POLÍTICA
11/12/2020 07:02 CET | Actualizado 12/12/2020 14:42 CET

Beatriz Fanjul: "Vox no es un partido de extrema derecha"

Entrevista con la diputada del PP y nueva líder de Nuevas Generaciones: "Hay violencia contra la mujer por el hecho de serlo".

Un “alma libre” se hará el próximo enero con las riendas de las Nuevas Generaciones del PP. La diputada popular Beatriz Fanjul (Bilbao, 1991) huye de los convencionalismos de la política. Quiere ser dueña de la imagen que proyecta, mientras pueda. Por eso, coloca un espejo a su vida en las redes sociales, donde no esconde el cigarrillo, el gin-tonic o las cervezas con los colegas.

Fanjul pone empeño en convencer a los jóvenes de que es una más, que ha pasado por los mismos problemas que casi todos: prácticas mal pagadas, pocas opciones de lograr un contrato, problemas para emanciparse y un etcétera tan largo como la cola del paro juvenil (40,4%): “Una vez te conocen y ven que eres alguien con las mismas inquietudes que una persona de 29 años que lleva el mismo estilo de vida se sorprenden”.

Entró al Congreso hace un año en tiempo de descuento, gracias al recuento del voto de los españoles en el exterior. Y, en este tiempo, ha construido una atalaya en su escaño desde la que otea los vicios de los mayores. Quizá porque no quiere replicarlos, esta bilbaína pretende “revolucionar” Nuevas Generaciones.

La política vasca, apuesta personal del líder del PP, Pablo Casado, quiere a la organización juvenil en la calle para tocar a todos sin importar la ideología: “Quiero que los jóvenes tomen decisiones y quiero que esta generación marque el rumbo del próximo Gobierno”, cuenta. Recibe a El HuffPost en el Palacio de Cristal del parque madrileño de El Retiro, el lugar donde se reunieron las cortes para proclamar a Manuel Azaña presidente de la República en 1936.

¿Qué hace en política?

Intentar poner un poco de sensatez, cordura y corazón a las necesidades de la gente. 

¿Cuánto tiempo se ve en ella?

No tengo un límite. Pararé en el momento en que crea que no puedo dar más y no tenga nada que aportar a la sociedad. 

Se ha dicho que es la apuesta personal de Pablo Casado. ¿Qué cree que vio el líder del PP en usted?

Creo que lo mismo que vieron los vizcaínos cuando me eligieron el 10 de noviembre: coraje, valentía, arrojo y mucha constancia.

¿Qué es Nuevas Generaciones?

Es algo precioso. Yo no lo catalogaría como la organización política-juvenil más importante de España, sino como una manera de ser activista juvenil, de poner el foco en los jóvenes; en sus preocupaciones y sus problemas.

Aitor Esteban me parece un señor y un buen parlamentario

¿Hay alguna diferencia entre Nuevas Generaciones y el PP a nivel ideológico?

Nuevas Generaciones tiene que tener un punto de rebeldía. Aunque al final viene del PP. Lo bueno es que hay gente de todo tipo: más moderada, más de centroderecha, humanistas cristianos, liberales, conservadores. Y al final es transversal, donde todos se pueden sentir muy cómodos.

¿Percibe esas diferencias ideológicas entre los jóvenes?

Los jóvenes nos vamos haciendo. A medida que vas cumpliendo años te vas replanteando las cosas. No tienes la misma forma de pensar con 20 años que la que tendrás con 30 o 40. La gente evoluciona y lo bonito de esta organización es que somos muy plurales.

¿Qué hace para que los jóvenes vuelvan a confiar en la política?

No es culpa de ellos que no confíen en la política. Lo que estamos viendo es un baile de sillas, intereses personales que se han priorizado a los de la gente y eso es un reto. Esa fama de que a los jóvenes no les interesa la política, de que no tienen corazón, de que no son solidarios, no es justa.

¿Qué le dicen los desconocidos cuando le tratan?

Nos tienen un poco alejados, como personas distantes. Lo primero que te dicen es: ‘Ah que eres del PP’, como si tuviéramos todos rabos y cuernos. Como le podría pasar a cualquier socialista o de Podemos, con más razón aún. Pero una vez te conocen y ven que eres alguien con las mismas inquietudes que una persona de 29 años que lleva el mismo estilo de vida se sorprenden. Hago un esfuerzo de bajar la política a la calle, de explicar mi día a día a extraños. Y a raíz de eso, de hacerlo público, he tenido un montón de peticiones... Pediría paciencia. Porque una cosa es que saque ratito entre semana y otra cosa es que tenga todo el tiempo del mundo para agenciar citas por así decirlo con gente que no conozco.

SERGI GONZÁLEZ
Gesto de Beatriz Fanjul con las manos durante la entrevista, este miércoles 9 de diciembre.

¿Qué hizo durante el 15M, en la acampada de Sol?

El famoso movimiento de Podemos.

Había gente que no era de Podemos, no existía...

Pero lo usó Podemos, ¿no? Ese fue su inicio: politizar el dolor. ¿Qué hice en aquel entonces? No lo recuerdo. Pero desde luego creo que ahora mismo estamos peor que en aquel año. No veo a Podemos hacer absolutamente nada al respecto. El 15M me ha recordado un poco a la época de marzo, cuando empezamos con el confinamiento. Lo primero que hicieron fue politizar otra vez el dolor. Sacaron unos vídeos que para mi fueron repugnantes que reflejaban todas las desgracias que habían sucedido los últimos años, como el Prestige, el ébola... Y, además, uniéndolo a culpar al PP de los fallecidos del coronavirus tensando la cuerda con una sanidad privada frente a la sanidad pública. 

Viene del País Vasco, ¿fallaba algo en el PP de Euskadi antes de que llegara Carlos Iturgaiz?

El PP vasco ha pasado por momentos muy complicados. En los últimos años hemos tenido muchos cambios de liderazgo. Y eso hace que a ningún líder político le dé tiempo a formar un proyecto como es debido. Pero también digo una cosa: la mayor cuna de políticos españoles procede del País Vasco. Políticos muy dispares entre ellos: [Jaime] Mayor Oreja, María San Gil, Borja Sémper, Alfonso Alonso, Carlos Iturgaiz…

¿Y alguno de otro partido?

Aitor Esteban me parece un señor y un buen parlamentario. 

¿Quién fue mejor presidente del Gobierno, Mariano Rajoy o José María Aznar?

No se puede comparar. Pero si tuviera que elegir me quedaría con Pablo Casado. 

¿Ve con buenos ojos un Gobierno de Vox con el PP?

Todavía queda para eso. Lo que veo bien es un Gobierno de centroderecha, tener a Pedro Sánchez fuera de La Moncloa. 

¿Cómo definiría el lenguaje de Vox?

Atrevido.

¿Y le gusta?

Bueno, tengo ciertas simpatías con Vox en algunos aspectos. Y tengo cierto rechazo en otros aspectos.

¿Cuáles son las simpatías?

Hacen una buena política de comunicación. Eso es innegable.

¿Y las diferencias?

A veces se pasan.

Dijo en una tribuna que la mejor política de igualdad es el empleo. ¿Qué falla para que las mujeres, especialmente las jóvenes, tengan más paro que los hombres aun estando mejor formadas?

Este Gobierno. Cada vez que llega el PSOE a La Moncloa, el empleo sale por la ventana. 

El lenguaje de Vox es atrevido

Se está ultimando el anteproyecto de la ley del ‘solo sí es sí. ¿Tienen que decir ‘sí’ las mujeres para tener relaciones?

Antes de responder a esa pregunta, lo que se debe plantear Irene Montero es que es muy distinto hacer política de pancartas que presentar un anteproyecto de ley que hasta sus propios compañeros de Gobierno decían que era una aberración jurídica y que, además, estaba lleno de faltas ortografía. Fue el propio Gobierno en el Consejo de Ministros el que se lo echó para atrás. Antes de llegar a ese debate, tendría que ver cuál es el anteproyecto.

¿Qué siente cuando algunos dirigentes de Vox niegan la violencia de género? 

Respeto las opiniones de todo el mundo. Lo que es innegable es que juraría que a día de hoy llevamos 42 mujeres asesinadas a manos de sus parejas. Y eso es una realidad innegable. Contra esa lacra hay que luchar. Da igual que seas de izquierdas o de derechas, es un problema. Y hay que trabajar todos para tratar de atacarlo. A mi siempre me veréis en el día contra la violencia de género en el minuto de silencio en el Congreso de los Diputados.

¿Comparte que hay violencia contra la mujer por el mero hecho de serlo?

Sí. El problema es que se polariza todo. El PP pone a las personas por bandera. La izquierda colectiviza e intenta poner la bandera por encima de las personas. Estamos hablando de una discusión de lenguaje absurdo cuando en realidad tenemos un problema. Y eso me echa para atrás. No me puedo quedar en el discurso de si existe o no la violencia de género. ¿El hombre mata a la mujer por el hecho de ser mujer? Tendríamos que hacer una reflexión, porque es evidente que biológicamente no somos iguales. De la misma manera que las mujeres hemos desarrollado una inteligencia emocional a la hora de enfrentar los problemas… tenemos un carácter y una personalidad distinta. Y los hombres siempre han tenido mayor fuerza.

¿Es Vox un partido de extrema derecha?

No creo que Vox sea de extrema derecha. 

¿Por qué?

Entonces, habría que plantearse. ¿Es Podemos un partido de extrema izquierda? Por supuesto. ¿Qué es lo que plantea Vox para que sea de extrema derecha? ¿Respeta la Constitución? ¿Cree en la democracia? Sí. No creo que Vox sea un partido racista.

SERGI GONZÁLEZ
Beatriz Fanjul en un momento de la entrevista este miércoles 9 de diciembre.

¿Cuál es su modelo para ser portavoz del PP en el Congreso, el de Cuca Gamarra o el de Cayetana Álvarez de Toledo?

Son perfiles totalmente distintos con los que me siento muy cómoda. Cuca viene de la política municipal. Los políticos que vienen de hacer política para los vecinos tienen un corte distinto al político que viene, por ejemplo, de Nuevas Generaciones. Cayetana es una persona con una valentía y un arrojo… es una mujer de valores. 

¿Ilegalizaría Bildu?

A Bildu no la considero una fuerza política más. Evidentemente está en las instituciones y hay que respetarlo. No pactaría con ellos. No soy jurista, no te podría decir si puedo legalizar o no un partido. Pero la política se resume en una voluntad de servicio hacia los demás. Y si un partido es incapaz de condenar los asesinatos de ETA, creo que es la línea roja por la cual no lo puedes considerar una fuerza democrática. Esa es mi línea roja.

¿Qué es ETA hoy día?

Sigue siendo lo que ha sido los últimos años. Ha sido una banda terrorista que asesinaba a personas por pensar distinto. Le daba igual que fueran miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, jueces, niños, mujeres... Era y es una banda criminal sin ningún tipo de corazón.

SERGI GONZÁLEZ
Beatriz Fanjul frente al estanque de El Retiro de Madrid.

¿Cree que Bildu con cinco escaños en el Congreso puede derribar el régimen del 78?

Ya lo está derribando. El presidente del Gobierno es el primero que lo está haciendo.

¿Qué están haciendo?

Cortando las libertades. Y lo hemos visto con la crisis del coronavirus. Las primeras decisiones políticas que se tomaron fueron políticas. No fueron salvar vidas. Fue colocar a Pablo Iglesias en el CNI y conceder indultos en lugar de preocuparse de conseguir mascarillas que no fueran defectuosas o de poner los servicios médicos a disposición de las personas…

En la sociedad vasca hay arraigado un fuerte componente nacionalista. ¿Qué haría con el nacionalismo?

Ahora lo veréis, es Bildu el que le está comiendo la tostada al PNV. Y veremos dentro de unos meses como Bildu pasa de estar en el gallinero [últimas filas del Congreso, menos visibles] a ocupar el sitio del PNV. Y el PNV acabará en el gallinero. El nacionalismo hace que no podamos desarrollar nuestros proyectos en libertad, que el País Vasco se quede totalmente pequeñito. Antes era una comunidad autónoma referente en toda España y ahora estamos a la cola. Pero no solo en índices como la EPA, sino a nivel industrial. Y hace que importe más saber euskera que tener un doctorado.

Bildu el que le está comiendo la tostada al PNV. Y veremos como Bildu pasa de estar en el gallinero a ocupar el sitio del PNV

¿Le parece nacionalismo llenar centenares de metros en las calles de Madrid con la bandera de España?

No. Se llama patriotismo. ¿Desde cuando es nacionalismo ondear tu bandera? 

¿Con qué personaje de Patria ha empatizado más?

Complicado. Porque lo ves desde el lado de los hijos, de la madre… incluso de los propios vecinos. Una persona que ha crecido en el País Vasco, que sabe lo que es, esa serie te llega al alma.

¿Cómo construye su liderazgo? 

Siempre he dicho lo que pienso. He sido bastante coherente, valiente, atrevida... La coherencia te da credibilidad. Y es fundamental en política. No voy a hacer nada que no haya hecho hasta ahora.

¿Qué cualidades cree que tiene que tener un líder?

El líder es el que no tiene miedo a equivocarse, porque errar es humano. De los errores se aprende, se sale más fuerte. Aunque también hay que tener cuidado. No se trata de inmolarte o pasarte de frenada, pero un líder sabe reconocer cuáles son sus virtudes y también sus carencias. Y para cubrirlas necesita un buen equipo.

¿Qué es lo que quiere hacer con Nuevas Generaciones?

Revolucionarlas. Quiero que Nuevas Generaciones baje a la calle, que toque a todos los jóvenes. No solo a los del centroderecha, me da igual la ideología. Quiero un activismo político juvenil, quiero que se alce la voz. Quiero que los jóvenes tomen decisiones y quiero que esta generación marque el rumbo del próximo Gobierno.

SERGI GONZÁLEZ
La diputada popular Beatriz Fanjul durante la entrevista.
Photo gallery Beatriz Fanjul (PP) See Gallery