ECONOMÍA
31/01/2019 13:42 CET | Actualizado 31/01/2019 13:42 CET

Alerta en la economía europea: Italia entra en recesión

La economía italiana ha registrado una caída del 0,2% en el cuarto trimestre de 2018.

Reuters
Italian Prime Minister Giuseppe Conte looks on during his first session at the Lower House of the Parliament in Rome, Italy, June 6, 2018. REUTERS/Tony Gentile

La economía italiana registró una caída del 0,2% en el cuarto trimestre de 2018, según el dato provisional publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística italiano (Istat), lo que supone que el país está oficialmente en recesión técnica.

En el tercer trimestre de 2018, el Producto Interior Bruto (PIB) había registrado una caída del 0,1% en comparación con el trimestre anterior.

No obstante, el instituto detalló que el PIB aumentó un 0,1% en el cuarto trimestre del año en términos interanuales.

Según el Istat, la variación del PIB en el cuarto trimestre del año respecto al tercero se debe fundamentalmente a una disminución en el valor agregado en los sectores agrícola, forestal y pesquero y en el sector industrial y una estabilidad sustancial de los servicios.

La cifra confirma los temores del Gobierno italiano que ya avanzó el miércoles que esperaba un PIB negativo, algo que, según fuentes oficiales, es responsabilidad de malas gestiones pasadas.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, defendió el miércoles que estos números no dependen de su Administración y argumentó que la economía italiana se está viendo afectada por datos coyunturales negativos.

En este sentido, citó los casos de Alemania, que ha reducido su previsión de crecimiento para 2019 hasta el 1 % del PIB, frente al 1,8 % inicialmente estimado, o China, que está experimentando una desaceleración económica.

El cuadro macroeconómico del Gobierno pronostica un crecimiento del 1% para 2019, pero organismos como el Banco de Italia o el Fondo Monetario Internacional (FMI) son menos optimistas y creen que lo hará solo un 0,6%.

Italia ya estuvo en recesión técnica en 2014, cuando el PIB se contrajo también un 0,2% en el segundo trimestre del año respecto al primero, y el primero lo había hecho un 0,1% frente al último de 2013.