NOTICIAS
21/02/2020 19:18 CET | Actualizado 21/02/2020 20:18 CET

Primeros aislamientos en Europa por el coronavirus: al menos 40.000 personas confinadas en Italia

Hay 14 infectados y dos personas que aún no están confirmadas.

ASSOCIATED PRESS

Las autoridades italianas han confirmado este viernes que hay 14 personas contagiadas por el coronavirus de Wuhan (COVID-19) y otras 250 están en observación para comprobar si lo han podido contraer.

La alarma médica se ha desatado también al no estar claro el foco del contagio ni el vínculo epidemiológico que permitiría aislar la enfermedad.

Se trata de 14 personas contagiadas en la región de Lombardía, al norte del país, mientras que hay otros dos pacientes en Véneto a los que se les están realizando pruebas. Estos dos últimos “no han sido confirmados” como enfermos con el COVID-19, según ha apuntado el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, tras las informaciones locales que cifraban los enfermos en 16.

Otras 250 personas han sido puestas en observación, la mayoría de los cuales son enfermeras, médicos y personas que han estado en contacto con alguno de los contagiados, según los medios italianos. 

Además, según El País, también se ha pedido a más de 40.000 personas de diez pueblos diferentes  que permanezcan en su casa hasta que se contenga el brote. El Gobierno regional ha decidido cerrar escuelas, edificios administrativos y bares de la zona durante una semana. 

Las personas en observación en estado “crítico”

El gobernador del Véneto, Luca Zaia, ha detallado que estas dos personas tienen avanzada edad y una de ellas se encuentra “en estado crítico en cuidados intensivos”.

Además, hay al menos 250 personas en Lombardía que han sido puestas en observación, la mayoría de las cuales son enfermeras, médicos y personas que han estado en contacto con alguno de los contagiados, según añadió Gallera.

El primer paciente es un hombre de 38 años de la localidad de Codogno, a unos 60 kilómetros al sudeste de Milán, que las autoridades creen que podría haber contraído el virus después de cenar con un amigo que había regresado de China y que ha dado negativo en las pruebas para este virus.

El virólogo Giorgio Palù argumentó que cabe la posibilidad de que este hombre que viajó de China tuviera una cantidad clínicamente insignificante de coronarivus en su cuerpo en el momento de los exámenes, pero que lo hubiera contagiado anteriormente.

La segunda paciente es la esposa del hombre de 38 años, embarazada de ocho meses, y hay un tercero que ingresó en el hospital con síntomas de neumonía después de hacer deporte con la mujer.

“Italia está preparada”

Hay otros tres contagiados que eran clientes de un bar de Codogno, propiedad del padre del hombre que hizo deporte con la esposa del primer paciente, y al menos otros cinco que son profesionales sanitarios.

Las autoridades de Lombardía han pedido a los residentes de nueve municipios que no salgan de sus casas de forma temporal y se ha decretado el cierre de colegios, restaurantes, negocios e instalaciones deportivas como medida de precaución.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, ha tratado de tranquilizar a los ciudadanos y ha dicho que el Gobierno ya tenía un plan preparado porque “era evidente que lo que ha pasado podía suceder”. “Italia está preparada. Aplicaremos el plan”, ha añadido.

Las autoridades sanitarias de China han dicho este viernes que ya hay 2.236 fallecidos y 75.465 contagiados por la neumonía COVID-19. 

 

#CuandoElDescansoEsUnSueño