Cómo ha sido la transformación de Adele: qué ha hecho la cantante para cambiar radicalmente de imagen

Según publican varios medios, la artista británica ha perdido más de 70 kilos.

Esta es la nueva Adele. La cantante británica lleva meses de transformación, pero la foto publicada este martes 5 de mayo con motivo de su 32º cumpleaños ha dejado a sus fans (y no tan fans) con la boca abierta. Nada tiene que ver con la artista que conocimos en 2008 cuando publicó el disco 19.

El cambio de imagen de Adele comenzó hace mucho tiempo. Ya en agosto de 2019 sorprendió con un posado en una playa del Caribe en el que se mostraba también irreconocible. Entonces no sólo llamó la atención su peso, también el look: pelo con un recogido informal, vestido azul marino corto de lunares blancos y pañuelo rojo anudado al cuello.

Tras el pasado verano, Adele volvió a sorprender en la fiesta de cumpleaños de Drake celebrada el 31 de octubre de 2019. El look elegido para la cita poco o nada tenía que ver con el look anterior de Adele. Tampoco su peso.

“Me acostumbré a llorar, pero ahora sudo”, apuntó como pista en un comentario de una foto publicada días antes en su perfil de Instagram.

Las lágrimas que convirtió Adele en sudor fueron las lágrimas de su divorcio. Se separó del empresario británico Simon Konecki, padre de su único hijo, en abril de 2019 y ahí podría decirse que comenzó su transformación definitiva, que según publican varios medios le ha llevado a perder más de 70 kilos.

La revista UK Weekly anunció la separación en su portada del 6 de mayo de 2019 con esta foto.

Adele, en la portada de 'UK Weekly' el 6 de mayo de 2019.
Adele, en la portada de 'UK Weekly' el 6 de mayo de 2019.

¿Qué ha cambiado desde entones? Muchas cosas. No es sólo cuestión de peso o de estado civil, es una cuestión de actitud. El estilo la delata. Ya no hay moños, no hay cardados y su forma de vestir también es la de una chica joven.

“He cambiado drásticamente en los últimos dos años y todavía estoy cambiando. 31 va a ser un gran año y me lo voy a dedicar a mí”, había adelantado ella misma a través de Instagram en su anterior cumpleaños.

Ella no es la única que motiva este cambio de imagen. La revista People publicó el pasado enero, al asegurar que había perdido 45 kilos, que su motivación es también su hijo, Angelo, de 7 años. “Llegó a un punto en el que no se sentía bien. Supo que tenía que cambiar algo porque quiere ser la madre más sana posible”, apuntó una fuente a la revista.

La evolución de Adele

Más que el peso le motiva la salud, por eso ha cambiado su alimentación. Según han publicado numerosos medios, aunque ella nunca lo ha confirmado, sigue desde 2016 la Dieta Sirtfood, de los nutricionistas Aidan Goggngs y Glen Matten.

Los creadores de este método, no avalado científicamente, defienden el consumo de alimentos que favorecen la acción de las sirtuinas, unas proteínas que “mejoran la capacidad del organismo de quemar grasas y permiten perder peso sin pérdida de masa muscular”, como apuntan ellos mismos en el libro presentación publicado en 2016.

Los alimentos principales de este método, que reduce la ingesta de calorías a 1.000 durante tres días a la semana y a 1.500 durante cuatro (una dieta sana y equilibrada de un adulto debe incluir entre 2.000 y 2.500 calorías diarias), son principalmente té verde, chocolate negro, manzanas, perejil, cúrcuma, col rizada, arándanos, alcaparras, cítricos y vino tinto.

Los tres primeros días se consumen tres zumos Sirtfood y una comida rica en Sirtfoods, que puede integrar pavo, alcaparras, perejil, pollo, col rizada, camarones y fideos de trigo, y los cuatro siguientes se cambia a dos zumos y dos comidas.

No hay indicios de que ésta sea una dieta segura, entre otras cosas por la drástica reducción de calorías. Además no hay ningún estudio que la respalde. Sólo se ha comprobado que la sirtuina previene el envejecimiento y que los ratones con altos niveles de esta enzima viven más tiempo que los ratones con niveles bajos. “No podemos extrapolar los hallazgos en animales y en laboratorio a seres humanos y la vida real porque se necesita mucha más investigación”, según declaraciones de la doctora Paula Landi a Telva.

Sin procesados desde 2015

Antes de este último cambio, Adele experimentó otro igual de llamativo en 2015. Entonces sí habló de sus nuevas rutinas. En una entrevista con la revista People confesó que estaba siguiendo una dieta vegetariana sin bebidas gaseosas, carnes, dulces, alimentos procesados y también sin tabaco ni alcohol. Hay que tener en cuenta que la cantante llegó a decir que podía beber una botella de vino al día.

“Comencé a sentirme cada vez mejor, tanto física como anímicamente”, aseguró la cantante, que dijo que sólo estaba consumiendo verduras, hidratos de carbono, frutas, almendras, lácteos, legumbres y batidos. Además, había incorporado en su dieta semillas de lino, chía y sésamo para bajar el colesterol y disminuir la grasa corporal.

Mucho más que pilates

El ejercicio, del que dicen es otro de los pilares del cambio de imagen de Adele, lleva desde antes en su vida. En una entrevista publicada en 2016 en Vogue, aseguró que había empezado a trabajar para mantenerse en forma y estar a la altura en sus actuaciones. ¿Resultado? Cambio de peso y de talla.

Sobre sus entrenamientos, The Sun publicó en junio de 2019 que había recurrido al Pilates Reformer, una rutina impartida por Ayda Field Williams.

Este método se basa en el uso del Universal Reformer, una máquina diseñada por Joseph Pilates, que se compone de una estructura con una plataforma plana deslizable, que a su vez cuenta con cuerdas, muelles y resortes. “Estos últimos elementos generan una resistencia que se une a la de nuestro propio cuerpo a la hora de hacer ejercicios”, explican en la web de la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness.

“Las características del Universal Reformer permiten trabajar varias partes del cuerpo o grupos musculares a la vez. Además, sirve para mejorar la capacidad de concentración, al tener que coordinar nuestros movimientos con los que nos indica la máquina”, añade. Permite reducir los dolores de espalda, fortalecer los músculos y sirve también para mejorar la respiración, desarrollar la zona abdominal y mejorar el suelo pélvico. El abanico de ejercicios es mayor que el Pilates tradicional por ofrecer resistencia.

Sus entrenamientos no terminan en el pilates. The Sun también asegura que sigue las rutinas de Joe Wicks, más conocido como The Body Coach, famoso por sus entrenamientos de alta intensidad y sus consejos nutricionales.

También dicen que es fan del popular entrenador Dalton Wong, que comparte con su Jennifer Lawrence. Con quien no entrena desde 2016, cuando se instaló en Beverly Hills es con Pete Geracimo, que ese mismo año habló con People de las rutinas de alta intensidad (HIIT) que seguía la cantante ganadora de 19 premios Grammy.

Lo que sí es claro es que el ejercicio lleva años formando parte de su vida, pero no los gimnasios. Según The Sun, no es partidaria de ser hacer ejercicio delante de los demás, de ahí que entrene en casa usando vídeos y tutoriales.