ECONOMÍA
11/02/2021 11:17 CET | Actualizado 11/02/2021 11:35 CET

Bruselas cree que España liderará la recuperación económica en la UE en 2021

Revisa al alza el crecimiento de España del 5,6% en 2021 y del 5,3% en 2022.

SOPA Images via Getty Images
Imagen de un bar de Málaga cerrado por las restricciones el 2 de febrero de 2021 (Jesus Merida/SOPA Images/LightRocket via Getty Images).

La Comisión Europea cree que la economía española liderará la recuperación económica de la UE en 2021 gracias a una expansión de su PIB del 5,6%, una cifra que es dos décimas superior a lo que había pronosticado hace unos meses, después de haber registrado en 2020 una contracción “sin precedentes” del 11% por la pandemia.

Según las nuevas previsiones que el Ejecutivo comunitario ha publicado este jueves, el PIB español registrará el mayor alza del bloque este año, justo por delante de Francia (5,5%) y Croacia (5,3%), los únicos países que superarán el umbral del 5%. Tras ellos se situarían Eslovenia (4,7%), Malta, (4,5%), Portugal (4,1%) y Eslovaquia y Hungría (4%).

Por su parte, la economía italiana experimentará un crecimiento del 3,4%, mientras que el PIB alemán subirá un 3,2%, en ambos casos por debajo de la media del bloque (3,7%) y de la zona euro (3,8%). Todos los Estados miembros del bloque iniciarán la recuperación económica en 2021 tras la crisis provocada por la covid-19.

Con respecto a España, la Comisión Europea destaca el “firme rebote” registrado en el tercer trimestre de 2020, que explica gracias al “fuerte crecimiento” tanto del consumo privado como de la inversión, así como de la “contribución positiva” de las exportaciones. Sin embargo, las restricciones adoptadas desde agosto para contener el avance de virus en varias regiones tuvieron un efecto negativo en la actividad económica, aunque “de forma menos severa que en otros grandes países europeos”.

A pesar de ello, “el crecimiento del PIB en el cuatro trimestre siguió en territorio positivo, en el 0,4%, incluso a pesar de que los componentes de la demanda doméstica redujeron con firmeza su ritmo de crecimiento”.

El comportamiento del PIB este año estará “ensombrecido” por la tercera ola de contagios y las medidas adoptadas para frenarla, lo que provocará una caída en el consumo privado y la inversión “antes de recuperarse levemente” en el segundo trimestre.

La actividad económica debería repuntar con fuerza gracias a la materialización de la demanda acumulada

“A medida que avanza el proceso de vacunación y se levantan progresivamente las restricciones, la actividad económica debería repuntar con fuerza gracias a la materialización de la demanda acumulada en la segunda mitad del año”, pronostica Bruselas en su informe.

El Ejecutivo comunitario abre además la puerta a una “suave” recuperación del turismo este año, aunque el sector “ganará impulso” ya en 2022, cuando “la mayoría de las restricciones a la actividad sean retiradas”. Su efecto se verá compensado por una menor contribución de la demanda doméstica y llevará a un crecimiento el año próximo del 5,3%.

Riesgo de insolvencias

Bruselas cree que el mantenimiento de las medidas adoptadas por el Gobierno para proteger el empleo y dar liquidez a las empresas hasta mediados de 2021 seguirá ayudando a mitigar la pérdida de puestos de trabajo y de capacidad productiva.

Sin embargo, advierte del riesgo de que aumenten las insolvencias una vez que comience a retirarse este apoyo, sobre todo en los sectores más afectados por las restricciones, lo que podría elevar el desempleo.

Por el lado positivo, la Comisión subraya que sus previsiones no incorporan el impacto del plan de recuperación y resiliencia, que aumentará la demanda nada más empezar a implementarse y, con el tiempo, el crecimiento potencial de la economía. España opta a unos 140.000 millones de euros en fondos de recuperación europeos y prevé usar 27.000 millones de ellos este año.

En cuanto a la tasa de inflación, Bruselas proyecta que aumentará del 0,3% el año pasado al 0,8% en 2021 y al 1,1% en 2022, por debajo de la eurozona en ambos ejercicios.

La Comisión insiste en que, pese a que la vacunación da razones para un “optimismo cauto”, la economía europea sigue sujeta a una gran incertidumbre y riesgos ligados al ritmo de las inoculaciones y la persistencia del virus y sus nuevas variantes, que de evolucionar peor de lo previsto podrían retrasar la recuperación. 

NUEVOS TIEMPOS