BLOGS
05/05/2018 09:07 CEST | Actualizado 05/05/2018 12:57 CEST

Astenia laboral, que no primaveral

Getty Images/iStockphoto

El cambio de estación como cortina de humo de la sociedad del cansancio.

Astenia estacional

La astenia primaveral ha llegado, o llegará en breve. Fatiga, insomnio y otros problemillas de este "trastorno adaptativo". También se habla de la astenia otoñal... y pronto tendremos la astenia invernal y la veraniega. Pensar que el mito del cambio de estación es la causa última del decaimiento es levantar una cortina de humo para no contemplar, en todo su esplendor, la sociedad del cansancio. Dicho de otro modo: la astenia primaveral es un ejemplo perfecto de la psicologización del conflicto social. ¿Tu jornada laboral es larga? No, es la astenia primaveral. ¿Tu salario es una miseria? No, es la astenia otoñal. ¿Apenas tienes vacaciones? No, es la astenia veraniega. ¿Estás constipado y tienes fiebre? No, es la astenia invernal. Puestos a decir tonterías, demos la vuelta al argumento: ¿te has quedado durmiendo en lugar de venir a trabajar? Qué va, tus biorritmos son más vespertinos que matutinos; tus ritmos circadianos te impiden presentarte en tu centro de trabajo.

Sociologizar y psicologizar

Siempre se me ha malinterpretado cuando hablo de psicología. Creo que escribir Psicópolis no ha ayudado a entenderme con los psicólogos (tampoco tener en mi mesita de noche La psicología como ideología). Vaya por delante que jamás he dudado de los efectos de un buen psicólogo (te dedica tiempo, te cobra, tú empleas tiempo en este especialista, etcétera). Es una figura imprescindible en el tipo de sociedad que tenemos. Distinto es que no me termine de gustar la sociedad en la que vivimos y que crea que muchos problemas se pueden abordar desde el ámbito político y social y no desde el psicológico. Estos ámbitos son complementarios, pero deberían guardar un orden. Creo que en esta sociedad se impone una psicologización de los problemas para evitar atacar la raíz social o política de los mismos. A vueltas con mis ejemplos simplones: ¿Tu jefe te explota? No, es que no controlas bien la ansiedad. ¿Te duele la lesión de tu accidente laboral? Ya te vale, eso te pasa por no administrar bien las emociones. ¿Deprimido? Casi te lo mereces por no compartir esa orgía de psicología positiva que nos invade. ¿Tu ambiente laboral es una puta mierda? Adaptarse o morir, eso es lo que hay.

Un vídeo de Pantomima Full me dice más sobre nuestro mundo que todo lo que se ha producido en el género de autoayuda (y aquí deberíamos plantearnos si ciertos libros de psicología son literatura de autoayuda mal encubierta).

De la astenia primaveral a la tenia laboral

Podemos hablar de la astenia primaveral... y también de los sindicatos. Hablemos de la astenia otoñal sin olvidarnos del abaratamiento de los despidos y de la inseguridad laboral. Inventemos la astenia veraniega junto a formas de resistencia ante los abusos de todo tipo. Y si te apetece fantasear con la astenia invernal, adelante, con la condición de que rememores la cesta de navidad con la que ya no os obsequian en la empresa.

Escribo este artículo porque me siento cansado desde las últimas semanas y no me apetece escuchar las pseudoexplicaciones psicológicas de la astenia primaveral (cuando la primavera ni siquiera se asomó el mes pasado). Lo que realmente necesito es descansar, así que empezaré dando por terminada esta entrada de El HuffPost.

EL HUFFPOST PARA HONEST