BLOGS

¿Qué valores representa la mujer de Zara?

Zara parece vivir ajena al mundo sin enterarse de que estamos en plena revolución de las mujeres

07/04/2019 11:56 CEST
" height=

¿Llevas más de 48 horas con virus estomacal, yéndote por la pata abajo y sin poder beber más que agua con limón y bicarbonato? Si te encuentras en este penoso estado estás de enhorabuena porque Zara tiene el look perfecto para ti. Es ideal para estados carenciales del organismo, para cuando te levantas a vomitar o para deambular desde la cama al sofá. Viene con una caja gratis de paracetamol y una taza negra de regalo. El conjunto molón de chaqueta y pantalón se llama “Vivos” pero debe referirse a los virus que lo están dando todo para acabar contigo porque la chica de la foto no parece tener energía ni para tomarse la siguiente pastilla.

No es la primera vez (tampoco será la última) que Zara utiliza imágenes de mujeres extremadamente delgadas en actitudes de debilidad, enfermedad y desvanecimiento para publicitar sus artículos. A juzgar por la manera en la que ignora las quejas de sus clientas, a las que jamás contesta, las mujeres le importamos bastante poco. Unos 15 centímetros más o menos, lo mismo que mide el muslo de Freja Beha en esta foto. Es la pose, dirán unos. Esto es arte, dirán otros. Sea lo que sea, alguien ha pensado que esta imagen merece representar los valores de esta marca y ser vista y compartida por millones de mujeres, adolescentes y niñas. Mujeres que se proyectan en sus modelos y que probablemente desarrollarán una relación de odio y maltrato hacia su propio cuerpo.

El problema no es que aparezcan mujeres delgadas en sus editoriales, sino que las demás ni siquiera existan. Ni con curvas, ni con canas, ni con vida. Las poses son una parte esencial del mensaje: mujeres tiradas por las esquinas, colgadas de un gancho o agazapadas a lo Gollum sobre las piedras de una playa. ¿Es esa la mujer que representa la marca Zara? Mujeres que parecen drogadas con burundanga. Que no pueden levantarse ni defenderse. Cuerpos desfallecidos que a duras penas sostienen los vestidos.

Zara

Editoriales 2019 Zara Estamos en 2019 y esto lo hemos denunciado ya muchas veces, pero Zara parece vivir ajena al mundo sin enterarse de que estamos en plena revolución de las mujeres. Movimientos como el 8M dejan claro que sus imágenes no nos representan. No somos víctimas ni débiles. Somos fuertes, luchadoras y valientes. Exigimos a las marcas que se hagan cargo de la responsabilidad que tienen a la hora de generar referentes. Queremos marcas que nos representen con dignidad y sobre todo con diversidad. Que abracen y celebren cualquier cuerpo. Que no tengan complejos. Que sean modernas y estén al día con los movimientos sociales y conectadas a la realidad. Que hablen con sus clientas, que las escuchen y den explicaciones o se disculpen si es necesario.

Como consumidoras también tenemos una responsabilidad: no financiar a empresas que nos hagan sentir mal o se aprovechen de nuestra vulnerabilidad. Desde hace años no compro nada en Zara, reconozco que me daría vergüenza que alguien me viera con una de sus prendas. Prefiero elegir marcas más sostenibles que respeten el medioambiente y cuiden a sus trabajadoras. Lo de la imagen es aún un tema por resolver, muchas de esas marcas sostenibles aún siguen reforzando la idea de una mujer débil y sumisa, además de joven, blanca y delgada. El poder de cambio está en nuestras manos: no apoyemos a marcas que nos maltratan.

Comentarios