, las reacciones al mismo siempre suelen polarizarse".

Bodegas continúa opinando que no hay que esperar "pedagogía ni didáctica en la comedia cuando se dirige a personas adultas".

"No obstante, en vista de las más de 400 amenazas de muerte recibidas estos días por personas ofendidas, así como la organización de batidas para buscarme y servir venganza, además de los miles de insultos recibidos, veo y comprendo el error cometido. Y por eso, me reitero en mis disculpas", afirma.

Bodegas concluye el comunicado asegurando que ha pedido a la cadena que retire el vídeo del monólogo.

Debate sobre los límites del humor

Como respuesta a toda la polémica surgida en redes sociales contra Bodegas, mucha gente ha salido en su defensa, lo que ha reabierto el debate sobre los límites del humor y la libertad de expresión.

ESPACIO ECO