TENDENCIAS
21/11/2018 12:30 CET | Actualizado 21/11/2018 12:33 CET

Guía para ser un buen eco-viajero

El turismo juega un papel clave contra la contaminación y el consumo de residuos plásticos.

GETTY IMAGES

La mayor parte del plástico que utilizamos deriva del petróleo y otros combustibles fósiles. Desde su fabricación se advierte que este no es un material sostenible. Para producir una sola botella se necesitan 8 litros de agua, un recurso muy valioso y al que no todo el mundo tienen acceso. Y una vez puesta en circulación, esa botella permanecerá en el medio durante cientos o miles de años pues la mayoría no son bioodegradables ni se reciclan.

Cada año acaban en el mar 100.000 toneladas de plásticos y los españoles consumimos el 10% de ellos.

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente sitúa desde 2018 la contaminación marina como una de las seis emergencias ambientales más graves. Gobiernos e instituciones están tomando medidas y cada vez son más las empresas que también han tomado carta en el asunto.

Una invitación a ser un turista responsable con el medio ambiente

El turismo juega un papel clave contra la contaminación y el consumo de residuos plásticos, y cada año llegan a la cuenca mediterránea unos 200 millones de turistas por lo que la cantidad de residuos en verano aumenta en un 40%.

Grandes cadenas hoteleras, como Iberostar o Melià, o compañías aéreas como Iberia o Air europa, han puesto en marcha políticas de reducción de plástico.

Pero nosotros, como turistas, también tenemos que asumir nuestra parte de responsabilidad. Desde el comparador de viajes Skyscanner han decidido compartir con todos sus usuarios una lista de consejos para poner en práctica en el próximo viaje.

  1. Replantéate la relación que tienes con tu basura. Cada vez que consumas algo, piensa a dónde va a parar ese residuo y si realmente lo necesitas. Reduce, reutiliza y, en última instancia, recicla.
  2. Botella reutilizable. Tan sencillo como llevar contigo siempre una botella de agua e ir rellenándola en fuentes y grifos del mundo. Somos conscientes de que no en todos los países el agua del grifo es potable, así que nuestra recomendación es que te informes de cómo lo hace la gente local. Y si te quedan dudas, siempre puedes optar por comprarte una garrafa de agua de 5 litros e ir rellenando la botella. Siempre será mejor que comprar botellas de agua individuales.
  3. Bolsa de tela. Será tu mejor compañera en el día a día y en tus viajes. Una bolsa de tela sirve para todo, ocupa muy poco y pesa aún menos.
  4. Di adiós a las pajitas. Por un lado, son innecesarias. Por otro, porque no se reciclan. Si te gusta beber con pajita, hazte con una de materiales biodegradables o acero inoxidable y llévala siempre contigo.
  5. Porta bocadillos multiusos. Un porta bocadillos es una tela en la que puedes llevar desde bocadillos y trozos de pizza hasta una napolitana de chocolate. Menos un plato de lentejas, puedes llevar casi cualquier cosa. Y así te ahorras e envase de plástico o de papel. Igual que la bolsa de tela, no ocupa ni pesa nada.
  6. Rechaza, evita, di no a todo lo que venga envuelto en plástico y explícale al que te lo vende por qué lo haces.