Así se gestó 'Cachitos Nochevieja', el programa del que todo el mundo habla

El especial de La 2 tras las Campanadas se ha vuelto a convertir en 'trending topic' gracias a sus rótulos.
Rótulo de 'Cachitos Nochevieja'.
Rótulo de 'Cachitos Nochevieja'.

La Pedroche y Raffaella Carrá, Pimpinela y el gobierno de Sánchez e Iglesias con Adriana Lastra de Protagonista, La Pantoja o Froilán y sus fiestas. Los rótulos de Cachitos de Hierro y Cromo (La 2) en su edición de Nochevieja han marcado un antes y después en la televisión pública (que ni la capa de Ramón García).

El programa musical del archivo de RTVE ha conseguido que, desde su primera emisión en 2015, la Nochevieja de La 2 vaya subiendo en audiencia. Para dar la bienvenida a 2019 llegó a un 9,5% de share tras las Campanadas y sus guionistas, Antonio Vicente y Pablo González Batista, dejaron el anonimato detrás de los chyrons [nombre técnico de los rótulos] y de una profesión que suele pasar desapercibida para convertirse en objeto de noticia y de muchas alabanzas en redes sociales.

En 2020 han vuelto a hacerlo y el programa ha sido otra vez trending topic mundial en Twitter, tanto en Nochevieja como en Año Nuevo. Definitivamente, han conseguido que muchos españoles cambien el cotillón, las copas y el reguetón por quedarse sentados en el sofá viendo vídeos musicales de los años 60 a la actualidad. Y, por si fuera poco, en La 2, una cadena que no supera el 3% de cuota de pantalla durante el año. Es decir, en Nochevieja logran triplicar la media. Todo un hito que se suma al Premio Iris a Mejor programa de televisión que han recibido en 2019.

¿Su secreto? La receta de Cachitos se cocina con un equipo de más de una decena de profesionales que se dividen entre Madrid y Barcelona, pasa por unos largos desayunos de sus guionistas que comienzan en el mes de octubre —donde prepararon tanto el guion de la gala Cachitos Remake, presentada por Virginia Díaz, como el programa del archivo—. En estas jornadas de reflexión se mezcla la “contundente” alimentación a cargo de González, mucha música, paciencia para ver horas y horas de vídeos de archivo y, sobre todo, mucho sentido del humor.

“Lo hacemos así porque si no nos sale nada, al menos comemos bien”, bromea González en su conversación con El HuffPost. Delante de la casera proyección del ‘churro’ de vídeos de archivo montados por bloques temáticos van escribiendo ideas en sucio. “Lo que se nos ocurre”, comenta el guionista, quien señala que luego lo pasan a limpio, revisan si los chascarrillos son entendibles y pasan por la directora del formato Arantxa Soroa que, desde Barcelona, modera la repetición de bromas, temáticas, personajes o “consulta con la redacción algunos rótulos para ver si se entienden bien”. “Ese es el único filtro que pasamos”, indica Vicente.

Para González, el límite se lo ponen ellos mismos: “Cuando vemos un vídeo muy loco que ya no nos da para nada o que tenemos que darle una vuelta, es el momento de parar hasta el finde siguiente. Es un límite muy tangible”.

El plan alternativo perfecto para quienes odian la Nochevieja

Bien porque ya no tienen edad de o porque es un agobio salir de fiesta en Fin de Año, hay gente que odia el último día del año. Para todos ellos, Cachitos es un salvavidas en mitad de las serpentinas y matasuegras.

“No creo que los bares de copas estén perdiendo dinero, ni que generemos tanto efecto. Pero tenemos un sentimiento de comunidad y complicidad entre la gente que hacemos el programa y los que lo ven”, señala González, que a su vez recalca la importancia de Twitter, donde los usuarios consiguen cada año que el programa sea trending topic.

“En Nochevieja no solamente estás rodeado de tu familia enfrente del televisor, sino que la gente lo comparte en internet y retroalimenta nuestras tonterías con otras ocurrencias”

- Pablo González Batista, guionista de 'Cachitos'

“La gente que lo ve crea una comunidad propia entre ellos en Twitter. Por eso funciona tan bien el de Nochevieja, no solamente estás rodeado de tu familia enfrente del televisor, sino que la gente lo comparte en internet y retroalimenta nuestras tonterías con otras ocurrencias”, detalla el guionista.

Tanto para González como para Vicente, la Nochevieja es un contexto especial, que poco tiene que ver con el que trabajan el resto del año. Cachitos se emite el resto de la temporada los martes a las 22h. “Somos conscientes de que Nochevieja es un contexto especial, no es un martes por la noche que hayas llegado cansado de trabajar, es un día que quizás has dejado de salir para estar en casa”, indica González.

Los mejores rótulos de 'Cachitos Nochevieja'

Para Vicente, la Nochevieja tiene una parte de “juerga” y un punto “irreverente” que hace propio que un programa que mezcle humor, música y nostalgia funcione mejor. “Es lo que pide, todos tenemos esa sensación en Navidad, a todos nos gusta y todos las odiamos un poco, tienen ese punto de pesadas, de falsedad, de impostura, pero a la vez es divertido”, detalla.

Salir en Nochevieja es un poco infernal, es mejor hacerlo cualquier martes del año. No sé a mí la Nochevieja de fiesta no me gusta. Estar en casa sin más tampoco es muy allá. Esta solución es muy chula”, añade.

La venganza de Bertín Osborne

‘La Vox’ junto a una imagen de Bertín Osborne cantando New York, New York de Frank Sinatra fue todo un éxito en el programa que dio la bienvenida a 2019. Y, aunque ambos aseguran que fue una casualidad y que no veían venir el éxito, han sabido aprovecharlo para este programa.

“Te confieso que jamás habría apostado porque tuviera tanta repercusión, fue una unión de ideas Bertín cantando esa canción, su relación con la ultraderecha, el auge de Vox...”, cuenta González.

Cachitos Remake, la gala previa a Las Campanadas presentada por Virginia Díaz acompañada por Pablo Carbonell, empezó con Bertín “muy cabreado” por lo del año pasado, y quemando “el disco duro del archivo de RTVE”, por lo que no se puede hacer el programa.

De este modo se enlazó con una serie de actuaciones de grupos del panorama alternativo nacional como Rodrigo Cuevas, Cariño, Las Odio o Papa Topo haciendo versiones de clásicos del archivo. “Llamamos a artistas actuales para que hagan versiones cutres de las canciones antiguas como Mediterráneo, de Serrat, alguna de Lola Flores, o Me gusta ser una zorra, de Las Vulpes”, cuenta Vicente. Pero tampoco iba a faltar el humor, en este caso, con una edición intentando parodiar el estilo de las actuaciones de la época. De hecho, la actuación de Las Vulpes fue una de las más comentadas en redes sociales.

“Todo con edición, plató y vestuario de la época, de los 60, 70 y 80, pero con un toque como churrero, con carteles de cartón, cutre de hacerlo en 10 minutos”, explica Vicente.

“Intentamos no repetir los temas. Si ya hemos hablado de Carles Puigdemont o de Albert Rivera, con uno vale”

- Antonio Vicente, guionista de 'Cachitos'

“La sensación de mirar un álbum de juventud”

Ambos guionistas señalan que el humor fue una consecuencia a raíz de darle al programa un toque diferente, también ante la falta de música en la televisión hasta 2018, cuando comenzó La Hora Musa (La 2), formato que les toma el relevo los martes por la noche.

“La variable del tiempo es muy importante. ‘Música+tiempo’ es la fórmula perfecta”, enfatiza González, quien dice que sus compañeros del programa musical de La 2 se “lo ponen más difícil” que las imágenes de archivo.

“Siempre tengo la sensación de que es mirarse a uno mismo, es como mirar a un álbum de la adolescencia y decir ‘madre mía cómo podía llevar estos pantalones’, ‘cómo pensaba que me quedaba bien ese corte de pelo’. Abrir el archivo es reírnos de nosotros mismos y enfrentarnos a quiénes fuimos”, detalla González. “No hay intención de herir ni de meternos con nadie, yo mismo me río de los 80 y es una generación que he vivido”, añade.

Humor sin ofender, pero con pullitas

A pesar de que han dejado pullitas a partidos y líderes políticos y han bromeado con personajes públicos, no les han llovido críticas. Ni un tuit ni una crítica por parte de Bertín Osborne por relacionarle con la ultraderecha y tampoco se manifesaron Santiago Abascal ni Rocío Monasterio. Algo casi impensable en una época donde la libertad de expresión no es del todo libre y donde corren malos tiempos para el humor.

Este año tampoco se han perdido las referencias al partido de ultraderecha. Dolores Abril y los caballos de Santiago Abascal u Ortega-Smith y su me gusta al No me gusta que a los toros te pongas la minifalda de Manolo Escobar.

Pero no fueron sus únicas referencias política. Albert Rivera y su silencio en el debate fue objeto de chyron...de Malú, además de su salida de Ciudadanos y el Por qué te vas de Jeannette. También hubo guiños al CIS de Tezanos o la vuelta de Pablo Iglesias y su polémico cartel “vuELve”.

“No esperábamos la unanimidad que tuvimos al aceptar de buen grado el tipo de humor que hacemos. Estos años ha habido grandes debates sobre límites del humor y a nosotros no nos llovieron críticas. Sí tenemos críticos constructivos, cosa que es muy importante y nos encanta”, señala González, quien apunta que su límite es “hacer chistes elegantes” y “tomarse en serio a la audiencia”.

Este año han querido también hacer una referencia a esa censura que han sufrido músicos y tuiteros. Nada menos que con Ricky Martin.

“La variable del tiempo es muy importante. ‘Música+tiempo’ es la fórmula perfecta”

- Pablo González Batista, guionista de 'Cachitos'

“La gente que ve Cachitos sabe más de música que nosotros y les tratamos como gente inteligente, cosa que en otros programas no se hace, y eso lo hace más difícil, pero también más interesante”, añade el guionista.

Ni él ni Vicente van buscando una fórmula mágica para petarlo con un chyron. ”Igual estamos tres horas viendo y escribiendo, ni siquiera tenemos tiempo de pensarlo”, cuenta González. “No hay un punto en el que paremos para pensar uno que funcione más, de hecho, a veces, los que más lo petan no son los que más me gustan ni los chistes de los que estoy más orgulloso, sino que son los que caen en el momento adecuado, en el ritmo adecuado y eso es impredecible. Si vienes increscendo, es fácil que un golpe así te entre”, detalla.

Semanas antes de la emisión del programa, se les preguntó cuáles eran sus apuestas para ser el hit de 2020. Sin embargo, ninguno tenía respuesta, aunque sus apuestas iban por La Pantoja y el guiño a Froilán con los ‘Cayetanos’ del grupo madrileño Carolina Durante. Y aunque dicen no hacer porra acertaron, fueron de lo más comentado. Especialmente el del joven miembro de la familia real y todos sus amigos llamados Cayetano.

Pablo González Batista (izq.) y Antonio Vicente (dcha.), guionistas de 'Cachitos'.
Pablo González Batista (izq.) y Antonio Vicente (dcha.), guionistas de 'Cachitos'.

A pesar de esto, confiesan que se nutren de los éxitos del año anterior. “Hemos hecho algunos cortos así de una o dos palabras siguiendo esa fórmula de Bertín”, detalla Vicente, aunque confiesa que tampoco han querido exprimir a Vox como resumen de 2019. “Ya hablamos mucho el año pasado y tampoco queremos meternos demasiado. Intentamos no repetir los temas. Si ya hemos hablado de Carles Puigdemont o de Albert Rivera, con uno vale”, apunta.

En esto juega un papel crucial Soroa, quien les ha quitado algún rótulo este año por repetición. “Nos quitó uno de Los Gallagher, porque hablábamos dos veces de su mala relación, una con Azúcar Moreno y otra con una actuación suya”, confiesa Vicente.

Pero este no ha sido el único a debate, también entran en juego las referencias culturales que dependen del contexto. “Este año había una referencia cultural a un director de cine que le gusta mucho a Pablo y yo quería hablar de Camacho porque tenía el cantante tenía la camisa sudada. Entonces se plantea la duda: ¿lanzamos una referencia cultural que a la gente que le mola le va a gustar o hacemos una más general y superficial? Debatimos y luego Arantxa hace una lectura general”, cuenta.

Vicente también apunta al salto generacional que hay entre González, Soroa y él. “Cada uno tiene una edad y ve unas cosas. También hay frases de series como Juego de Tronos o Big Little Lies que no todo el mundo ha visto y no se pillan”, detalla.

Actualizados hasta el último minuto

Este año la incertidumbre política y la previsión con la que han hecho el programa —dado el éxito del año anterior y la cierta ‘presión’ sobre ellos— ha hecho que tuvieran que dejar algunas notas para revisar a última hora.

“Por ejemplo, hablamos de la gota fría que en octubre era lo más y en diciembre pensábamos que podía verse anticuado, aunque luego vino la Cumbre del Clima y siguieron las lluvias”, detalla, aunque confiesa que los que más difícil se lo han puesto han sido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. “Con el tema de la investidura hemos tenido muchos problemas, las negociaciones de finales de verano iban fatal y ahora parece que van mejor. Nos apuntamos esos casos, por ejemplo, hay un diálogo de Pimpinela que ponemos: “¿Sánchez e Iglesias o no? Cosas así”, detalla. Al final, cayó.

Rótulo de 'Cachitos Nochevieja'.
Rótulo de 'Cachitos Nochevieja'.